Menu

BMW F 750 GS y F 850 GS 2018: misma filosofía, nuevas en todo lo demás

Desde 9.560 euros en los concesionarios españoles

BMW F 750 GS y F 850 GS 2018: misma filosofía, nuevas en todo lo demás

Con motivo del Salón Vive la Moto de Madrid, BMW Motorrad España ha desvelado los precios para el mercado español de las nuevas BMW F 750 GS y F 850 GS. Ambos modelos, que se pondrán a la venta a finales de mayo en nuestro país, se lanzarán con a un precio de 9.560 euros para la F 750 GS y de 11.860 euros para la F 850 GS.

Lanzadas al mercado por primera vez en 2007, la gama GS de la serie F de BMW ha aumentado la cilindrada y la potencia de su motor, además de mejorar su equipamiento y rediseñar su chasis carenado para ganar aún más adeptos dentro del segmento trail más aventurero. Sí, son versiones totalmente nuevas, no solo un mero restyling; el propulsor y el bastidor son de nueva factura, creando una moto más sencilla de conducir y relajada, tanto si se conduce en una carretera enrevesada como en un viaje con equipaje o viviendo la aventura fuera del asfalto.

El nuevo motor de dos cilindros en línea se integra de manera solidaria con el bastidor logrando con ello mayor rigidez torsional y robustez. A pesar de las distintas denominaciones, ambas motos equipan la misma mecánica de 853 centímetros cúbicos, aunque en la F 750 GS entrega 77 CV a 7.500 rpm y en su hermana F 850 GS, 95 CV a 8.250 rpm. Una leve, pero importante mejoría respecto al anterior motor de 798 centímetros cúbicos de 75 y 85 CV respectivamente. Los consumos también se han visto mejorados, pasando de 4,3 l/100 km a 4,1 l/100 km.

BMW F 750 GS

Para conseguir un motor más suave y más emocional, BMW ha incorporado dos ejes de equilibrado, los ejes del cigüeñal están desplazados 90 grados y el intervalo de ignición es a 270 grados

BMW F 850 GS

El chasis deja de ser de acero multitubular para ser de doble viga perimetral. En BMW aseguran que ahora las suspensiones se caracterizan por ofrecer una mejor respuesta a través de una horquilla delantera invertida más basculante de doble brazo de aluminio con amortiguador central que promete una respuesta más sensible. La caja de cambios de seis marchas y el embrague anti-rebote ayudan también a una conducción mucho más suave.

Otros cambios frente al modelo saliente es la disposición de algunos elementos. Del lado derecho pasan al izquierdo la cadena de transmisión y la salida del cambio, y del lado derecho a su contrario la salida del tubo de escape. El depósito de combustible, de 15 litros en ambos modelos, se ha trasladado de la zona trasera a una posición más clásica, entre el asiento y la pipa de dirección.

En el apartado electrónico, nos encontramos en ambas versiones con frenos antibloqueo (ABS), control de tracción (ASC) y dos modos de conducción: Rain y Road. Opcionalmente, están disponibles otros dos modos de conducción Pro (Dynamic, Enduro y Enduro Pro -solo para la F 850 GS-), ajuste electrónico de suspensión (ESA), cambio semiautomático, faros LED e instrumentación digital con pantalla TFT a color de 6,5” con conectividad Bluetooth y llamada de emergencia en caso de accidente (e-Call).

BMW F 750 GS

Para aquellos que deseen aún más elementos en su moto o quieran darle un toque más personal, la firma bávara ofrece un gran catálogo de opcionales, desde escapes deportivos, parrilla portaobjetos, parabrisas y asientos de diferentes alturas, puños calefactables o navegador, hasta limitar la potencia a 48 CV (35 kW) para quienes aún tengan que esperar para obtener el permiso A, entre otras muchas cosas más. Todo depende de lo que nuestro bolsillo dé de sí.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.