Moto del día: Buell RR 1200 Battletwin

Moto del día: Buell RR 1200 Battletwin

Una moto de altas prestaciones, muy llamativa y exclusiva


Tiempo de lectura: 2 min.

La primera motocicleta de calle de Buell llegó en 1987 de la mano de la RR 1000 Battletwin, una evolución adaptada a la vía pública del modelo de carreras RW/Road Warrior 750. De este modelo 50 ejemplares vieron la luz gracias a la relación de Buell con Harley-Davidson. Pero cuando esta última desarrolló el motor Evolution de 1.198 cm3 un año después, nació la Buell RR 1200 Battletwin.

Cuando se presentó la RR 1200 Battletwin, Buell apareció repentinamente en la prensa de todas partes, ya que había convertido el potente motor de crucero de la Harley-Davidson XL 1200 Sportster en una street fighter. Buell construyó 65 unidades, causando sensación dado que por fin había una Harley-Davidson que podía competir en la carretera o en la pista con rivales europeas y japonesas. La RR 1200 Battletwin fue la visión de Buell de la superbike de los años 90.

A primera vista puede no enamorar, pero captó la atención de todo el mundo y el compendio de las unidades se agotaron rápidamente. De hecho, es una máquina notablemente atractiva entre los entusiastas y coleccionistas de motocicletas. Y todas ellas se vendieron con las mismas especificaciones cromáticas: negro, blanco, amarillo y rojo. Queda patente que no es una moto para pasar desapercibido. Ver una atrae la atención, por lo que cumplía con su objetivo.

Buell RR 1200 Battletwin (2)

Una versión modificada de la Buell RR 1200 Battletwin consiguió alcanzar en 1991 una velocidad máxima de 307,1 km/h en las salinas de Bonnevillle, marcando récord absoluto en su clase

El bloque es un V-Twin a 45 grados de cuatro tiempos con una pareja de válvulas por cilindro. Con la ayuda de un carburador Keihin de 40 milímetros de diámetro entrega 60 CV a 5.000 RPM. La potencia no resulta abrumadora, pero la construcción de la RR 1200 Battletwin la hacía 32 kilos más ligera que la XL 1200 Sportster. De hecho, de los 170 kilos que marca sobre la báscula, la mitad corresponden al motor.

Dicho corazón está montado sobre soportes de goma y se empareja con una transmisión manual de cuatro velocidades y un par de discos de frenos con pinzas de cuatro pistones -diseñados por el propio Buell- en la parte delantera, y un solo disco monopistón en la parte posterior. La suspensión contaba con una horquilla telescópica en el eje anterior y un amortiguador -montado bajo el motor- en el posterior.

Buell RR 1200 Battletwin (3)

Durante los años venideros Erik Buell refinó los conceptos de dinámica europea, precisión japonesa y potencia americana mientras continuaba manteniendo una estrecha relación con Harley-Davidson. A mediados de los 90, el gigante estadounidense comenzó a invertir en Buell y, finalmente, adquirió el 98 % de la compañía. Gracias a este movimiento, pudimos ver algunos modelos como la fantástica X1 Lightning antes de que Harley retirase todo su apoyo en 2009.

Fotografía de portada: revista Cycle, abril de 1989

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Como me gustaban y me gustan las Buell, una pena lo que HD hizo con esta peculiar marca, con ciertas soluciones alternativas que me gustaban, además de esos personales motores HD.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.