Menu

La Vespa Elettrica está a punto de comenzar su producción en serie

Se podrá reservar a partir de octubre por Internet

La Vespa Elettrica está a punto de comenzar su producción en serie

El scooter más copiado e imitado de la historia, la mítica Vespa, entra de lleno en la era eléctrica. Presentada como prototipo en el EICMA del año pasado, la Vespa Elettrica es la interpretación italiana de lo que debe ser una moto urbana. No viene precisamente la primera, varios fabricantes extranjeros ya tienen en la calle modelos de concepción similar, pero este viene con el respaldo del Grupo Piaggio.

La producción comenzará a lo largo de septiembre en Pontedera (Italia), el mismo lugar que dio la vida a la primera Vespa allá por 1946. Las primeras unidades se reservarán a través de una página web dedicada, a partir de octubre (coincidiendo con el EICMA), y después se comercializarán de forma convencional. La gama de precios se alineará con los topes de gama de la gama Vespa actual. A partir de 2019 dará el salto a Estados Unidos y mercados asiáticos.

Tendrá homologación de ciclomotor, es decir, no pasa de 45 km/h

La versión básica de la Vespa Eletrrica cuenta con 2 kW de potencia -4 kW en pico- y una autonomía de 100 kilómetros, con un par máximo de 200 Nm. Sus baterías, no extraíbles, se cargan en cuatro horas en un enchufe convencional en el peor caso, y no requieren ningún mantenimiento. Según el fabricante, aguantan unos 1.000 ciclos de carga completos, es decir, entre 50.000 y 70.000 km, que en tráfico urbano supone un uso durante 10 años. Pasado ese tiempo no es inservible, simplemente tienen un 80% de la capacidad original y la autonomía se va reduciendo progresivamente.

Vespa Elettrica 2

Vespa Elettrica en color Azzurro Elettrico

El conductor puede elegir dos modos de conducción, ECO y Power. En el primer caso la velocidad se limita a 30 km/h y la aceleración se reduce también, mientras que en el segundo caso el motor responde sin restricciones. Para los que no quieran sufrir por la autonomía podrán elegir la Vespa Elettrica X, que lleva un pequeño extensor de autonomía a gasolina que da un extra de 150 km de autonomía, máximo de 200 km. Ambas versiones recibirán el distintivo CERO de emisiones, ya que superan los 40 km de autonomía.

Otra característica distintiva de la Vespa Elettrica es la instrumentación digital -sin concesión a lo retro- con toda la información que hace falta y posibilidad de conexión con el teléfono móvil vía la Vespa Multimedia Platform. Piaggio ofrecerá un casco con Bluetooth para la máxima integración con el sistema, permitirá hasta escuchar música. Todo esto se podrá controlar con un joystick en la piña derecha de la dirección.

Mediante la aplicación Vespa Elettrica App se podrá tener controlada la moto (está geolocalizada) y sus «constantes vitales», como viene siendo habitual en los vehículos eléctricos modernos, además de lograr la máxima integración a nivel de conectividad. Dentro del compartimento de carga cabe un casco jet, con o sin el generador de gasolina. Dispone de una conexión USB para ir cargando el teléfono mientras se conduce.

Vespa Elettrica 3

Vespa Elettrica X en color Rame

A nivel estético, la Vespa Elettrica tiene un acabado gris cromado con reflejos metálicos, y pueden escogerse siete colores de contraste: Azzurro Elettrico (estándar en Vespa Elettrica), Rame (estándar en Vespa Elettrica X), Cromo, Giallo Lampo, Verde Boreale, Nero Profondo y Nero Fumo. Se puede incluir una plaquita con el nombre del propietario. También son específicas de este modelo las llantas, de 12″ delante y 11″ detrás. Como cualquier Vespa, tendrá una colección de accesorios a su disposición, como rejillas portaequipajes, antirrobo, pantalla frontal, asiento de cuero, etc.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.