Moto del día: Bultaco Sherpa S

Moto del día: Bultaco Sherpa S

Fue la primera motocicleta de Motocross lista para competir fabricada en serie por la industria catalana


Tiempo de lectura: 4 min.

Una de las cuestiones más importantes de cara a entender cómo algunas marcas sobrevivieron y se expandieron en medio de los turbulentos años sesenta – con la popularización masiva del automóvil – , es todo lo relativo al nacimiento de las Cross en España. Un fenómeno que, en términos de producción en serie, muchos relacionan con el estreno de la Bultaco Sherpa S en 1960. Pero vayamos por partes. Para empezar, lo primero a tener en cuenta es cómo el Motocross iba llegando lenta pero progresivamente a España. Es más, en 959 ya se había celebrado la primera edición del campeonato nacional de dicha especialidad con la rivalidad entre OSSA y Derbi.

Eso sí, a decir verdad las máquinas que allí se vieron no eran modelos de serie. Lejos de ello, las más de las mismas eran producto de adaptaciones aceleradas hechas por las propias marcas junto a ciertos entusiastas usando como base las turismo de calle. Es decir, aunque el Cross – también llamado Enduro – se iba abriendo hueco en el país, aún ningún fabricante nacional contaba en su gama con una montura de serie realmente adecuada. Así las cosas, en 1960 Bultaco presentó la Sherpa S con una cilindrada de 125 centímetros cúbicos. Directamente derivada de la Tralla 101, ésta hacía pareja con la Sherpa N.

También derivada de la Tralla 101 aunque con un carácter mucho más diario pues, realmente, la N se presentó como una alternativa para los trabajadores rurales que necesitasen una motocicleta con habilidades camperas de cara a transportarse por caminos y diversos tramos de tierra. Algo, en verdad, muy diferente a lo representado por la S. Mucho más agresiva y espartana. De hecho, tal como citaba el catálogo de la marca era un “ modelo de competición especialmente estudiado para pruebas de Motocross. Su robusta construcción permite al deportista la práctica continuada de esta dura especialidad sin tener que prestar mayor atención al mantenimiento de su mecánica “. Es decir, una Bultaco en el pleno sentido: de competición.

bultaco sherpa S (2)

Ante el auge del Motocross la casa catalana lanzó con este modelo su primera opción lista para competir en dicha especialidad

Bultaco Sherpa S, la opción deportiva

Incluso a día de hoy se siguen dando ciertas vueltas sobre el significado de las letras con las cuales se denominaba a cada una de las versiones de la Sherpa. No obstante, podemos decir con cierto consenso que la T era por el Trial, la N por naturaleza – la versión que comentábamos antes para el día a día por los caminos – y la S era de Scrambler. Nombre con el cual se denominaba al Motocross a comienzos de los años sesenta en buena parte del mundo anglosajón.

No obstante, a pesar de que la Bultaco Sherpa S se orientó al mundo de las carreras y la práctica deportiva – tan al alza en el motociclismo según éste quedaba arrinconado en la esfera del ocio tras la popularización del automóvil – su diseño derivaba directamente de las turismo Tralla 101. Eso sí, afortunadamente ésta contaba con un carácter nervioso que vino muy bien a la Sherpa, bendecida por el uso de su monocilíndrico de dos tiempos con una aceleración y respuesta más que interesante.

Sobre esta base, la Bultaco Sherpa S presentaba ciertos cambios en la curva de potencia y, claro está, suspensiones y demás elementos en concordancia con la práctica del Motocross. Además, se ofrecía como opción una culata que permitía funcionar al motor con menor compresión así como un tubo de escape con silenciador para entrenar sin problemas fuera de los circuitos e, incluso según el caso, usar esta motocicleta de competición en ciertas salidas del día a día.

bultaco sherpa S (1)

Su vida comercial fue tan larga y prolífica que incluso llegó a convivir con su sucesora. Además, se fabricó en múltiples cilindradas

A partir de aquí, resulta muy interesante ver cómo la Bultaco Sherpa S evolucionó durante doce años a lo largo de tres series. Es más, sobrevivió varios años a su sucesora la Pursang – sucesora a su vez de la Metisse diseñada junto a los hermanos Rickman y su fábrica de cuadros en el Reino Unido – . Respecto a las cilindradas, éstas fueron de lo más variadas. Es más, a los pocos meses de su estreno con un motor de octavo de litro, se añadía una variante con 175 centímetros cúbicos y, ya en 1962, otras con 100 y 200. Es más, en la segunda serie incluso llegó a probarse un prototipo con cuarto de litro. Una amplia saga con implicaciones en la competición que, sin duda, abrió un camino de éxitos comerciales para Bultaco. De hecho, la Sherpa S fue la primera máquina de Motocross producida en serie por una de las marcas catalanas que, al poco, tanto éxito tendrían en el mercado estadounidense.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea