Moto del día: Excelsior Welbike

Moto del día: Excelsior Welbike

La moto que se desplegaba en paracaídas


Tiempo de lectura: 5 min.

Fabricado por la Excelsior Motor Company, el Welbike fue el vehículo más pequeño utilizado en la Segunda Guerra Mundial. En 1942 corrían tiempos díficiles, el conflicto armado entre las potencias aliadas y las del eje había llevado al mundo hacia un paradigma de devastación y desolación. En estas circunstancias, Reino Unido, potencia aliada, ideó junto a la compañía de Coventry el parascooter Welbike. El desarrollo de esta pequeña moto militar lo llevó a cabo el miembro del equipo de operaciones especiales, Harry Lester, bajo el diseño original del teniente coronel John Dolphin.

La moto, desarrollada en Birmingham bajo los estándares de producción de la Excelsior Motor Company, tenía el objetivo de emplearse como vehículo articulado en el campo de batalla. Su diseño permitía desplegarse mediante paracaídas desde un avión y su pequeño tamaño permitía que los soldados pudiesen montarla en tan solo 10 segundos. Y moverse rápidamente por el campo de batalla.

Para conseguir esto, la Excelsior se introducía dentro de un contenedor con paracaídas con el sillín y el manillar plegados. Atendiendo a las medidas del ejército británico, estos paquetes eran de tan solo 130 cm de largo y 40 cm de diámetro; unas medidas impensables para meter una moto si se tratase de una de dimensiones convencionales.

Excelsior Welbike 2

En la parte frontal distinguimos las argollas para el paracaídas, en el lado opuesto una parte acolchada amortiguaba el golpe al aterrizar

Estos factores condicionantes hicieron que el diseño de la Excelsior Welbike cumpliese con unas características que para una moto eran atípicas. Su diseño innovador nos permite afirmar que este parascooter británico fue el precedente a la aparición de las minimotos y el nacimiento de las pit bike, junto a otras motos para ser lanzadas desde un avión, como la Cushman 53 Airbone Scooter o la Royal Enfield WD/RE “Flying Flea”. El pequeño vehículo militar pasó a la historia como uno de los mayores hitos de la industria automotriz y a la vez fue un auténtico fracaso para el objetivo con el que se había diseñado.

La Excelsior Welbike tenía unas características técnicas muy básicas. Un motor propulsado monocilíndrico de 98 cc de la marca Villiers y refrigerado por aire otorgaba a la moto una potencia de 1,5 CV. El motor en cuestión era pequeño y tan solo aseguraba una velocidad máxima de 47 km/h en terrenos llanos. Sin embargo, la realidad era que el parascooter tenía serios problemas para circular con el peso del soldado y su equipo, además de sufrir de lo lindo en los terrenos de tierra y pedregosos del campo de batalla.

En el paquete de suministro iba un pequeño manual de instrucciones por si la tropa tenía problemas para ponerla en marcha

Carecía de suspensión y de luces, y tan solo tenía un freno trasero. La Excelsior Welbike, debido a sus reducidas dimensiones, tenía una lata adherida que funcionaba como depósito de combustible/aceite y una bomba manual que alimentaba este depósito. Esto era así porque el carburador no podía estar a la misma altura que el depósito. Con este sistema de almacenamiento de combustible el vehículo aseguraba una autonomía de 150 km. En este vídeo podéis ver el procedimiento de arranque.

Excelsior Welbike 3

Varios problemas logísticos hicieron que la empresa de Coventry tuviese que mejorar su producto, considerando los problemas de su moto en el campo de batalla. Hasta tres versiones tuvo que idear el fabricante británico. El primero de ellos, el Mark I, que era la primera versión de la moto con unos pequeños ajustes del propulsor. Su segunda versión, Mark II, no trajo demasiados cambios, solo se implementó el guardabarros trasero. En su tercera versión, y la última en período de guerra, se implementó un tanque de combustible bajo el sillín.

En su uso, la parascooter no fue el vehículo favorito del campo de batalla. Estudios históricos datan que hubo estas motos en el desembarco de Normandía, pero su presencia es casi anecdótica teniendo en cuenta las pocas unidades y el poco uso que tuvieron. En el campo de batalla apenas se veían. Más útiles fueron las Royal Enfield WD/RE “Flying Flea”.

No tenía caja de cambios ni embrague, se arrancaba a empujón y tenía una relación simple de transmisión

Finalmente, quedaron relegadas a su uso para el desplazamiento de los pilotos de la aviación británica en los aeródromos. Su producción durante la guerra rozó las 4.000 unidades, pero todos estos problemas, sumados a una moto incómoda de manejar y que a menudo sus pequeñas ruedas se quedaban atascadas, hicieron que la moto cobrase mucha más importancia en el mundo del motor tras la guerra.

Excelsior Welbike 4

Excelsior Welbike de la 1ª Brigada Paracaidista de la Polonia libre – Autor: A. Glinski (2013)

Después de la guerra, John Dolphin que había creado la minimoto vio una oportunidad de negocio en los Estados Unidos, ya que muchas Excelsior acabaron en Norteamérica destinadas al uso agrícola o al propio coleccionismo. A fin de cuentas, no podían circular por vías públicas. Dolphin fundó Corgi y pasó a desarrollar minimotos civiles como director general de la compañía con un gran éxito en el mundo yankee. Esa historia ya os la contamos, ¿o no recuerdas a la Indian Papoose?

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Luis López

Me hice periodista para contar historias. Creo que lo más importante no es llegar a la meta, sino disfrutar del camino. Aprendiendo en espírituracer.com

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.