Menu

Moto del día: BMW F 650 GS bicilíndrica

Siempre a la sombra de su hermana

Moto del día: BMW F 650 GS bicilíndrica

La historia que rodea a nuestra protagonista de hoy es un poco turbia y compleja. Estamos en el año 2008, la BMW F 650 GS de toda la vida, la monocilíndrica, llevaba en los concesionarios desde el año 2000 y había tenido un éxito atroz, siendo una de las BMW más vendidas de todos los tiempos.

Tocaba presentar nueva generación, y como siempre, es difícil sustituir algo que funciona tan bien. En Baviera apostaron fuerte y le dieron una renovación integral al modelo. Si hasta ese momento se vendía la versión convencional por un lado y la Dakar por otro con una orientación más campera, ahora volvieron a hacer lo mismo.

Se presentó la BMW F 650 GS de segunda generación, o BMW F 650 GS bicilíndrica -como también se la nombra-, para distinguirla del modelo precedente, y a mayores también se puso a la venta la BMW F 800 GS, que era la misma moto pero con cambios importantes en ciclística y motor para hacerla más amiga del barro.

El cambio fue apoteósico. De hecho, son dos motocicletas totalmente diferentes y en común tenían el nombre y poco más. Curiosamente, el motor pasaba a ser el archiconocido bicilíndrico en línea de 800 cm3 de la casa alemana y lo de llamarla BMW F 650 GS fue por un tema de marketing y de continuar con una denominación que tan bien había funcionado en el mercado.

Sin embargo, el problema es que al ser una modelo diferente también estaba orientado a un tipo de cliente diferente. Era una moto más civilizada y más urbana, pero también más pesada y compleja. El que venía buscando una trail de la vieja escuela con un mono gordo y un peso por debajo del umbral de los 200 kg de repente veía que en BMW ya no vendían esa moto.

Mecánicamente el motor estaba limitado a 71 CV, 21 más de los que daba anterior generación, y se notaban, sobre todo al circular a altas velocidades donde el esquema bicilíndrico aportaba un plus en el confort de marcha.

BMW F 650 GS bi 8

BMW F 650 GS edición 30 años de GS

Pero para la gente daba la impresión de que al final estabas comprando una moto «capada», ya que su hermana la F 800 GS llegaba hasta los 85 CV con idéntica planta motriz. La parte positiva de todo esto es que así BMW podía ahorrar con algunos componentes en la parte ciclo.

El modelo contaba con un único disco de freno, que para una moto de más de 70 CV y 209 kg de peso… estaba un poco to the limit. Las suspensiones eran también más sencillas, y eso se traducía en un menor precio de compra.

Y es que al final, el propósito de esta moto siempre fue el de ser el punto de entrada a la experiencia GS, ofrecer una moto asequible y que empezase a picar al aventurero que llevamos dentro. Y después, con suerte, retener a ese cliente para que subiese de escalón y accediera a las grandes trail como la ya mencionada F 800 GS o incluso la BMW R 1200 GS.

BMW F 650 GS bi 2

Sin embargo, ese complejo de «quiero y no puedo» siempre persiguió un poco a este modelo, por lo que las ventas fueron muy discretas, ya que la gente se lanzaba decididamente a comprar la BMW F 800 GS por ser «más moto».

Esto en muchos casos acabaría siendo un error, ya que gracias a su llanta frontal de 19 pulgadas y a su menor altura del asiento, hacían de la BMW F 650 GS bicilíndrica un producto más válido como moto utilitaria para el día a día o como viajera, siempre que no quisiéramos salirnos del asfalto.

BMW F 650 GS bi 4

En 2012, en el departamento de marketing de BMW se debieron de dar cuenta de que no tenía mucho sentido mantener esta denominación comercial. Vendes una moto de 800 cm3 pero los clientes se pensaban que era una sencilla 650, la gente no lo entendía y en BMW vieron que estaban tirando piedras contra su propio tejado.

Es por ello que decidieron darle una vuelta de tuerca a la moto y presentaron la BMW F 700 GS, que era en esencia lo mismo pero con mejoras en la parte ciclo y también con el motor que ganaba 4 caballos pero mantenía la suficiente diferencia como para no arañarle ventas a su hermana mayor, la F 800 GS, que sí se estaba vendiendo como churros.

BMW F 650 GS bi 6
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Pues es de las pocas BMW que me atraen, y la veo ideal sin meterte en motos demasiado voluminosas, siempre me llamó poderosamente la atención tanto esta como la posterior F700, las veo ideales, para los que no queremos gastarnos X cantidad y no buscamos hacer ninguna carrera en nuestras rutas habituales.
Potencia más que de sobra, cómodas, y con precios para mortales, llamadme raro, pero veo mucho más útiles estas gs «de acceso» que la grande, pero para gustos colores.

Jose
Invitado
Jose

Pues tienes razón, pensando en ellas (esta y la 700) como «naked altas» o touring básicas son unas motos ideales. De hecho me da pena que la 700 no se haya vendido más.

Pero ya sabes lo que pasa con las trail…el que se compra la 800 realmente a la que mira de reojo es a la 1200, así que a la «pobre» 700 ni la contempla. Pero son motazas.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.