Macbor Fun 125, ya disponible en las tiendas de motos

Macbor Fun 125, ya disponible en las tiendas de motos

Una pequeña "pocket bike" de origen español, desde 2.199 euros


Tiempo de lectura: 2 min.

Macbor, la firma de motos propiedad de los hermanos Bordoy, amplía la gama con una pocket bike al estilo de la Honda MSX125 (Grom en Estados Unidos), animada por un motor de 125 centímetros cúbicos. Se llama Macbor Fun 125, cuyo prototipo pudimos ver en el Salón Vive La Moto.

Estas pequeñas motos no son muy populares en España, aunque en las Islas Canarias tienen muy buena acogida. No llega al nivel, por ejemplo, de la afición de Estados Unidos, que llegan incluso a transformarlas con suspensión neumática, pero su auge es mucho mayor que en la península, donde muchos disfrutarían de sus escasos 118 kilos de peso. En un circuito pequeño -tipo kart- puede ser un “juguete” bastante divertido.

Llega para rivalizar directamente con la Benelli TnT 125 y con la mencionada Honda MSX125, con un diseño claramente inspirado en los modelos naked de MV Agusta. Presenta una mezcla miniaturizada entre la Brutale y la Rivale, con una sección del chasis tubular (simulado en la Macbor Fun 125) y la salida de escape por el lado derecho con tres terminales que, irremediablemente, recuerdan a los modelos de la lujosa compañía italiana.

Macbor Fun 125 34

Y al igual que sus rivales y su fuente de inspiración, la Macbor Fun 125 pretende ser una moto divertida y deportiva. Monta un motor de un solo cilindro con 124,7 centímetros cúbicos, alimentado por inyección Delphi, con culata de dos válvulas y refrigeración por aire. Rinde 7,8 kW a 8.500 RPM, poco más de 10 CV.

La relación peso/potencia no es tan escasa como puede parecer, unos 11,8 kg/CV; por ejemplo, la Aprilia RS 125 (15 CV) tiene 9,6 kg/CV

Sus pequeñas ruedas de 12 pulgadas marcan mucho su comportamiento, pero Macbor ha montado una horquilla invertida y un monoamortiguador trasero de buen aspecto, que deberían ayudar a negociar curvas con soltura. Los frenos también ayudan, con discos en las dos ruedas y frenada combinada (CBS) al pedal derecho. Para rematar el equipamiento, el faro es full LED y la instrumentación totalmente digital.

El precio de partida de la MacBor Fun es de 2.199 euros y se une a la amplia gama que tiene la joven marca española, todo de fabricación asiática. Actualmente, Macbor tiene presencia en 46 provincias españolas y sus ventas no son nada desdeñables, es la marca con más oferta en el segmento de 125 cc con cambio manual. La experiencia es un grado y los de Bordoy tienen muchos años a sus espaldas en esto de vender motos.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.