Moto del día: Harley-Davidson MT 500

Moto del día: Harley-Davidson MT 500

El combustible diésel acabó con ella antes de brillar


Tiempo de lectura: 3 min.
Harley-Davidson no ha sido ajena a las motocicletas destinadas a uso militar. Solo tenemos que recordar la Harley-Davidson WLA y su papel fundamental en la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la marca americana quiso a finales de los 80 nutrir al ejército estadounidense de una moto polivalente y dura, que pudiese estar con garantías en el campo de batalla. Esta fue la Harley-Davidson MT 500.

Curiosamente, la historia de esta Harley tiene origen al otro lado del charco, o mejor dicho, a este lado del charco. Concretamente en Italia pero no, no está Aermacchi por el medio. Esa etapa ya la habían dejado atrás y olvidada. Fue Sironi Vergani Vimercate Milano, conocida de aquella como SVVM y más tarde como SWM (sonaba mejor Speedy Working Motors de cara a la exportación), la que había desarrollado la moto que se usaría como base antes de que en 1984 echase el cierre.

Desde que fuera fundada en 1971 por Piero Sironi y Fausto Vergani, SWM destacó por la calidad y fiabilidad de sus motos de endurotrial. Antes de que cesara la producción, lanzaron la SWM XN Tornado, en versiones de 350 cc y 500 cc. Dotadas de motores Rotax indestructibles, se ganaron una buena fama.

Harley Davidson MT 500 03

Tanto fue así, que los británicos de Armstrong-CCM Motorcycles les compraron las licencias. Lanzaban así en 1984 la Armstrong MT 500, una moto destinada 100 % a uso militar. Se habían revisado los componentes, reforzando o protegiendo aquello que podría dañarse o dar problemas. Como era una moto muy simple, era fácilmente reparable en el campo de batalla con un poco de entrenamiento.

El éxito de esta moto fue notable, y no tardó en formar parte del ejército británico, pero también del canadiense o del jordano. De hecho, fue designada como la motocicleta estándar para la OTAN. Tres años después de desarrollar la moto (y de fabricar unas 3.500 unidades), fue Armstrong quien se vio con el agua al cuello (financieramente hablando), por lo que cerraba su división de motocicletas militares.

Harley-Davidson, que de aquella buscaba conseguir firmar un contrato con el ejército, vio la oportunidad perfecta: la moto ya estaba desarrollada, funcionaba y había sido probada a fondo en el uso previsto. Era cuestión de poner pegatinas en el depósito y venderlas. Como dicen ahora, un plan sin fisuras.

Harley Davidson MT 500 02

De hecho, lo que hizo Harley-Davidson fue desarrollar una primera versión de 350 cc. Con el motor Rotax de un cilindro y 348 cc, producía unos 30 CV y 29 Nm de par máximo. A pesar de estar muy reforzada, el peso no es demasiado elevado (162 kg).

Horquilla Marzocchi, amortiguador Öhlins, llantas Akront, bujes Grimeca y frenos de disco delante y detrás también suministrados por la marca italiana. La instalación eléctrica del motor y la del alumbrado son independientes, para evitar problemas eléctricos. Un silenciador específicamente desarrollado minimizaba el ruido, algo necesario en un vehículo de estas características.

Tras el éxito de la 350, que de nuevo fue adquirida por el ejército británico, Harley-Davidson se lanzó a preparar la MT 500, con el mismo planteamiento y unas prestaciones ligeramente superiores. Esta fue una de las novedades más importantes (la Armstrong contaba con frenos de tambor), y los discos también llegaron a la Harley-Davidson MT 500, eso sí, convenientemente protegidos.

La moto fue presentada al ejército americano, al que le gustó especialmente, aunque su motor desprendía demasiado calor y era fácilmente detectable por sistemas térmicos y/o infrarrojos. Sin embargo, era algo que se podía solucionar. Pero lo que no le gustó es que fuese de gasolina, ya que habían decidido estandarizar los combustibles todos a diésel JP-8 (como la Kawasaki M103M1), y de esta forma ya no podrían utilizarse. Harley, sin contrato, fabricó aproximadamente unas 500 unidades antes de pegar el tiro de gracia al proyecto.

Hoy en día es difícil encontrar unidades a la venta o en subasta por menos de 20.000 euros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!