Moto del día: Royal Enfield WD/RE «Flying Flea»

Moto del día: Royal Enfield WD/RE «Flying Flea»

Una moto diseñada para ser lanzada en paracaídas durante la II Guerra Mundial


Tiempo de lectura: 4 min.

En los conflictos bélicos del siglo XX, sobre todo durante la Segunda Guerra Mundial, las motocicletas tuvieron un papel fundamental, sobre todo en lo que se refiere a establecer comunicaciones entre el frente y los puestos de mando. Por eso Gran Bretaña intentó crear una moto ligera que se pudiese transportar y lanzar junto a los paracaidistas. Hablamos de la Royal Enfield WD/RE «Flying Flea», es decir, la «pulga voladora», que era como se le conocía.

El origen de esta moto proviene curiosamente de una marca alemana: DKW. En 1934, Hermann Weber diseñó la DKW RT 100, que estuvo en producción hasta 1940 produciendo más de 70.000 motocicletas. Pero dos años antes, en 1938, empezaron a tener problemas de suministros por parte de Alemania debido a que la empresa tenía estrechos lazos con la comunidad judía. Debido a ello, DKW se puso en contacto con Royal Enfield para poder producir un modelo similar.

El encargado de esta nueva motocicleta producida por los británicos fue Ted Pardoe, quien elevó la cilindrada hasta los 125 cc con el fin de compensar la mayor sencillez del motor. Curiosamente y al término de la guerra, nacía la DKW RT 125, que se convirtió por sus soluciones técnicas en la moto más copiada del mundo, además de acumular casi medio millón de unidades fabricadas.

Royal Enfield WD/RE Flying Flea 01

Esta nueva motocicleta se conocía como Royal Enfield WD/RE y empezó a comercializarse justo antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Una vez que Gran Bretaña entró en la batalla, Royal Enfield se dedicó a fabricar motocicletas para el ejército de 250 cc, 350 cc y 570 cc (WD/D, WD/C y WD/L). Pero en 1942 la Oficina de Guerra británica ordenó la fabricación de dos docenas de modelos WD/RE para realizar una serie de pruebas.

La intención era poder transportar estas motos junto a los paracaidistas y por ello le añadieron un escape doble, que mitigaba en gran parte el ruido del motor, un carburador Villiers (de serie montaba Amal), una nueva ubicación más alta de la caja de herramientas así como otros cambios menores como un manillar plegable, reposapiés, freno en el lado izquierdo o palanca de arranque también plegable.

Con el fin de que no fuese detectable por la noche, la luz estaba suministrada por Miller y además contaba con un respiradero sellado para el depósito de combustible que evitaba derrames durante el transporte. Como la moto debía lanzarse en paracaídas desde aviones tipo Handley Page Halifax o Avro Lancaster, era necesario desarrollar una jaula de protección a su alrededor y que colgaría del paracaídas.

Las primeras pruebas no resultaron satisfactorias ya que se doblaban en el impacto, pero lo consiguieron mejorar añadiendo tubos de mayor grosor. La conocida como «jaula para el pájaro» era también sencilla de quitar con el fin de poder poner en marcha la «Flying Flea» lo más rápido posible. Curiosamente, la moto se utilizó en muy pocas incursiones aéreas y lo normal era que fuese cargada en los planeadores que aterrizaban tras las líneas enemigas junto a las tropas y sin necesidad de las jaulas.

La Royal Enfield WD/RE «Flying Flea» tenía un sencillo chasis de acero en el que se apoyaba un motor de dos tiempos refrigerado por aire y 125 cc que desarrollaba una potencia máxima de 3,5 CV. Este motor podía funcionar con casi cualquier combustible que encontrasen, teniendo además un consumo muy contenido, que se calculaba aproximadamente en 1,8 l/100 km.

La transmisión era de tres velocidades y la rueda trasera se movía gracias al uso de una cadena. Los frenos eran de tambor en ambas ruedas y una de sus ventajas era su bajo peso, que permitía al soldado, en caso de no poder pasar en moto, cargar con ella, ya que en báscula se quedaba en solamente 59 kg, menos que una persona de talla estándar.

Royal Enfield WD/RE Flying Flea 03

A mediados del año pasado Royal Enfield hizo un bonito homenaje a la Pulga Voladora lanzando la Royal Enfield Classic 500 Pegasus Limited Edition. Parte de este homenaje y la historia de la moto la podéis ver en el vídeo anterior. Además, en este enlace podéis ver fantásticas fotos e historia de la Royal Enfield WD/RE «Flying Flea», así como sus diferentes versiones a lo largo de los años.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.