Menu

Moto del día: Auranthetic Charger

La alternativa al patinete eléctrico en los años 70

Moto del día: Auranthetic Charger

La Auranthetic Charger “All-Electric Motorcycle”, como la describía la compañía, fue una moto eléctrica nacida en California (Estados Unidos) durante la década de los 70. La idea tras esta máquina era ofrecer un servicio de movilidad de pequeñas dimensiones que no solo fuese fácil de conducir y de aparcar, sino también de mantener. ¿No sientes una especie de déjà vu al ver actualmente multitud de patinetes por las calles?

Lo cierto es que no podemos decir mucho acerca de los orígenes de la compañía, pues apenas hay información de ella en la red. Lo único que podemos afirmar con certeza es que la Auranthetic Charger fue lanzada al mercado estadounidense en 1973, justo cuando estalló la primera crisis del petróleo. Empleaba dos baterías en serie de plomo-ácido (SLA) de origen automotriz con 12 voltios y 90 amperios cada una. La potencia eléctrica total era de 24 V.

La Auranthetic Charger era una moto escueta en sus dimensiones, aunque no lo eran tanto como las de la Mini Marcelino.  Tenía una longitud total de 1.575 milímetros, 940 mm de altura y 1.143 mm de distancia entre ejes. El asiento, a 635 mm del suelo, podía acomodar a un solo pasajero. Uno podría pensar que, dada su aparente sencillez, también sería una moto ligera. Y lo es, sin baterías. Con ellas, marca una masa sobre la báscula de 95,3 kilos frente a los 45,4 kg sin ellas.

Auranthetic Charger (1)

Además de la versión de dos ruedas, la Auranthetic Charger también se fabricó -aunque en menor medida- como triciclo de dos ruedas traseras

Supuestamente, tenía una autonomía de entre 30 y 50 kilómetros, y una velocidad máxima de 40 km/h. Su ficha técnica específica que el motor entregaba 1 CV de potencia (745 W), equivale a un ciclomotor. Aunque parezca raro a primera vista, si se aumentó la corriente para compensar el bajo voltaje, puede resultar factible. Recuerda que estaba impulsada por viejas baterías que tenían que rellenarse con agua destilada una vez al mes para reemplazar la que se perdió evaporada. Baterías con mantenimiento, en otras palabras.

Sin embargo, quizá una de las mayores peculiaridades de la Auranthetic Charger es la forma en que funciona el acelerador. El sentido común dicta que tendría que ser un potenciómetro, estableciendo algún tipo de relación lineal entre la demanda en el puño y cuántos voltios se enviaban a la rueda motriz. Pero la realidad es que tenía dos configuraciones: apretarlo un poco y tener 12 V, o apretar a fondo y recibir los 24 V. No existía una modulación intermedia.

A pesar de que era una buena idea sobre el papel, sobre todo en una época donde el consumo de combustible ya se empezaba a mirar con lupa, solo unos pocos de centenares se fabricaron, tanto con dos como con tres ruedas. Aparentemente, las Auranthetic Charger podían escogerse en el color que uno quisiera, siempre que fuera naranja. Hubo algunos concesionarios a lo largo de EEUU y al menos uno más en la Columbia Británica, la provincia más occidental de Canadá.

Auranthetic Charger (2)

Tras finalizar su producción, la Auranthetic Charger fue reconvertida con un motor de combustión interna por Taiwanese Gemini Mini Scramblers y SST. La compañía cortó los chasis, soldó en cajas las baterías y e instaló los componentes eléctricos necesarios para adaptarse a su nuevo corazón. Salvando las distancias por la diferencia tecnológica de casi cinco décadas, la Charger podría considerarse una precursora de los patinentes y pequeños scooters eléctricos.

Aunque en 1973, probablemente, muchos de tus conocidos habrían tenido motos de gasolina y no habrían apreciado lo genial que era una motocicleta totalmente eléctrica, lo cierto es que era una adelantada a su tiempo. Para los trayectos urbanos del día, como ir a la escuela o al trabajo, o hacer la compra, es una alternativa fantástica. Si deseas saber más detalles técnicos acerca de la Auranthetic Charger, puedes echar un vistazo al manual de usuario (en inglés).

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.