Moto del día: Suzuki GSX 1400

Moto del día: Suzuki GSX 1400

La maxi naked de Suzuki plantó cara a las sempiternas Yamaha XJR y Honda CB


Tiempo de lectura: 5 min.

En el año 2001 la marca de Hamamatsu desembarcaba en Europa con nuestra protagonista de hoy, la Suzuki GSX 1400, dentro del segmento de las naked de gran cilindrada. Categoría en la que la Yamaha XJR 1300 y la Honda CB 1300 Super Four eran insignes coprotagonistas. En esta ocasión Suzuki decidía con la llegada de la GSX 1400 darle el relevo a su veterana GSF 1200 Bandit básicamente usando la misma receta que había llevado a esta última al éxito a lo largo de su vida comercial.

Para ello los nipones ampliaron las medidas internas del sempiterno motor SACS con refrigeración mixta de aire y aceite, haciéndolo llegar hasta los 1.402 cc, con la idea básicamente de hacer a la nueva GSX una motocicleta aún más usable, con una gran fuerza par desde apenas 1.000 RPM y llegando esta hasta los 118 Nm a 6.000 RPM.

El resultado final, gracias al mencionado aumento del cubicaje y la incorporación de un nuevo sistema de inyección fabricado por Mikuni, junto con el sistema de distribución DOHC y culata de 16 válvulas, eran unos generosos 109 CV de potencia a 8.000 RPM, todo ello asociado a una nueva caja de cambios de seis relaciones, que aunque a priori no parecieran demasiados dada la envergadura del propulsor, eran más que suficientes para la concepción y filosofía de la motocicleta.

La Suzuki GSX 1400 llegaba con el motor de mayor cilindrada y sistema SACS que la marca había montado nunca en ninguna de sus motocicletas en serie

Estos datos se traducían en una velocidad punta de 232 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h desde parado en apenas 3,2 segundos, algo notorio teniendo en cuenta las dimensiones y peso de la preciosa GSX 1400, quedando estos en 2.160 mm longitud total con una distancia entre ejes de 1.520 mm y un peso final en vacío de 242 kilogramos.

A nivel de bastidor los de Suzuki siguieron optando por el chasis de doble cuna continua de acero, aunque en esta ocasión para su basculante trasero emplearon el aluminio para la fabricación. En cuanto al sistema de suspensión fue el prestigioso fabricante japonés Kayaba el elegido para darle la forma adecuada a este apartado. Una horquilla convencional regulable con barras de 46 mm fue la que haría el trabajo en el tren delantero, mientras que para la parte posterior se optó por un doble amortiguador, igualmente regulables dependiendo del uso y necesidades.

Para el equipo de frenado, al igual que en el apartado de las suspensiones, los de Suzuki recurrieron a uno de los mejores fabricantes del mercado en ese campo: Tokico. Un doble disco de 320 mm y pinzas de nada menos que seis pistones realizaban la laboriosa tarea de detener a la GSX 1400 en cualquier situación, ayudados por un disco trasero de 240 mm mordido por una pinza de doble pistón. Los mencionados elementos encargados de la frenada iban anclados en llantas de 17 pulgadas y estas calzadas con neumáticos en medidas 120/70 y 190/50.

Con 109 CV de potencia, una posición de conducción cómoda y todo lo necesario para disfrutar a sus mandos, la GSX 1400 se convertía en una motocicleta polivalente y bonita a partes iguales con la que poder llegar al fin del mundo, solo o acompañado

A nivel de acabados estaba en la línea de sus competidoras, manteniendo esa estética retro que las hacían tan especiales y atemporales al mismo tiempo, donde la profusión de cromados, unidos al color negro y sus líneas suaves y limpias de estridencias las hacían un gusto visualmente hablando.

Si a ello le sumamos una posición de conducción cómoda y un rango de uso y practicidad encomiable, teníamos ante nosotros un modelo con todo lo necesario para disfrutar de la conducción, solo o en pareja, sin notar apenas fatiga con el pasar de los kilómetros.

A ello también ayudaba su depósito de 22 litros de combustible y un consumo medio por debajo de los 7 litros en condiciones normales, por lo que podíamos gozar de autonomías cercanas a los 300 kilómetros fácilmente. Para el año 2008 la marca decidió darle el relevo a esta motocicleta de tan bella impronta, dándole paso a la nueva Suzuki GSX-F Bandit 1250, que venía a poner un nuevo rumbo dentro de la marca en el segmento manteniendo eso sí el agrado de conducción de su antecesora, pero dejando atrás el sistema SACS que tantas alegrías había dado a lo largo de sus años de utilización y recurriendo a la refrigeración líquida como ya venía haciendo la competencia años atrás.

Suzuki GSX 1400 2007

Suzuki GSX 1400 (2007)

En la actualidad en el mercado de ocasión podemos encontrar algunas unidades del modelo, con precios que oscilan entre los tres mil y los seis mil euros, dependiendo del año, kilometraje, estado, etc. Sea como fuere, si buscáis una moto cómoda, bonita y sin muchas complicaciones mecánicas, ya os adelantamos que no os arrepentiréis de optar por la Suzuki GSX 1400.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Suzuki GSX 1400 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam