Moto del día: BMW R 1100 GS

Moto del día: BMW R 1100 GS

Un punto de inflexión en una de las familias más reconocidas del motociclismo


Tiempo de lectura: 5 min.

En 1993 las siglas GS de BMW ya estaban plenamente asentadan en el mundo de las dos ruedas. Habían pasado sólo 13 años desde la aparición de la BMW R 80 G/S, tiempo suficiente para que este nuevo tipo de motocicleta, la trail, consiguiera enamorar a público y crítica. Los demás fabricantes no se durmieron en los laureles y pronto sacaron modelos para pelear con los alemanes por esta nueva parcela del mercado. Así en 1986 llegó la Honda XRV 650 Africa Twin o la Yamaha XTZ 750 Super Teneré a hacerles la competencia.

En ese contexto BMW tenía que renovar su gama de motos de aventura, que en ese momento estaba compuesta por la BMW R 80 GS y la BMW R 100 GS. Podían haber optado por lo seguro y diseñar un nuevo modelo continuista con lo que ya tenían, aplicando esa máxima de que si algo funciona no lo toques.  Afortunadamente los de Múnich se decidieron por el camino difícil y presentaron una moto totalmente nueva, revolucionaria en varios aspectos, y que marcaba una tendencia respecto a sus predecesoras: había que crecer.

Y así nació la BMW R 1100 GS, una moto que supuso un punto de inflexión en la familia GS. Con la anterior generación BMW tomó buena nota: sus clientes querían motos más grandes y más capaces, sobre todo para poder realizar largos viajes con ellas. La BMW R 1100 GS era más potente, más grande y más espaciosa que sus predecesoras. Se cogió el concepto GS y se enfocó hacia un uso más turístico y menos endurero. El resultado fue todo un éxito y desde entonces los siguientes modelos que vinieron, la R 1150 GS y la R 1200 GS, siguieron en esa linea de conseguir motos más y más capaces a la hora de realizar grandes travesías.

La BMW R 1100 GS supuso  una revolución en muchos aspectos respecto a sus predecesoras. Por un lado fue la primera GS en incorporar la suspensión delantera Telelever, un sistema mixto que combina una horquilla telescópica con un brazo de avance. El Telelever es algo que se ha mantenido hasta nuestros días y se ha transformado en una de las señas de identidad del modelo por sus numerosas ventajas en cuanto a manejo respecto a las clásicas suspensiones de horquilla convencional.

A parte de eso, la suspensión trasera seguía utilizando el sistema Paralever, que se había presentado en la generación anterior de motos y que disminuí las extrañas reacciones del cardán cuando se aceleraba enérgicamente. Las llantas seguían siendo de radios, de 17 y 19 pulgadas para el eje posterior y anterior respectivamente. La rueda delantera también ganaba un segundo disco de freno para  poder lidiar con el aumento de potencia de la moto. El resto de las fibras del modelo crecía en cotas respecto a sus predecesoras ganando en apariencia y también en habitabilidad. El asiento era ahora más largo y ancho para acoger mejor a pilotos de todas las tallas. El depósito mantenía la gran capacidad de sus predecesoras: 25 litros.

En cuanto al propulsor, BMW siguió siendo fiel al  clásico Boxer de dos cilíndros refrigerado por aire tan característico de los de Baviera. La cilindrada creció 100 cm3 respeto a la R 100 GS y además se le incorporaron culatas de cuatro válvulas. Todas estas mejoras implicaron un aumento de potencia que pasaba de 60 CV que tenía el modelo precedente hasta 80 caballos a 6.750 RPM. La caja de cambios mantenía las cinco velocidades. El problema de todas estas mejoras fue un ligero sobrepeso del modelo, que alcanza los 240 kg. El consumo no es exagerado para el peso y la cilindrada que tiene la moto. Se pueden hacer medias de 5,5 l/100 km.

BMW R1100GS 2

BMW R 1100 GS – Fotografía: Brian Snelson (Wikimedia Commons) CC BY 2.0

Qué os puedo decir de una GS que no sepamos ya. Es una moto rutera que cumple extraordinariamente bien para realizar grandes viajes. Puede que la potencia se quede un poco corta para los estándares de hoy en día, pero creedme, no hace falta más. A parte de eso es un modelo bastante ágil pese a los kilos extra. La suspensión Telelever le da un tacto muy sólido y preciso al conjunto en carreteras de curvas, donde puede sorprender a más de uno ya que a priori no es el terreno donde te imaginarías circulando a una moto de estas.

El problema de pertenecer a tan insigne familia es que las siglas pesan mucho y estás motos están muy demandadas. Aquí se juntan el hambre con las ganas de comer. Las trail son las motos de moda, hay mucha demanda y por eso están caras de segunda mano, y además las BMW son las reinas de las trail por lo que… si quieres una ve aflojando la billetera. Hay pocas unidades de segunda mano y la mayoría tienen kilometrajes bastante elevados. Ya se sabe: motos para viajar.

Las unidades a la venta se encuentran en una horquilla de entre 3.500 y 5.000 euros. Por ese precio te llevas una trail con mayúsculas, pero con mucho tute a sus espaldas. No deja de ser un modelo de hace 25 años. En este caso, es de esas veces que estás pagando más por una imagen, o por un cierto pedigrí que únicamente por el vehículo.

Calcula cuánto cuesta asegurar un BMW R 1100 GS con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!