Moto del día: Honda RC142

Moto del día: Honda RC142

Con esta montura, Honda se estrenó en lo más alto del motociclismo deportivo mundial gracias a su desembarco en la Isla de Man


Tiempo de lectura: 4 min.

Al igual que en todo lo demás, en el motociclismo acaban imperando los gustos personales y subjetividades de cada uno. Sin embargo, existen parámetros objetivos para medir el desarrollo tecnológico y mercantil de cada empresa. En ese sentido, no hay duda acerca de la enorme versatilidad e ingenio de Honda. Una marca que en 1955 ya lideraba el mercado japonés gracias a sus motocicletas urbanas, estrenándose en 1959 dentro del campeonato mundial de velocidad gracias a la Honda RC142. Todo ello sin olvidar su entrada al automovilismo, llegando a la F1 en 1964 con el mítico monoplaza RA271.

Así las cosas, pocas empresas dedicadas al motor podían presumir de tanta variedad – dos y cuatro ruedas, populares y competición – en aquel momento. Más aún si tenemos en cuenta los orígenes de este gigante, fraguado en la dura postguerra nipona comercializando pequeños motores para su instalación en bicicletas. No obstante, la determinación de Soichiro Honda espoleó la marcha de su empresa hasta límites insospechados. De hecho, la existencia de la Honda RC142 no se entiende sin la famosa carta abierta dirigida a sus trabajadores en 1954.

“ Anuncio mi determinación, y doy mi palabra que pondré todo mi corazón y toda mi alma, aplicando toda mi creatividad y habilidades, en vencer en el Tourist Trophy de la Isla de Man “. Una potente declaración de intenciones que no sólo obedecía a factores de orgullo o devoción por las carreras. Lejos de ello, el plan de Honda resultaba mucho más apegado a la realidad de lo que pudiera parecer, ya que una vez más pretendía usar las carreras como arma publicitaria. Al fin y al cabo, mientras en los cincuenta las motocicletas japonesas eran prácticamente desconocidas, para los sesenta lideraban las ventas en el Reino Unido arrinconando a los fabricantes locales. ¿Qué papel jugó en esto la Honda RC142?

Además de propiciar su desembarco en lo más alto del motociclismo deportivo mundial, con esta moto y sus éxitos en el TT de la Isla de Man Honda preparó su llegada al mercado británico

Honda RC142, la competición al servicio de las ventas

A mediados de los cincuenta el desarrollo tecnológico de Honda crecía tan rápido como sus ventas. De esta manera, era lógico que para comienzos de la siguiente década desembarcase en el mercado occidental desafiando a las asentadas e históricas marcas anglosajonas. No obstante, había un problema. Y es que, al fin y al cabo, nadie en occidente tenía motivos reales para confiar en los productos de Honda. Algo que Soichiro Honda resolvió con un golpe de efecto realmente audaz: destacar en el Tourist Trophy. La carrera más seguida y admirada por los aficionados británicos.

Objetivo que logró gracias a la Honda RC142. Una motocicleta creada desde cero para la competición con 87 kilos y un motor de 125 cm3, cuatro tiempos y 18 CV a 13.000 revoluciones por minuto. Presentada al mundo en el TT de 1959, fue la primera montura nipona en llegar a un gran premio del campeonato mundial. Además, su estreno resultó bastante efectivo ya que de los cinco pilotos cuatro consiguieron acabar. Quedando en sexta, séptima, octava y décima posición en la categoría. Todo ello coronado con el título al mejor constructor.

Justo el punto al cual quería llegar Honda, introduciendo así su marca en el Reino Unido de la mejor manera posible. Por ello, esta carrera no sólo se tiene como el punto de arranque en la historia de Honda en el campeonato mundial, sino también como su desembarco en el mercado británico iniciando una acertada campaña con la que logró años después vender de forma masiva. Más aún si tenemos en cuenta cómo tan sólo dos años después, en 1961, la marca conseguía sus dos primeros títulos mundiales al vencer en las categorías de 125 cm3 y 250 cm3.

honda rc142 (5)

En su desarrollo nada fue dejado al azar, necesitándose de hasta cinco años para crear esta motocicleta con la que Honda puso la primera piedra de lo que hoy en día significa en el mundo de las careras

Éxitos cuyo primer paso fue la Honda RC142, de la cual se aprendieron lecciones mejorando la rigidez del cuadro y, especialmente, la calidad de los frenos. Con estos problemas resueltos, las evoluciones de esta motocicleta no tardaron en cumplir el objetivo de Soichiro Honda, llegando a ganar en las categorías de 125 cm3 y 250 cm3 del TT en 1961 con Mike Hailwood como piloto. Quince años después el Tourist Trophy de la Isla de Man fue sacado del calendario del mundial para ser sustituido por el GP de Reino Unido tras las quejas de pilotos y equipos que veían un alto grado de riesgo en correr por carreteras en vez de circuito. No obstante, los ecos de Honda y su RC142 aún siguen resonando por el mítico trazado insular.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.