Moto del día: Brockhouse Corgi

Moto del día: Brockhouse Corgi

El milagro de bolsillo británico


Tiempo de lectura: 4 min.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial cesó la producción de las Welbike, de las que hablamos la semana pasada. John Dolphin, que había estado al cargo de la producción de estas minimotos militares, vio una oportunidad de negocio en estos aparatos que de poco sirvieron en la lucha contra el eje. Y es que las Welbike no estaban preparadas para ser útiles en desplazamientos en zonas de lucha y su uso quedó para los viajes en las zonas de despliegue y aterrizaje de las fuerzas de aviación británicas.

Sin poder expandir su negocio de motos en el campo de batalla, Dolphin se pasó a la venta en el terreno civil. Pasó de ser oficial del ejército británico a director general de una empresa de motocicletas con el nombre de Corgi Motorcycle Co Ltd., denominación que dio a su marca basada en el perro galés del mismo nombre y de morfología similar a la minimoto, muy alargado y bajito.

“Corgi” viene del celta y significa “perro enano”

Corgi se fundó en 1946 con el objetivo de adaptar la Welbike del ejército británico al mundo civil. Con sede en Southport, en Gran Bretaña, Dolphin comenzó la fabricación de la Corgi 50 a partir de los componentes de su predecesora, pero obviamente eliminando los problemas conocidos y las especificaciones técnicas dedicadas a su uso y despliegue en paracaídas. Posteriormente la Corgi Motorcycle Co Ltd. fue adquirida por Brockhouse Engineering Ltd.

Brockhouse Corgi 2

Fotografía: Ronald Saunders (Flickr) CC BY-SA 2.0

La moto seguía siendo impulsada por un motor de Excelsior de 98 cc y dos tiempos, rindiendo unos 3 CV. El bastidor de la Corgi era más sólido que el de la Welbike -el peso dejó de ser un problema-, y como no se iba a lanzar en paracaídas se le puso un depósito de 6 litros entre el manillar y el sillín, como era habitual en cualquier ciclomotor de la época. Con esto, la moto se podía seguir plegando y, además, sus pequeñas ruedas permitían que la moto ocupase poco espacio una vez reducida.

La Corgi Mk.I original se arrancaba a empujones -herencia de su hermana de guerra- y carecía de un sistema de embrague; se ponía en marcha y se subía uno encima. Su segunda versión, Corgi Mk.II, ya disponía de un sistema de embrague y de una palanca de pie para arrancarla estando parada. La segunda versión nunca alcanzó la popularidad de la primera. La segunda Corgi se presentó en el Salón de Londres de 1949, tras el éxito de la primera se esperaba una revolución como había causado su anterior versión, pero la realidad fue que nunca tuvo el mismo éxito y su fabricación cesó.

La popularidad que alcanzó la moto no fue tanto en Gran Bretaña, tuvo la mayor parte del éxito de sus ventas y el destino de su producción en el mundo yankee. La empresa fabricó, entre 1947 y 1954, 27.050 unidades de las cuales la mayoría se destinaron exportadas al continente americano, pero remarcadas como Indian Papoose para tener más tirón comercial. La palabra “Papoose” también es antigua y significa “hijo de tribu india” en la lengua de los algonquinos. Más americano sin duda que el perro en cuestión.

Indian Papoose 2

Y, curiosamente, el ejército estadounidense volvió a usar la moto de Dolphin con fines militares; la Corgi se usó en la guerra de Corea como el transporte del personal de mantenimiento y de algunos pilotos en sus desplazamientos por las pistas de las bases.

A pesar de que la Corgi, en su segunda versión, no alcanzó la popularidad que pretendía, estableció las bases del mundo de las motos en pequeña escala. Sin la invención de Dolphin sería díficil entender cómo pocos años después nacieron modelos similares. Además, hoy en día estas motos están tan cotizadas que se creó un club llamado The Brockhouse Corgi Motorcycle Club UK, en 2011, para buscar a propietarios de estas motos clásicas para ayudarles a restaurarlas y comprarlas.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Luis López

Me hice periodista para contar historias. Creo que lo más importante no es llegar a la meta, sino disfrutar del camino. Aprendiendo en espírituracer.com

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.