Menu

Moto del día: Ducati 750 F1

Del circuito a la calle (o al revés)

Moto del día: Ducati 750 F1

La moto de hoy es un mito de las carreras: ha ganado en muy diversas competiciones, incluidas las 24 horas de Montjuïc. Se trata de la Ducati 750 F1, una moto nacida para los circuitos, pero que se civilizó para salir a la calle en 1985. Se mantuvo a la venta hasta 1988 en diferentes versiones, siendo la última superbike  diseñada y producida por la casa italiana, antes de entrar bajo el paraguas de Cagiva.

La moto se basaba en la Ducati 600 TT2, y empleaba el motor de dos cilindros L-Twin, con 748 cm3, dos válvulas por cilindro con distribución desmo, y dos carburadores Dell’Orto de 36 mm. Conseguía una potencia máxima de 75 CV a 9.000 rpm y 70,6 Nm de par a 7.000 rpm. Era capaz de lanzar sus 200 kg de peso hasta 200 km/h, no teniendo ningún problema en parar, gracias a su doble disco delantero de 280 mm y trasero de 260 mm. Se fabricaron 1.801 unidades entre 1985 y 1986, antes de que salieran a la venta las series especiales.

750 F1 Montjuich (1986)

La Montjuich era el modelo deportivo que deriva de la 750 F1. Fue anunciada en el Feria de Milán de 1985 después de la enorme exaltación por la victoria en las 24 horas de Montjuïc y llega al mercado en 1986. La F1 «special», así se llamaba, se caracterizaba por su precio elevado y por el error tipográfico a la hora de escribir la montaña que da nombre al circuito.

750 F1 Laguna Seca (1987)

El modelo Laguna Seca de la 750 es el resultado del éxito logrado por Marco Lucchinelli en la competición con el mismo nombre, y es por esa razón que lleva su firma en el depósito. Este modelo, producido en una corta serie de 200 ejemplares, se caracteriza por el motor y el chasis parecidos a los de la Montjuich, excepto por la utilización de algunos componentes comunes con la 750 Paso. La 750 F1 Laguna Seca se produjo en dos versiones: monoplaza y biplaza.

750 F1 Santamonica (1987)

El triunfo de Lucchinelli en el autódromo Santamonica de Misano en 1986 impulsó a Ducati a producir una nueva y última versión especial de la 750 F1 en 1987: la Santamonica. La producción de esta moto era también de 200 ejemplares, todos biplaza, con la posibilidad de cubrir el asiento pasajero. Al comienzo se fabricó solo para el mercado japonés. La 750 F1 Santamonica era un híbrido derivado de los modelos especiales anteriores: el motor era idéntico al de la versión Laguna Seca, pero las llantas y los frenos derivaban de la Montjuich.

Si queréis conocer algo más de la historia de Ducati de esta época, podéis visitar este magistral artículo.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.