Moto del día: Honda Dylan 125

Moto del día: Honda Dylan 125

Pequeña, pero matona


Tiempo de lectura: 4 min.

La Honda Dylan 125 quizá no sea uno de los productos más recordados y aclamados del fabricante japonés, pero en la vida a veces pasan estas cosas. Me vienen a la cabeza algunas guerras donde las medallas y la fama se las llevan los generales, aunque en verdad las ganaran los soldados.

En Honda pasa un poco lo mismo: los méritos van para los modelos más deseados y tope de gama, aunque en mi opinión es la línea de productos económicos y commuters, pensados para poner en movimiento a la gente de a pie con buena calidad y bajo coste, lo que hace de Honda un fabricante tan grande.

Hablo de Honda y me viene a la cabeza las CBR, las Africa Twin, las VFR, la Goldwing, pero los grandes éxitos del fabricante muchas veces han sido motos más modestas como las CBF de baja cilindrada, la Scoopy 125 o la mítica Super Cub (el automóvil más producido de la historia) y todas sus derivaciones.

Honda Dylan 125 4

La Honda Dylan apela a todo ese legado. Estamos ante una commuter de libro, una moto 100 % orientada en desplazamientos de rutina, en llevarnos de A hasta B en nuestro día a día lo mejor y más barato posible. Y realmente lo hace estupendamente, aunque luego a nivel estético y pasional flojee un poco bastante. Es de esas motos que no te llegarán al corazón, pero que le encantarán a tu cartera.

Se comenzó a vender en 2003 a un precio verdaderamente rompedor, ya que por poco más de 2.000 euros tenías toda una Honda, y ya sabes lo que se dice: Honda + 4T + monocilíndrica = indestructible. A cambio te llevabas una moto un poco básica, pero que tiraba bien, y con todo lo necesario para hacer frente al día a día por tu ciudad y periferia.

El motor de 125 cc es muy andarín, ya que gracias a la refrigeración líquida llega hasta los 13 CV de potencia a 9.000 vueltas. Es la misma unidad que se empleaba en otros scooters coetáneos de Honda por aquel entonces como la Scoopy 125.

Los 13 CV unidos a los 120 kilitos que pesaba el conjunto le otorgaba a la Honda Dylan muy buen reprís desde parado, el cual se iba diluyendo poco a poco a medida que aumentaba la velocidad. La punta se situaba entre 100 y 110 km/h, por lo que también se atrevía con autovías urbanas y vías de circunvalación sin mayores problemas.

Por aquel entonces sistemas como la inyección electrónica de combustible o los frenos ABS eran un imposible en motos de 125 de corte urbano. Aun así, pese a contar con un vetusto carburador, el consumo era verdaderamente parco y a penas te pedía 3 litros cada 100 km. Por otro lado, contaba con frenada combinada antes de ser obligatoria, que no es como el sistema de antibloqueo, pero nos hace el apaño.

En cuanto a agilidad, con sus llantas de 13 pulgadas en ambos ejes estaba a caballo entre los scooters de rueda alta, como la ya mencionada Honda SH 125 o la Piaggio Liberty y los scooters más diminutos, normalmente de 49 cc y con ruedas de 10 pulgadas. Esto la permitía salir a vías de circunvalación y carreteras con ciertas garantías y estabilidad.

Honda Dylan 125 5

A nivel de capacidad de carga es donde patinaba un poco. Debajo del asiento apenas hay espacio para un solo casco, no es un hueco especialmente grande. Pero es que además carece del suelo plano que sí tienen otras motos de corte urbano y que resulta muy útil para colocar bolsas o algún bulto en el centro, entre tus piernas.

De la Honda Dylan también hubo una versión con motor de 150 cm3 y por ende algo más de reprís. Esta estaba pensada para otros mercados donde el tope de cilindrada para las motos pequeñas se sitúa en esta cifra. Es por eso que a España nunca la trajeron A España también llegó, pero no tuvo mucho éxito ya que la gente con carné de moto “grande” normalmente se declinaba por otras opciones más potentes, al tener esa posibilidad disponible.

Si estás buscando una moto eminentemente urbana para tus desplazamientos de rutina por poco dinero, la Honda Dylan puede ser una buena opción. Se encuentran de segunda mano desde 800 euros las unidades más maltratadas hasta unos 1.200 o así las que están en buen estado de conservación.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Honda Dylan con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

7
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
José Enrique
Invitado
José Enrique

Hola buenas mi honda Dylan la compre de segunda mano y e visto q tiene depósito anticongelante pero q yo sepa nunca se le a hechado, q hago le hecho o no

Javier Costas
Suscriptor

Si llevas el depósito de anticongelante vacío no esperes que el motor dure mucho. A ver si vas a tener una fuga en el propio depósito, un manguito o el radiador…

Gustavo Higón
Invitado
Gustavo Higón

Creo que las 150cc tuvieron su razón de ser en Italia, como dice cacho_perro, pero no por temas fiscales sino porque allí las 125 no podían ir por autopista / autovía. Aunque hablo de memoria y me puedo equivocar.

Un saludo.

Javier Costas
Suscriptor

Es correcto. Por lo visto eso lo cambiaron el 2019, con 125 cc ya puedes ir por autopistas, pero si el conductor es mayor de edad. Ahora el mínimo está en 120 cc:

https://www.leggo.it/italia/cronache/autostrada_scooter_ultime_notizie_oggi-4488833.html

La limitación previa decía así (Codice della strada art 175.2): “È vietata la circolazione dei seguenti veicoli sulle autostrade e sulle strade di cui al comma 1:

a) velocipedi, ciclomotori, motocicli di cilindrata inferiore a 150 cc se a motore termico e motocarrozzette di cilindrata inferiore a 250 cc se a motore termico”

Javier
Invitado
Javier

Hola Gonzalo, buena entrada !! La Dylan nunca pasará a la historia. Es la moto de mi mujer desde el 2006. La compramos porque le habían robado en la ciudad condal una SH prácticamente nueva y pensé que una Dylan no se la robarían. Nos costó 2.300€ cuando la SH costaba entonces 3.000€, y prácticamente es la misma moto. Es cierto que la Dylan tiene muy poco carisma, es muy anodina, pero es práctica y después de 70.000 km. de ciudad no ha tenido ninguna avería, únicamente funde de vez en cuando la bombilla de freno trasero. Tiene una fiabilidad… Leer más »

cacho_perro
Invitado
cacho_perro

Buenas, Una precisión: la versión de 150 sí se trajo a España y de hecho fue mi motillo de trote durante muchos años… hubo además otras 150 contemporáneas que también se vendieron (Yamaha, Suzuki y Piaggio por ejemplo). Si no mal recuerdo, esa cilindrada se sacó por temas fiscales en el mercado de Italia… otra cosa es que las ventas fueran un tanto testimoniales como es de suponer… La recuerdo con cariño pero tampoco era para tirar cohetes: la carrocería normalita y endeble con efectivamente poca capacidad de carga, la estabilidad cuestionable (centro de gravedad alto, se movía mucho a… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez