Menu

Moto del día: Moto Guzzi Hispania Dingo

Un ciclomotor muy polivalente con sabor español

Moto del día: Moto Guzzi Hispania Dingo

Motor Hispania comenzó su andadura en España en 1942, tras la huida de Oscar Ravà, directivo de Fiat, del régimen de Mussolini debido a antecedentes familiares incómodos para el fascismo. El negocio comenzó como importador de Lancia y de venta de bicicletas. En 1948 logró la licencia para producir las primeras Moto Guzzi 65 inicialmente importadas desde Italia.

La empresa, afincada en Barcelona, encontró como aliado industrial a Industrias Subsidiarias de Aviación (ISA) en Sevilla para fabricar los motores y Bicicletas Rabasa para la parte ciclo. En agosto de 1949 comenzaron las ventas a un precio inferior a las 10.000 pesetas de la época, y la primera tirada de 1.000 unidades se quedó lejos de atender la demanda.

Después del éxito de la Guzzi 65, uno de los modelos más populares de Moto Guzzi Hispania fue el Dingo, en versión de ciclomotor de 49 cc, 70 cc y 75 cc. La producción de estos modelos comenzó en 1965 y terminó en 1979, aunque su aventura en Italia empezó un poco antes. Su estreno fue en el Salón de Milán de 1963, tomando como inspiración la NSU Quick, comenzando con la versión ciclomotor con tres y cuatro marchas, 3 marce y 4 marce, respectivamente.

Moto Guzzi Hispania Dingo 49

Dingo 49 – Fotografía: Jose_Peño (Forocoches)

Las primeras unidades de la Dingo 49, diseñadas por Antonio Micucci, estaban hechas al igual que la especificación italiana Sport, con depósito ancho, asiento plano biplaza y pedales integrados en el cárter. Podéis ver un completo proceso de restauración en Forocoches, Jose_Peño rescató del olvido una de las primeras unidades, pieza por pieza. Algunas unidades tenían el mismo estilo de la Turismo italiana, pero son muy escasas hoy día.

Los 7 litros de depósito no eran un problema, consumía menos de 1,5 l/100 km

Los pedales eran necesarios por cuestiones legales, ya que no hacían falta por debajo del 24 % de inclinación en rampa. También servían para salir de un apuro, como haber apurado demasiado el depósito o sufrir alguna avería mecánica. La Dingo 49 apenas duró un año en producción, de 1965 a 1966.

Le reemplazó la Dingo 49 II, siendo la primera serie con rueda estrecha (2×18″), depósito estrecho, arranque por palanca y pedales fuera del cárter. Pesaba muy poquito, 56 kilos, y podía desarrollar 40 km/h. Este modelo no siguió la evolución del modelo italiano, con chasis tubular, manteniendo la chapa estampada.

Un blog de 2012 muestra un proceso de restauración de este modelo, aunque no sabemos cómo terminó, está incompleto.

Moto Guzzi Dingo 49ccm red silver 1966 vr

La Dingo 49 II estaba animada por un motor monocilíndrico de dos tiempos, capaz de entregar 1,5 CV a 4.500 RPM con una relación de compresión modesta, 7,5:1. Para alimentarse contaba con un carburador Dell’Orto SHA 14, con 12 mm de diámetro. El encendido era mediante platinos (volante magnético) y su sistema eléctrico era de 6 voltios. El cambio de tres velocidades se realizaba con el puño izquierdo. En el blog antes mencionado podéis consultar la ficha técnica completa.

Esta configuración duró poco, pasando a calzar rueda ancha en 1967 (segunda serie) y depósito estrecho y largo con un nuevo fileteado, esta vez sin ser abrazado por el asiento. En 1969 su precio era de 12.750 pesetas (equivale a unos 1.750 euros actuales), un término medio entre la Derbi Antorcha Especial (11.970 pts) y la Rieju P3A (13.500 pts). Motociclismo dijo de ella que estaba «dentro del grupo de las motocicletas pequeñas y no de las bicicletas grandes.»

No llegó a España la Dingo 50 MM (MonoMarcia) con cambio automático, equivalente a la Dingo 50 de tres velocidades. Sí hubo una Dingo 49 Blanca (equivale a la Gran Turismo o GT italiana) con asiento monoplaza, encendido electrónico -en vez de platinos- y decorada en gris y blanco, pero solo de 1969 a 1970.

Moto Guzzi Hispania Dingo 1967

Gama de 1967

En 1966 el periodista Roberto Patrignani atravesó África con una Moto Guzzi Dingo 49 Cross, 7.500 kilómetros a través de Sudáfrica, Mozambique, Zambia, Tanzania, Kenia y Etiopía

La gama evolucionó hacia los nuevos gustos, apareciendo en 1970 la Dingo 49 Ranchita, basada en la Guzzi Dingo Cross, con encendido electrónico opcional. Esta última estaba pensada para circular fuera de carretera, con neumáticos de tacos, escape elevado y chasis protegido. En 1971 hubo una versión de corte más deportivo, la Dingo 49 S.

En 1973 apareció la renovada Dingo 49, diseñada en España tras hacerse ISA con el control de la empresa. La gama se diversificó en Dingo 49 Sevilla, Dingo 49 Serva (significa «Sevilla» en calé) y Dingo 49 Campero, evolución de la Ranchita.

La Dingo 70 comenzó su vida comercial en 1966, también parecida a la versión italiana nada más comenzar. Apenas duró un año en el mercado, dejándose de vender en 1967. El consumidor español quería más potencia y en 1967 fue reemplazada por la Dingo 75, que aguantó gasta 1972. Se diferencia fácilmente por el depósito en base gris y una franja de color rojo con el escudo de Moto Guzzi Hispania en su interior. También tuvo una versión Ranchera, la hermana mayor de la Ranchita, destinada también a aventurarse por caminos no asfaltados.

En 1978 se produjo la ruptura definitiva entre Moto Guzzi Hispania y Moto Guzzi, pasando a llamarse Motor Hispania, y poco después cesaron las ventas de las Dingo. Motor Hispania es la empresa que, con sus diferentes altibajos y crisis, ha llegado a nuestros días como MH Motorcycles, actualmente está en manos la empresa sevillana Jovicelect SL e importa motos fabricadas en China por Zongshen.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.