Moto del día: BMW R 1150 GS Adventure

Moto del día: BMW R 1150 GS Adventure

La primera aventurera


Tiempo de lectura: 6 min.

Corría el año 2001 cuando se presentó la BMW R 1150 GS Adventure, la primera moto del fabricante bávaro en utilizar esta denominación, que ha seguido empleándose hasta nuestros días en las siguientes generaciones de la trail más exitosa de todos los tiempos.

Tal es la relevancia de este nombre que hasta la BMW F 800 GS también contó con su propia versión Adventure unos años después, al igual que su sucesora, la BMW F 850 GS Adventure, que se vende hoy en día. Hasta entonces, las Gelände Strässe más capaces y enfocadas en grandes viajes habían tenido el apellido París-Dakar, denominación que se acabó abandonando en favor de esta.

La BMW R 1150 GS Adventure derivaba de la BMW R 1150 GS convencional que se había presentado unos años antes, en 1999. La idea detrás de este lanzamiento era que los alemanes se habían dado cuenta de que cada vez había más gente que elegía sus GS para realizar largos viajes al rededor del mundo hacia los destinos más insospechados.

BMW R 1150 GS Adventure 4

Era un tipo de cliente en auge y con un gran poder adquisitivo, por lo que tenía sentido sacar una versión de su motocicleta estrella aún más preparada en esto de viajar por carretera “hasta el fin del mundo”. Nacía así la versión Adventure en 2001 con una serie de cambios sencillos, pero de gran importancia.

Las suspensiones, de tipo Telelever delante y Paralever detrás, aumentaban su recorrido en 2 cm y además eran regulables en cuanto a precarga del muelle en ambos trenes, siendo la trasera también regulable en el hidráulico.

El tanque de combustible crecía hasta los 30 litros, lo cual daba una extraordinaria autonomía de unos 525 kilómetros, dado que el consumo de la máquina rondaba los 5,7 litros a los 100 km en conducción real. Otra mejora muy importante era el aumento del carenado y la cúpula, que pasaban a ser más anchos y altos buscando una mayor protección aerodinámica para el piloto.

BMW R 1150 GS Adventure 22

A todo esto, había que sumarle algunos cambios en la mecánica. El motor bóxer de 1.130 cm3 seguía siendo el mismo que el de la versión convencional, una mecánica que derivaba de la anterior BMW R 1100 GS, que fue la que dio el verdadero salto respecto a sus predecesoras al introducir avances como la inyección electrónica o las cuatro válvulas por cilindro.

La Adventure se diferenciaba del modelo convencional por incluir una sexta velocidad más corta, que la hacía menos capaz en las rectas autovías europeas, pero que tenía más sentido en destinos remotos y subdesarrollados. Los clientes también podían pedir como opción y sin coste alguno, una primera velocidad más corta, pensando en la práctica del offroad y circular por zonas complicadas.

Por lo demás, seguía empleando el sempiterno eje cardán con basculante monobrazo para llevar el giro a la rueda trasera, mientras que el chasis era el mismo que el de la BMW R 1150 GS convencional. Una estructura que emplea el motor como elemento autoportante y a la que se le acoplan los subchasis trasero (para soportar el peso del piloto y la carga) y el subchasis delantero que ayudaba a reforzar la unión con el tren delantero y el sistema Telelever.

BMW R 1150 GS Adventure 2

¿Y cómo era la BMW R 1150 GS Adventure? pues posiblemente sea una de las GS más “burguesas” y aparatosas. Una moto grande, robusta y bien construida, pero que también era muy pesada, ya que arrojaba 253 kilos en la báscula, y eso la limitaba un poco cuando la cosa iba de salir por lo marrón.

Si se te caía al suelo, ya podías haberte curtido bien en el gimnasio lo seis meses anteriores porque si no tenías un problema serio. Eso o recurrir a algún transeúnte que pasara por allí para que te echase un cable en el levantamiento. Por lo demás, es una moto con una calidad de construcción excelente, superior incluso en este aspecto a la BMW R 1200 GS que vino después, según las crónicas de la época.

Sí que es cierto que el peso se dejaba notar especialmente en parado o entramos lentos y estrechos a baja velocidad, mientras que una vez en ruta los kilos “desaparecían”. Traía de serie un sistema de freno ABS desconectable, algo bastante novedoso en aquella época para una moto de este segmento.

BMW R 1150 GS Adventure 5

En cuanto a prestaciones, el bicilíndrico era capaz de erogar 85 caballos de potencia a 6.750 RPM. Era un bóxer de los de la vieja escuela, una mecánica con toneladas de par y buen hacer a bajas revoluciones, pero al que no le gustaba nada que le subieran el giro más de la cuenta, ya que entonces sólo encontrabas ruido y vibraciones, pero no potencia.

Los 85 CV hoy en día pueden sonarnos a chiste, pero en aquella época era una potencia más que decente, en especial para una moto de estas características que no están enfocadas en la velocidad pura, las prestaciones ni en correr. Aun así, la BMW R 1150 GS Adventure se acercaba bastante a los 200 Km/h de punta, nada mal.

BMW R 1150 GS Adventure 13

Hoy en día se pueden encontrar de segunda mano por precios que rondan los 5.000 euros, en la mayoría de casos unidades con bastantes kilómetros a sus espaldas, algo que no debería asustarnos puesto que el viejo bóxer de aire es más longevo que Matusalén.

Es un precio elevado si tenemos en cuenta que estamos hablando de una moto de hace 20 años. No obstante, estamos hablando de una moto clásica, con mucha historia y también pedigrí. En mi opinión, este modelo ya no va a caer más de precio en los próximos años, sino todo lo contrario. A medida que sean más escasas va a ir subiendo su cotización ya que es un modelo que siempre va a tener su público.

Calcula cuánto cuesta asegurar un BMW R 1150 GS con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
JJS
Invitado
JJS

Estamos hablando de LA MOTO, señores!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!