Menu

Moto del día: EMB Lectra VR24

Una moto eléctrica de los años 90

Moto del día: EMB Lectra VR24

Aunque los vehículos eléctricos llevan conviviendo con nosotros más de un siglo, bien es cierto que no hubo ninguna motocicleta hasta finales de los 90 que hubiese sido comercializada en serie. Fue la Peugeot Scoot’elec, lanzada en 1995. Solo un año después se lanzó la segunda moto eléctrica, en este caso por una compañía americana sita en California, y que puso a la venta la EMB Lectra VR24.

La compañía EMB, llamada también Electric Motorbike Inc., fue fundada en 1995 por Scott Cronk y Rick Wishman. Ese mismo año presentaron el primer prototipo, llamado EMB Thunderchild. Al año siguiente, en el 96, vio la luz el primer modelo que lanzaron de forma comercial, la Lectra VR24.

Se trataba de una moto de pequeñas dimensiones (como una Monkey) pensada para un uso 100 % urbano o para llevar, por ejemplo, en la parte trasera de una autocaravana. Exteriormente no apostaron por un diseño futurista sino más bien tradicional, aunque con las necesidades lógicas de una moto eléctrica. Montaba un motor de 24 V sin escobillas y refrigerado por aire. En el interior, un paquete de cuatro baterías de plomo-ácido que sumaban un total de 104 Ah.

EMB Lectra VR24 Interior

La autonomía era de aproximadamente 64 km. Como contaba con un cargador interno, la podías recargar en el enchufe de casa en poco más de 4 horas. Era lo suficientemente rápida como para ponerse a 70 km/h y su peso, a pesar de las baterías, lo mantuvieron bastante bajo, ya que superaba por poco los 150 kg.

Ya contaba con elementos que hoy consideramos comunes en un vehículo de estas características, como es por ejemplo la frenada regenerativa en el tren trasero, que incluía función antibloqueo. Usaba además una horquilla hidráulica convencional delante, un doble amortiguador trasero ajustable y freno de disco delantero con pinza flotante.

Es una moto muy poco común, sobre todo por el hecho de que mientras estuvo en fabricación de 1996 a 1999 solo se fabricaron un total aproximado de 100 unidades. Lo mejor de todo es que la página web de EMB sigue operativa, como hemos podido ver. Incluso cuentan con un foro (ya con muy poca actividad tras 20 años) pero donde incluso algunos apasionados están intentando convertir la EMB Lectra VR24 de baterías plomo-ácido a otras más actuales de ión-litio.

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.