Moto del día: Ducati 125-4

Moto del día: Ducati 125-4

Esta moto única se espera que alcance en subasta entre 450.000 y 680.000 euros


Tiempo de lectura: 4 min.

Cuando se habla de una motocicleta única -utilizando con rigurosidad el término- es que simplemente no hay otra igual en el mundo. Y lo que tenéis ante vuestros ojos es precisamente eso, una moto de la que tan solo existe ese ejemplar. Se trata de una Ducati 125-4 de 1965, desarrollada para competición, y que tiene el honor de haber sido el segundo modelo de Ducati en su historia en contar con un propulsor de cuatro cilindros. Vaya, que lo de una Ducati de cuatro cilindros no lo inventaron para MotoGP ni tampoco con la Desmosedici RR o la Panigale V4.

Esta moto de carreras, pero que sorprendentemente nunca llegó a competir tiene, curiosamente, raíces españolas. Mototrans, la filial española de la marca italiana, y que estuvo operativa entre 1958 y 1982, encargó a Fabio Taglioni construir una moto para la categoría de 125 cc. A principios de los años 60 las restricciones en el Mundial de Velocidad eran mínimas, y podíamos encontrar monturas de cinco y seis cilindros. Ducati vio que el camino a seguir era un motor pluricilíndrico.

Sin embargo y teniendo en cuenta que los de Borgo Panigale habían dejado las carreras de forma oficial en 1959, no hubo demasiada urgencia a la hora de desarrollar la moto. Esto quiere decir que cuando finalmente se empezó a probar en 1965 (por Franco Farne), sus prestaciones estaban por debajo de las de la competencia con lo que no se fabricaron más. Y el único prototipo se dedicó a realizar exhibiciones a lo largo de Europa.

Ducati 125-4

Como os decíamos, se trata del segundo modelo de cuatro cilindros fabricado por Ducati después de la Ducati Apollo de 1965 (de la que solamente se construyeron dos y hoy en día sobrevive una). La diferencia entre la Ducati 125-4 y la Apollo es que esta última es un V4. La 125-4, además de una configuración cuatro en línea, adopta una distribución de cuatro válvulas por cilindro accionadas por muelles en vez de por el conocido sistema desmodrómico. El accionamiento de estas válvulas era por cascada de engranajes.

El motor, refrigerado por aire con bloque de aluminio y carburadores Dell’Orto de 12 mm, desarrollaba 23 CV a 14.000 vueltas. Sus competidoras en el mundial estaban del orden de 10 a 15 CV por encima con un peso muy similar, alrededor de 82-85 kg, de ahí que se viese que no era competitiva. El embrague en baño de aceite y la caja de cambios de ocho velocidades se completaban con unas llantas de 18 pulgadas, horquilla telescópica, doble amortiguador trasero y frenos de tambor.

Durante muchos años la Ducati 125-4 se pensó que había acabado destruida. Sin embargo, en uno de los viajes por Europa de Giancarlo Morbidelli, encontró el motor en el Museo Técnico de Riga (Letonia). Por si esto no fuera bastante casualidad, uno de los amigos de Morbidelli localizó el chasis original en Yugoslavia. Por lo que se cuenta, el chasis fue comprado a finales de los 60 por Gilberto Parlotti. Este le instaló un motor y corrió con él en varias carreras al otro lado del telón de acero. Y así es como parece que fue a parar allí.

Ducati 125-4

Morbidelli empezó a juntar el resto de piezas. Reconstruyó el motor completamente e incluso él mismo hizo el depósito de combustible. Se cuenta que el vigilante del museo Morbidelli encontró nada menos que el día de Navidad al incansable italiano trabajando sobre él. Tanto los frenos como la horquilla o las llantas son idénticas a las originales. Y finalmente la moto la arrancó para luego estar en exhibición en su museo.

Sí, hablamos precisamente de ese museo que se ha tenido que desmantelar recientemente. Y así fue como esta Ducati 125-4 ha acabado en la subasta que Bonhams celebrará el próximo 25 de abril con motivo del Stafford Classic Show. Y ahora es cuando os tenéis que sentar, o agarrar los pantalones, porque el precio de venta que se espera que alcance es de entre 450.000 y 680.000 euros, aunque quizás a un trozo de historia como este no se le debería poner valor.

A continuación, unas cuantas fotos más:

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.