Moto del día: Harley-Davidson Panhead 1948

Moto del día: Harley-Davidson Panhead 1948

Las primeras unidades de la Panhead tomaron prestados muchos elementos de modelos anteriores, pero introdujeron un nuevo motor


Tiempo de lectura: 4 min.

A lo largo de la historia no han sido precisamente pocos los vehículos que han pasado a la historia no por su primer y verdadero nombre, sino por el apelativo que hayan cosechado entre la afición. De hecho, esto ha tenido un impacto fundamental en la trayectoria de Harley-Davidson. No en vano, al modelo conocido como Harley-Davidson Panhead la propia marca siquiera le dio un verdadero término comercial, ya que no dejaba de ser una evolución de las monturas anteriores equipadas con el propulsor Knucklehead. Sin embargo, la forma del nuevo motor con dos cubiertas asemejadas a la forma de dos sartenes hizo que el mercado apodase a las motocicletas equipadas con él como Panhead.

Una anécdota ilustrativa sobre hasta qué punto los aficionados más entusiastas pueden apropiarse de ciertas cuestiones, dando lugar a un término básico para la historia de la marca norteamericana. Pero mejor vayamos al comienzo de todo esto. Concretamente a 1936. Año en el que Harley-Davidson presenta el motor Knucklehead como el tercero de entre los de la saga V-Twin. Con sus dos cilindros a 45º a razón de dos válvulas por cada uno de ellos, este ingenio accionado por una varilla de empuje fue el protagonista de las monturas tope de gama en la marca hasta 1947.

Así las cosas, el término de Knucklehead pasó a ser parte indispensable en la caracterización de Harley-Davidson, pudiendo ser rápidamente asociado a los motores que tomaban esta denominación gracias a la forma de la tapa. De hecho, no son pocos los aficionados a la histórica marca capaces de diferenciar el tipo de motor montado en una determinada motocicleta con sólo ver eso. La forma de la tapa del motor. Algo a tener en cuenta, como bien demuestra la Harley-Davidson Panhead de 1948. Básicamente igual en todo – especialmente en el primer año de fabricación, compartiendo elementos como chasis y horquilla – a las anteriores, pero diferenciada por la incorporación de aquel nuevo motor.

harley 1948 (1)

En 1948 ya se había asentado la estética clásica de la marca con esas formas voluptuosas en los guardabarros y el gran depósito de combustible, por lo que el Panhead introdujo más que nada la novedad mecánica

Harley-Davidson Panhead, una motocicleta de 1948

Cuando en 1936 se adoptó en las V-Twin de turismo el motor Knucklehead aquello fue acompañado de un profundo cambio en sus motocicletas tope de gama. Y es que, aprovechando aquel salto mecánico, se incorporaron unos chasis bastante más sólidos y pesados pero también estables. Además, los guardabarros se hicieron más generosos y las llantas de mayor tamaño. Todo ello rematado con unos depósitos de gasolina listos para recibir una generosa cantidad de gasolina.

Así las cosas, aquellos cambios introducidos en 1936 dieron por resultado la definición de la imagen asociada a Harley-Davidson en la mayor parte de los aficionados. Esa misma que cuando hasta un niño ve una robusta y ampulosa motocicleta de la marca por la calle sepa reconocerla. Llegados a este punto, la influencia de aquellos modelos de los años treinta fue impresionante. Algo así como la sombra del primer 911 proyectándose hacia toda la saga.

No obstante, para 1948 llegó la hora de renovar su mecánica y, para 1949, su chasis. De esta manera nacían las Harley-Davidson Panhead, dotándose de una evolución del motor Knucklehead al que se le consiguió dar una mayor sencillez de ajustes para así disminuir sus exigencias en materia de revisión así como la posibilidad de averías. En suma, una roca en términos de fiabilidad.

harley 1948 (3)

Su gran y calmado bicilíndrico fue un paso más en asentar esa imagen de las Harley como motos con un gran par destinadas a ir tranquilamente disfrutando del paisaje y el manejar a cielo abierto

Con un litro de cilindrada – bueno, 999 centímetros cúbicos rápidamente evolucionados a 1.2 litros – la primera versión del motor Harley-Davidson Panhead daba casi 50 CV a 4.800 revoluciones por minuto con su funcionamiento en cuatro tiempos y un comportamiento más suave, limpio y silencioso que el de sus antecesores. Todo ello con un par del cual desgraciadamente no hemos podido determinar una cifra fiable y exacta, aunque sí es público y notorio que el cambio disfrutaba de tres marchas. De esta manera es fácil imaginar una marcha calmada pero sosegada y sobrada de potencia en los momentos necesarios. Justo la personalidad más canónica entre todos los diferentes tipos de motocicletas creadas por la empresa americana. Algo que hace de la Harley-Davidson Panhead de 1948 todo un hito para los aficionados.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.