Moto del día: Indian Papoose

Moto del día: Indian Papoose

La minimoto que se volvió pacifista


Tiempo de lectura: 4 min.

En la Segunda Guerra Mundial se emplearon por primera vez motocicletas por parte de infantería paracaidista de forma masiva, algunos ejemplos fueron la Royal Enfield WD/RE “Flying Flea” de los británicos, la Cushman 53 de los estadounidenses o la Volugrafo Aermoto 125 de los italianos. Otro modelo empleado por los británicos, la Excelsior Welbike, también se usó en la contienda.

Acabada la guerra, el ejército se deshizo de los excedentes y algunas acabaron en manos de granjeros para moverse por sus terrenos. El diseñador, el teniente coronel John Dolphin, vio la oportunidad de vender estas minimotos con pocos cambios para uso civil. De ahí nació la Corgi, y desde 1947 se distribuyó para el mercado estadounidense pero remarcada como Indian Papoose. De Indian lo único que tenía era el nombre, “Papoose” es una palabra de origen nativo americano que significa “hijo de tribu india” en la lengua de los algonquinos. Le sentaba como un guante, oiga.

¿Qué relación había entre esas dos empresas? Tanto Corgi como Indian fueron adquiridas por el holding inglés Brockhouse Engineering. Lo que empezó como un acuerdo de ventas para Indian acabó en adquisición. Todas las Corgi y las Papoose se fabricaron en el Reino Unido, 27.000 unidades en total. Al igual que la versión civil de la Cushman 53, tenía su público, era un medio tremendamente económico de moverse.

Indian Papoose 2

Brockhouse estimó -con mucho acierto- que a los estadounidenses les sería más atractivo tener una Indian que una Corgi. No obstante, la marca del indio, que empezó a vender motos antes que Harley-Davidson, ya estaba en una situación muy delicada al término de la guerra. No fue el único remarcado de la época.

Volviendo a la Papoose, su corazón mecánico era un monocilíndrico de dos tiempos y 98 cc fabricado bajo licencia, de origen Excelsior, que daba unos 3 CV. Semejante motorcillo permitía a la minimoto alcanzar los 48-56 kilómetros por hora (según el año), casi como un ciclomotor moderno, y recorrer hasta 200 kilómetros con un galón de gasolina. Vamos, que consumía casi 1,9 l/100 km.

Publicitada como motocicleta, no como ciclomotor, podía llevar a un ocupante de hasta 90 kg

Gracias a su origen como moto para infantería paracaidista, al ser plegable se podía meter en el maletero de cualquier coche americano de la época y su peso no llegaba a 50 kg. Los logotipos de Indian estaban presentes en los laterales de la tapa del depósito y en el escudo frontal, y el único color de carrocería disponible fue un característico rojo oscuro. No tenía instrumentación alguna, tampoco intermitentes, pero sí podía llevar bocina.

El motor se arrancaba a patada con la pierna derecha, con la palanca próxima al sillín, y estando el caballete desplegado. Solo tenía una o dos marchas, el embrague se controlaba con maneta y el punto muerto con una palanca por delante de la estribera izquierda. El cigüeñal accionaba un magneto generador Wipac Gemimag -como la BSA Bantham- para alimentar la bujía, el faro delantero y el piloto trasero. Las dos ruedas contaban con freno de tambor y guardabarros.

Las primeras unidades salieron de fábrica con llantas de radios, pero rápidamente se mostraron poco resistentes y hubo que llamarlas a revisión. El diseño final fue una llanta sólida de chapa, en lo sucesivo todas las Papoose se fabricaron así. El chasis es de tubos de acero, otras piezas son de acero estampado. Los modelos posteriores se produjeron con chasis más rígidos. Tanto la propia horquilla (según el año) como el sillín eran el único alivio de los rigores del camino.

A lo largo de su vida comercial pudo optar un asiento más amplio, barras portaequipajes sobre el depósito, o un escudo frontal más amplio. También estuvo disponible con un pequeño sidecar, en el que se podía acomodar a un niño pequeño o algo de carga.

Hoy día es una moto bastante apreciada porque la mayoría de las unidades fabricadas acabaron desguazadas o podridas al terminar su vida útil. Se dejaron de fabricar en 1954, un año después de que Indian se declarase en bancarrota. Hasta que terminó la década de los 50 Indian estuvo comercializando Royal Enfield remarcadas, luego AMC se hizo con el control de la empresa.

La posterior Honda Motocompo se inspiró en parte en el diseño de esta humilde minimoto, si bien la diferencia es suficientemente grande como para no considerar que los japoneses copiaron nada.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.