Moto del día: Buell X1 Lightning

Moto del día: Buell X1 Lightning

Potencia americana con precisión europea y locura petrolhead


Tiempo de lectura: 3 min.

Buell no es una marca que hayamos tratado mucho en nuestra sección. De hecho, es la primera vez que se incorpora un modelo de la firma estadounidense. Qué mejor que estrenarse con una moto que aunaba la potencia de un gran motor V-Twin convenientemente puesto a punto sobre un chasis ágil. Hoy presentamos a la Buell X1 Lightning.

La empresa asentada en Wisconsin nos dejó el 30 de octubre de 2009, tras 136.923 unidades fabricadas durante cuarto de siglo. Erik Buell, ex ingeniero de Harley-Davidson, fundó la empresa en 1983. 10 años más tarde, la propia Harley-Davidosn adquirió el 49% de la empresa y, en 2003, se convirtió en una subsidiaria de los de Milwaukee. Actualmente, Erik Buell dirige su compañía, Erik Buell Racing (EBR), donde produce la 1190RX mejorada para su uso en circuito o en vías públicas.

Fiel al estilo de sus predecesoras, la X1 Lightning llegaba a finales de 1998 como una moto ligera y potente que no perdía el pilar maestro de la marca: la diversión. La S1 Lightning (1996) adolecía de numerosas críticas. Era incómoda, de fiabilidad dudosa y su diseño podía pulirse notablemente. Erik Buell y sus colegas directivos tomaron nota y se pusieron manos a la obra. Cuando nació la X1 Lightning se subsanaron todos y cada uno de los defectos (filtro de aire demasiado grande, escape tosco, asiento pequeño, sobrecalentamiento, reposapiés incómodos).

Buell X1 Lightning 1

El filtro del aire vio reducidas sus dimensiones, el silenciador quedaba mejor integrado en el conjunto, se diseñó un asiento más grande, se instalaron unos reposapiés acordes a la postura vertical de conducción y se mejoró la refrigeración del propulsor. El chasis incrementó su rigidez y, tanto el bastidor como el basculante, se hicieron de aluminio. La suspensión, firmada por Showa, conservaba la tradicionalmente peculiar configuración Buell; con el amortiguador colocado horizontalmente bajo la cuna funcionando bajo tensión en lugar de compresión.

En el interior del marco de acero se encuentra un motor indudablemente yankee. Un bicilíndrico en V a 45 grados refrigerado por aire de cuatro tiempos y dos válvulas por cilindro. Era el mismo corazón de 1.203 cm3 que daba vida a la Harley-Davidson Sportster. Tras pasar por las manos de los mecánicos de Buell (válvulas de mayor tamaño, puertos revisados y cámaras de combustión remodeladas), el motor pasó a entregar 95 CV a 6.200 RPM, un 58% más. Su caballería casa a la perfección con un empuje contundente a cualquier velocidad -hasta 225 km/h- y en cualquier marcha -5 relaciones-. Son 106 Nm de par motor desde las 5.600 vueltas.

Potencia y fuerza sobre un ligero chasis y una aguda puesta a punto siempre sacan una sonrisa al más petrolhead

Los 200 kilos de masa en seco se sustentan sobre unos neumáticos (120/70 -delante- y 170/60 -detrás-) de 17 pulgadas que mantienen el agarre en curvas a alta velocidad. La marca dispuso al eje delantero de un disco de freno de 340 mm de diámetro con una pinza de 6 pistones. En la zaga, de 230 mm y un solo pistón. A pesar de proporcionar gran capacidad de frenada, desfallecían relativamente rápido en un día especialmente caluroso. Los pequeños detalles también se tuvieron en cuenta. Espejos retrovisores fácilmente ajustables, hueco portaobjetos bajo el asiento y, sobre el tablero, el interruptor de encendido.

La X1 Lightning era el modelo más aburguesado que Buell había lanzado al mercado hasta el momento. Sin embargo, mantenía el atractivo tradicional de la empresa. Una máquina divertida y loca, pero más sofisticada. Un producto fruto de grandes apasionados de las dos ruedas que nos abandonó en 2002 y rescatamos en nuestro catálogo de motos con espíritu RACER.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Recuerdo leer una prueba de esta moto en una revista extranjera y soñaba con su llegada a nuestro país, aunque este modelo no en concreto nunca llego a comercializarse de forma oficial el concepto me atrae, un lástima lo que Harley hizo con Buell.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.