Moto del día: Honda CR 125 Elsinore

Moto del día: Honda CR 125 Elsinore

Diseñada a espaldas de la directiva, esta motocicleta fue clave en la popularización masiva del Motocross


Tiempo de lectura: 5 min.

Para seguir la pista a los inicios del Motocross debemos atender a no pocas variables que empiezan a entrelazarse allá por los años cincuenta. No obstante, las coordenadas de su definitiva popularización a nivel mundial están bastante más claras. Y es que, al fin y al cabo, pocos dudan sobre cómo la explosión definitiva del Motocross se vivió en el Estados Unidos de 1974. Un tiempo y un país donde la Honda CR 125 Elsinore puso al alcance de los jóvenes entusiastas la posibilidad de practicar el deporte a motor de moda, mezclando su buen precio de acceso con unas prestaciones adecuadas para su cuidado y reducido peso. No en vano, esta montura japonesa se vendió por decenas de miles, popularizando al Motocross como ninguna otra motocicleta lo hiciera en su época.

Pero vayamos por partes. Para empezar, lo cierto es que los Estados Unidos siempre han contando con una más que diversa tradición de carreras motociclistas sobre tierra. En ese sentido, desde las Flat Track sobre circuitos ovalados hasta las extensas carreras del desierto disputadas en Texas o California el rodar sobre tierra encuentra múltiples y variadas especialidades en aquel país. Algo de lo que han participado marcas como Harley-Davidson o Indian desde comienzos del siglo XX, viéndose desbancadas a mediados de los años sesenta debido a la aparición de los fabricantes japoneses a pesar de las medidas proteccionistas aprobadas por la administración federal.

Además, junto con las europeas Bultaco o Husqvarna, tanto Suzuki como Yamaha o Kawasaki empezaban a contar con opciones asequibles de cara a la práctica del Motocross a finales de los años sesenta. Así las cosas, aquellas motocicletas fueron haciéndose un hueco cada vez mayor en el mercado norteamericano, beneficiándose de la progresiva afición al Motocross impulsada desde las Islas Británicas. Un proceso que acabó por estallar en 1973, cuando Jim Pomeroy ganó el GP de España convirtiéndose así en el primer estadounidense ganador de una prueba en el Mundial de Motocross. Todo una inspiración para miles de jóvenes, quienes a partir de ese momento se abalanzaron sobre los concesionarios en busca de motocicletas como la Honda CR125 Elsinore de 1974.

honda cr125 elsinore (3)

Aunque Soichiro Honda llegó a proclamar que su marca nunca haría motores de dos tiempos, cuando un grupo de ingenieros le presentó el fruto del trabajo que habían hecho a escondidas al fundador le pareció interesante probarlo de forma camuflada en diversas carreras

Honda CR 125 Elsinore, de los cuatro a los dos tiempos

El fulgurante ascenso de Honda se fraguó sobre motores de cuatro tiempos. De hecho, esta tecnología funcionó tan bien en la marca durante los años sesenta que el propio Soichiro Honda anunció que ésta nunca fabricaría motores de dos tiempos. Sin embargo, lo cierto es que el mercado manda. Por ello, cuando a finales de los años sesenta las motocicletas camperas de dos tiempos resultaban dominantes, en Honda empezaron a preocuparse. Eso sí, no los directivos que arropaban al fundador, sino un pequeño grupo de ingenieros que empezó a desarrollar su propio motor de dos tiempos a espaldas de la propia empresa.

Así las cosas, hacia 1970 estos desvelaron al fin lo que habían estado tramando en secreto. Y vaya, el resultado no fue del todo negativo, ya que el propio señor Honda accedió a probar en carreras aquel propulsor a fin de ver sus capacidades. Llegados a este punto, en 1971 Honda empezó a probar el motor disfrazado. Todo ello con la intención de que sus competidores no conocieron la existencia del proyecto. No obstante, para 1972 el proyecto al fin se hacía público cosechando además diversas victorias. Honda había diseñado un motor de dos tiempos y, además, parecía funcionar a las mil maravillas.

De esta manera, en 1973 se dio luz verdes a la producción de las nuevas Honda Elsinore, empezando por las de cuarto de litro mientras que las de octavo tuvieron que esperar hasta el año siguiente. Además, éstas no sólo contaban con el motor de dos tiempos como gran novedad, sino que también tenían en cuenta la creciente preocupación por el peso dada en las monturas de Motocross, montándose sobre chasis ligeros que ponían la báscula por debajo de los 100 kilos al igual que las Pursang MK5 y MK6 o las Husqvarna con bastidores de cromo molibdeno y magnesio. Es más, la Honda CR 125 Elsinore pesaba tan sólo 70 kilos.

honda cr125 elsinore (2)

Ligera, sencilla, manejable y muy divertida. Con aquellas características esta montura se convirtió en la motocicleta de Motocross más popular en los Estados Unidos justo en el momento en el que esta especialidad se alzó como el deporte a motor de moda en aquel país

Gracias a ello y su monocilíndrico de dos tiempos con 22 CV, la Honda CR 125 Elsinore se convirtió en todo un éxito de ventas desde el mismo momento de su lanzamiento. De hecho, posiblemente sea la motocicleta que más tuvo que ver con la popularización definitiva del Motocross en los Estados Unidos, ya que ponía al acceso de los pilotos más jóvenes y advenedizos una montura de manejo sencillo con la que emular a todos los ases del manillar a los cuales Jim Pomeroy diera el relevo. En fin, otra muestra más de lo importante que es para toda empresa automotriz contar con ingenieros audaces e inteligentes que, llegado el caso, se atrevan a cuestionar el rumbo marcado por la directiva.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea