Así fue cómo Honda no salió en “Top Gun”

Así fue cómo Honda no salió en “Top Gun”

Dijo que no al saber que Tom Cruise no llevaría casco, y la Kawasaki Ninja GPZ 900 R se hizo modelo de culto


Tiempo de lectura: 4 min.

Esta semana nos hemos levantado recordando uno de los modelos más míticos de los años 80 y principios de los 90, la Kawasaki Ninja GPZ 900 R. Porque si hay una imagen que un adicto a las motos lleva grabado en el cerebro a fuego, es la de Tom Cruise en “Top Gun” sin casco, con gafas y a lo loco. Toma asiento y ponte la banda sonora adecuada.

Lo que quizás no sabías es que no estaba previsto que esa moto fuese la coprotagonista. La elegida era una Honda VF 500 F Interceptor. Pero las exigencias del guion chocaban con las rectas ideas del fabricante japonés. Nos encontramos en pleno proceso de preparación antes de que arranque el rodaje de “Top Gun”. La Paramount Pictures Corporation tenía un acuerdo con Honda para que les cediesen un par de motocicletas -se cuenta con una de repuesto- y usarlas en la película.

La marca japonesa siempre ha mimado el mercado norteamericano por ser uno de los más importantes, más todavía en aquellos años, y el cine era una forma perfecta de promocionarse. Sin embargo, cuando Honda se entera de que en algunas las escenas el protagonista saldrá sin casco, dice que “nones”, porque eso contraviene su política interna respecto a la seguridad vial.

Honda VF500F Interceptor

Honda VF 500 F Interceptor

Para aquellos que no lo sepan, Honda siempre ha sido una marca que ha llevado por delante la seguridad de los motoristas, sobre todo si la marca puede verse perjudicada. Y aunque sabían que el éxito en taquilla estaba asegurado y que la verían millones de personas (Tom Cruise era ya una estrella en alza tras rodar “Risky Business”), preferían no salir en la película antes de que alguien condujese una Honda sin casco frente a la gran pantalla.

De esta forma, la Paramount se encontró sin motos, no teniendo más remedio que optar por la solución más rápida y que no fue otra que comprar dos motos en un concesionario. El hecho de que por aquel entonces el concesionario de motos más importante de California, y propiedad de Chris Dolan, fuese el de Kawasaki, hizo que decidiesen adquirir dos de las recién llegadas Kawasaki Ninja GPZ 900 R.

Eso sí, ambas motos fueron desprovistas de todos sus logotipos (seguramente por el acuerdo de la productora con Honda más allá de esta película).

Kawasaki Ninja GPZ 900R 01 Kawasaki GPZ 900 R 5

Como las motos no podían parecer “nuevas del trinque”, tocó hacer que diesen la impresión de que tenían varios años de uso: barnices, pintura arañada e incluso algún que otro golpe daban el pego. Y por supuesto, era necesario crear una moto única y personalizada como lo habría hecho un piloto a base de ponerle pegatinas. Curiosamente las dos motos eran diferentes (no tenían las mismas pegatinas en los mismos lugares) y por ello si ves la película y las distintas escenas, no cuadran los adhesivos.

El resto es historia que ya conocemos. La película dio un “pildorazo”, Tom Cruise ascendió a los cielos sin necesidad de ir en avión y la Kawasaki GPZ 900 R, que ya de por sí se fundía en prestaciones a sus rivales, empezó a venderse como churros para convertirse en una moto deseada. Incluso la publicidad de la época ya hacía querer comprarse una. ¿Hubiese ocurrido lo mismo de haber salido sobre una Honda? Nunca lo sabremos. Hombre, quiero pensar que si hubiese sido la 750 V45 Interceptor

En este enlace que os dejamos tenéis imágenes de cuando la Paramount compró las motos, la factura de una de ellas (2.800 dólares de la época) así como detalles de su preparación, rodaje e incluso todos los parches con los que cuenta la moto o su significado. La información fue cedida por el propio Chris Dolan para que el propietario de una GPZ pudiese hacer una réplica lo más fiel posible a la moto de la película.

Por cierto, cuando Tom Cruise acelera paralelo a la pista mientras uno de los caza despega, iba montado sobre la moto, sí, pero en un remolque. Lo sabemos, para nosotros también fue duro cuando nos enteramos…

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea