Moto del día: Hyosung GTR 250

Moto del día: Hyosung GTR 250

La opción Low Cost


Tiempo de lectura: 5 min.

No descubriré la pólvora si os digo que una buena opción para aprender en el mundo de las motos son las cilindradas bajas, de hecho, ya lo he mencionado aquí en mas de una ocasión. Muchos usuarios, sobre todo desde la implantación del carnet A2 en el año 2009, deciden empezar o dar el salto -tras haber tenido una 125 cc con el B convalidado-, con una moto de una cilindrada entorno a 250-400 cc; esto es algo que a las marcas no les ha pasado desapercibido.

Solo hay que mirar el catálogo de cualquier marca para darnos cuenta de que la multitud de opciones en estas cilindradas ha aumentado respecto al catálogo que teníamos hace una década. Centrándonos en las motos de corte y estética deportiva actuales, y para que nos sirva de ejemplo, tenemos multitud de modelos, como la Yamaha R3 (321 cc), la Kawasaki Ninja 400 (399 cc), la KTM RC 390 (372,3 cc) o la Honda CBR 500 (471 cc), entre algunas otras.

Todas estas motos, si nos vamos 10 o 12 años atrás, no podremos verlas en el catálogo de ninguna de las marcas que mencionábamos; pero resulta curioso que una pequeña marca coreana llamada Hyosung tenía una opción -que extrañamente ahora está descatalogada- para todos aquellos que no se atrevían/atrevíamos a empezar con una rabiosa 600 limitada, la Hyosung GTR 250.

Hyosung GTR 250 1

“¿Una Hyosung?” Quitémonos los prejuicios de encima, por que estamos hablando de un producto redondo que si bien no está a la altura de las mencionadas anteriormente, juega con la baza a su favor de tener un precio de risa en el mercado de ocasión.

Salió a la venta en el año 2005 a un precio de unos 3.800 euros y se basaba en el modelo naked que salió a la venta un tiempo antes, la Comet 250. De hecho, era prácticamente la misma moto, en la que se cambiaba el manillar por unos semimanillares y se añadía un carenado completo y un segundo disco de freno para mejora la frenada. Su motor era el mismo bicilíndrico en V a 75º de 250 cc, DOHC con refrigeración mixta aire-aceite, que rendía 28 CV con 22,6 Nm a 8.000 RPM alimentados por dos carburadores Mikuni de 30 mm, aunque a partir de 2009 se vendió con inyección electrónica.

Su parte ciclo se basaba en un chasis sencillo de doble cuna de acero, unido por un monoamortiguador trasero a un basculante de sección rectangular también de acero. De la suspensión delantera se encargaba una horquilla invertida con barras de 41 mm con 120mm de recorrido. La frenada estaba encargada a dos discos de 300 mm en la parte delantera mordidos por pinzas de doble pistón y un disco en la rueda trasera de 230 mm mordido también por una pinza de doble pistón. Los neumáticos tienen un tamaño de de 110/70 en la rueda delantera y de 150/70 para la trasera, en llanta de 17”. El peso es de 171kg.

Hyosung GTR 250 3

El comportamiento general de la moto es bastante bueno. No podríamos considerarla una pequeña deportiva por las características de su motor y parte ciclo, ya que es una moto aparente que nos sirve para adaptarnos al peso y volumen de una moto grande, para más adelante poder dar el salto a una cilindrada mayor, pero que nos permite rodar sin problemas dentro de los límites legales y darnos alguna alegría estirando su motor a una punta de casi 160 km/h.

Cierto es que la moto mejoraba mucho en sensaciones tras el primer cambio de neumáticos, ya que los que venían de serie de marca Shinko hacían que el cambio de apoyos no fuese muy afortunado. La frenada es buena, superior a las pretensiones que tenía el modelo, aunque cuesta acostumbrarse al tacto para dosificarla, al igual que a encontrar el punto muerto de su cambio de cinco velocidades.

Su talón de Aquiles es su embrague, mas bien el mecanismo que lo acciona, ya que tiene una tendencia inusual a endurecerse y a hacer que tengamos que estar engrasándolo mas de lo habitual o teniendo que cambiar prematuramente su conjunto de cable y guía. En cuanto a fiabilidad, si el motor se cuida no es problemático, la mayor parte de sus fallos tienen origen eléctrico, sobre todo en los primeros modelos de inyección y son bastante económicos de solucionar.

Hyosung GTR 250 4

La estética del modelo era bastante afortunada para mi gusto, con un carenado de formas angulosas que le daban un carácter de moto mucho mayor, de hecho, costaba bastante diferenciarla de su hermana GT 650R si obviábamos las pegatinas de la decoración.

El cuadro tenía la instrumentación mixta analógico-digital, siendo el tacómetro de aguja, y el velocímetro, cuentakilómetros, parciales e indicador de nivel de combustible (no muy fiable) se observaban a través de una pantalla digital monocromática con retroiluminación verde. El faro delantero también caracteriza al modelo, ya que es un faro central alargado, muy al estilo de alguna de las Ducatis del 2000, pero que tenía una luz bastante pobre que mejora al usar unas lámparas de mayor calidad.

Si aún te queda algún prejuicio después de leer esto, echa un vistazo al mercado de segunda mano, donde verás algunas unidades con un precio por debajo de los 1.000 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Mi primera moto fue una Comet 250 naked comprada a comienzos del 2005, por aquel entonces era mi único vehículo y el primer año realicé con ella casi 27.000 km, ojala hoy en día pudiera rodar tanto, exceptuando un cable de embrague, 0 problemas, e incluso realizaba viajes con ella, casi al mismo tiempo mi amigo Ángel se compró otra y la realizó más de 100.000 km en los años que la tuvo, fue publicado en el objetivo 100.000 de la revista La Moto, eso sí cuando yo me la compré no estaba disponible la GTR todavía, y la primera… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.