MV Agusta Brutale y Dragster 800, ahora con embrague semiautomático SCS

MV Agusta Brutale y Dragster 800, ahora con embrague semiautomático SCS

El sistema SCS desacopla automáticamente el embrague cuando nos detenemos


Tiempo de lectura: 2 min.

Hace un par de años, MV Agusta lanzó una edición especial de su modelo más turístico, Turismo Veloce 800 Lusso SCS, y que incorporaba un embrague semiautomático. Este permitía que nos detuviésemos sin accionar la maneta de embrague, ya que se encarga de desacoplarlo y evitar que la moto se cale. Ahora la fábrica italiana extiende esta tecnología a su Brutale y Dragster de 800, lanzando las nuevas MV Agusta Brutale 800 RR SCS y Dragster 800 SCS.

Las siglas SCS corresponden al acrónimo Smart Clutch System, en nuestro idioma sistema de embrague inteligente. Se trata de un sistema importado de las motos de enduro, donde facilita enormemente la tarea de salir de una trialera sin quemar el embrague.

El Radius CX de Rekluse es un sistema muy sencillo que se puede acoplar a casi cualquier moto, sustituyendo el embrague de serie, y que no necesita modificar ningún elemento de la caja de cambios. Es más, ni tan siquiera aumenta el peso del conjunto, ya que pesa apenas 50 gramos más que el embrague de serie.

De esta forma, podemos estar circulando normalmente y a la hora de detenernos, por ejemplo en un semáforo, no es necesario que apretemos la maneta de embrague. Él se encarga de desacoplarse. Y cuando abrimos gas, se vuelve a enganchar (como si fuese un scooter), de forma suave y predecible. El sistema es tan eficaz que incluso mejora las cifras de aceleración respecto al modelo estándar.

Como además las 800 italianas cuentan con sistema quickshifter, que elimina la necesidad de usar el embrague para cambiar de marcha, prácticamente se puede prescindir de él. Pero ojo, no caigamos en el error de pensar que el sistema también inserta marchas. No es automático sino semiautomático y, por ello, la diversión de elegir la marcha más adecuada en cada momento sigue siendo nuestra responsabilidad. Es simplemente un gestor automático del embrague, el resto es cosa nuestra.

A nivel dinámico o de motor no hay cambios, así que seguimos contando con los mismos 140 CV ya vistos en otras versiones, tanto de la MV Agusta Brutale 800 RR como de la MV Agusta Dragster 800. A nivel de componentes, todo “pata negra”, al igual que en el apartado electrónico, con ayudas y “chucherías” para poner la moto a nuestro gusto.

MV Agusta Brutale 800 RR SCS 01

El embrague SCS supone un sobreprecio de 1.000 euros con lo que la MV Agusta Brutale 800 RR SCS te la puedes llevar por 16.990 euros y la MV Agusta Dragster 800 SCS, un poco más cara, 20.090 euros.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.