Moto del día: Honda CTX 1300

Moto del día: Honda CTX 1300

Una Pan European convertida en bagger de estética muy a la americana


Tiempo de lectura: 4 min.

Un año después de que fuese dada a conocer la Honda CTX 700, la marca japonesa quiso seguir explorando el concepto de modelos bagger poco tradicionales en estética lanzando su hermana mayor, la Honda CTX 1300. Mismo planteamiento pero aderezado con un motor el doble de potente, y en el que el confort de marcha y la comodidad estaban a niveles casi tan elevados como en el de las míticas Honda Gold Wing.

Podemos considerar la CTX 1300, como la continuación de los trazos creados con la preciosa (para mi) pero poco exitosa Honda DN-01. Un diseño que mantuvo la CTX pequeña, heredó también la Gold Wing y por supuesto, el modelo que hoy nos ocupa y que fue dado a conocer en el Salón de Milán de 2013 y puesta a la venta un año después. Aunque lo cierto es que estuvo poco tiempo a la venta, pues estaba quizás más pensado para el mercado americano (y sus gustos) que para el europeo.

El corazón de la CTX (que recordemos el significado de sus siglas: Comforttechnology y eXperience)es un viejo conocido: nada menos que el V4 a 90º de la Honda ST 1300 Pan European. Pero los japoneses no se limitaron a trasladar el grupo propulsor de un modelo a otro. Fieles a su forma de trabajar, retocaron el motor para que encajase con la filosofía del nuevo modelo. Esto incluyó un rebaje de potencia (desde los más de 110 CV de la Pan European, a los 85 CV declarados en la CTX), un mayor par a bajo y medio régimen, todavía menos vibraciones y un consumo austero, que estaba declarado por debajo de los seis litros.

Honda CTX 1300 03

Si algo caracteriza a esta moto es por su pegada. Son 106 Nm a 4.500 vueltas, pero con una pegada ya contundente antes de llegar a las 2.000 RPM. Incluía de serie control de tracción, y una caja de cambios de solamente 5 velocidades, de recorridos largos y un poco tosca, que casi se podría considerar monomarcha gracias al comportamiento del motor. Como os imagináis, la transmisión final era por cardán, muy bien disimulado y además poco reactivo ante reducciones “demasiado optimistas”. Es decir, que no te replicaba con tirones o rebotes a no ser que fueses demasiado bestia,

Un nuevo chasis de doble cuna, en acero y con el tubo inferior separado sujetaba el V4. Baja y larga, como buena bagger, su distancia entre ejes se disparaba hasta nada menos que los 1.645 mm, que es solo un poco menos que la Gold Wing. El asiento, a 735 mm del suelo, permitía que apoyases los dos pies con comodidad. Y lo cierto es que en ocasiones era necesario, porque a pesar del bajo centro de gravedad, en ciudad no era la moto más ágil del mundo: 338 kg en orden de marcha.

Honda CTX 1300 04

El resto de la parte de ciclo era sencilla pero resolutiva: una horquilla invertida de 43 mm, un doble amortiguador trasero regulable en precarga y anclado a un basculante de aluminio, un doble disco delantero de 310 mm y otro trasero de 316 mm con frenada combinada C-ABS, y ruedas acordes al tamaño de la Honda CTX 1300: 130/70 R16 y 200/50 R17. En el depósito cabían casi 20 litros, lo que le daba una autonomía de más de 300 km.

La carrocería es tremendamente particular y reconocible. Venía con sendas maletas de serie, un cuadro de instrumentos mixto analógico-digital (manejado desde el depósito), sistema de audio con dos altavoces (iPod, MP3, smartphone, bluetooth), retrovisores integrados, pantalla baja (como buena bagger), puños y asiento calefactables, una óptica delantera de grandes dimensiones, etc. Asiento muy cómodo con apoyo lumbar para el piloto, un poco menos para el pasajero y un doble escape (uno por bancada) en el que el recorrido de los colectores atraía la mirada en su vista lateral.

Honda CTX 1300 02

Con un precio de 18.699 euros allá por 2014, no era una moto barata (aunque hoy casi parece que sí). Pero su precio era acorde a la tecnología que equipaba, sus acabados y su orientación. Teniendo en cuenta las pocas que se vendieron, de segunda mano hay todavía menos y no esperes desembolsar por una menos de 10.000 euros. Eso sí, es una moto a la que con 200.000 km, podrás decir que has terminado el rodaje.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Honda CTX 1300 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.