Moto del día: Autoped

Moto del día: Autoped

Es el primer patinete motorizado de la historia, con motor de gasolina


Tiempo de lectura: 4 min.

Ahora los ves allá donde se dirijan tus ojos si vives en una ciudad (no necesariamente una capital), pero los patinetes eléctricos llevan mucho tiempo entre nosotros. Si el otro día hablábamos de la Auranthentic Charger, una especie de equivalente a estos modernos y silenciosos cacharros que tanto abundan en las calles, hoy venimos con su tataratatarabuelo, el Autoped. No, no era eléctrico.

Sí, allá donde lo ves, esta máquina con forma de patinete fue el primer scooter jamás fabricado. Fueron producidos en masa por Autoped Company con sede en Long Island City, Nueva York, entre 1915 y 1921. La clientela objetivo eran los aristócratas más adinerados, quienes podían optar por una alternativa menos plebeya a caminar. Sin embargo, también sirvió para aplicaciones comerciales para algunas compañías como el Servicio Postal de Estados Unidos.

Autoped Scooter (10)

Autoped (Fotografía: Mecum)

A pesar de ser de origen estadounidense, el Autoped también tuvo aceptación en el Viejo Continente y fue fabricado por Krupp en Alemania bajo licencia de 1919 a 1922

Se vendía por 100 dólares de la época (unos 2.500 dólares/2.250 euros actuales), y aunque fue adoptado por la oficina de correos y la policía local, así como también tuvo cierta popularidad entre las mujeres preocupadas por la moda en Europa y América, también fue utilizado por miembros de las pandillas de la Gran Manzana para huir fácilmente: podían ser conducidas por callejones estrechos para así escapar de los coches de policía.

Diseñado por Arthur Gibson y Joseph Merkel (diseñador del Flying Merkel), el Autoped era en su concepción un scooter de niño de mayor tamaño. Contaba con un motor de un solo cilindro y 155 cm3 montado sobre la rueda delantera. Era de cuatro tiempos, refrigerado por aire y estaba atornillado a un cárter circular. Con 2 CV de potencia podía llevarte a una velocidad constante de 40 km/h con un consumo medio de 1,9 l/100 km, como una Honda CB 125 F.

Autoped Scooter (4)

Autoped operados por carteros de Nueva York

La velocidad máxima era de 35 mph (56 km/h), aunque algunas pruebas documentadas sugieren que era inestable por encima de las 20 mph (32 km/h)

El volante de inercia, montado en el lateral derecho de la rueda, contiene un generador de 6 voltios. Originalmente suministraba corriente para la iluminación y el encendido, pero el sistema fue alterado posteriormente mediante la adición de una bobina de encendido y cuatro baterías. El interruptor de arranque está montado en el lado derecho de la estructura, hecha en su integridad de acero, y el depósito de gasolina encima del guardabarros delantero.

El manejo de la dirección es tan sencillo como mover la columna de dirección de un lado a otro. Pero si la empujas hacia adelante, se activa el embrague. Y tirar de él hacia atrás acciona el freno interno, integrado en la rueda delantera. Para acelerar hay que girar la empuñadora del lado izquierdo, mientras que al manipular la de la derecha se activa la liberación de compresión del motor a través de un cable que controla la apertura y el cierre de la válvula de admisión.

Autoped Scooter (6)

Publicidad del Autoped

El Autoped hizo su debut en Reino Unido en enero de 1917. La actriz Miss Shirley Kellogg condujo una unidad en Hyde Park, en una actuación dirigida para la prensa de motociclismo

En 1918, Eveready Battery Co. compró la compañía y añadió una batería y bobina de encendido. Si no fuese por lo “voluminoso” que es el eje delantero, podría colar como un patinete moderno. Además, igual que estos últimos, se podía plegar y guardar “debajo del mueble de la cocina”, como decía la publicidad de la época. Pesaba unos respetables 43,5 kilos, aunque el 80 % de ellos estaban en el frente.

Actualmente, el scooter Autoped es una pieza que ha comenzado a despertar interés entre los coleccionistas. El precio más alto que jamás se haya pagado por un ejemplar (hasta hoy) ha sido de 13.750 dólares, o 12.393 euros. Fue en la subasta de Mecum de Las Vegas en 2016. Es el mismo ejemplar que ilustra la imagen de portada.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.