Moto del día: JJ Cobas K100

Moto del día: JJ Cobas K100

Amparada por la propia BMW, esta motocicleta fue uno de los primeros hitos en la historia de la marca


Tiempo de lectura: 4 min.

A comienzos de los ochenta el diseñador Antonio Cobas empezaba su mejor década con la elaboración de proyectos para el mundial de cuarto de litro como la TR1 250, lo cual va simultaneando con el soporte dado a Sito Pons en el salto al medio litro y la preparación de los títulos mundiales cosechados en 1988 y 1989 en los 250 centímetros cúbicos. No obstante, su particular e innovadora forma de concebir los chasis le da alas para la creación de JJ Cobas. Una pequeña marca cuasi artesanal enfocada a la creación de motocicletas de primerísimo nivel. No obstante, esto se ha de enfrentar al mismo problema también vivido por multitud de fabricantes y preparadores independientes. La falta de un motor propio. Así las cosas, BMW aparece en escena para sumar factores y poder crear así la JJ Cobas K100.

De todos modos, lo mejor será empezar por el principio. Por ello nos vamos a ir hasta 1983. Año en el que JJ Cobas comienza a dar sus primeros pasos con la idea de crear tanto una motocicleta para el mundial de cuarto de litro como otra para las series del Prototipo F-1 en las Motociclismo Series. Respecto a lo primero, todo acabó cuajando con la TR1 destinada a los piloto-cliente, la cual se vendía sin motor. Pero en lo referido a la segundo el asunto fue más lejos, ya que al ser una montura enfocada al mundo de la resistencia JJ Cobas decidió recurrir al propulsor de la BMW K100.

Ahora, ¿sería esto una iniciativa aislada o contaría con el apoyo, o al menos el interés, de la casa bávara? Pues bien, dado el buen nivel de la propuesta ésta consiguió llamar la atención del gigante automotriz, por lo que para 1983 el ingeniero Eduard Giró comenzó a trabajar en la adaptación del motor con el soporte explícito de BMW. De esta forma, modificó los pasos de culata, dispuso unos nuevos ejes de levas y cambió el diseño de los grupos cónicos para poder adaptarlos a diferentes circuitos. Sumando todo ello se lograron casi 120 CV a 9.500 revoluciones por minuto, siempre además manteniendo la excelente resistencia del motor de la BMW K100. Llegados a este punto, la JJ Cobas K100 ya tenía el propulsor adecuado para sus metas.

La calidad del proyecto llamó la atención de la propia BMW, responsable de amparar el desarrollo de la mecánica tanto en la versión inicial como en las evoluciones del modelo

JJ Cobas K100, el acento puesto en el bastidor

Más allá del motor bendecido por la propia BMW, lo más interesante de la JJ Cobas K100 es sin duda su chasis. Obra de Antonio Cobas, con él se quiso llegar a conciliar el carácter de competición con la mayor manejabilidad posible. Con ello en mente, se fraguó una estructura multitubular en acero adecuado a la particular geometría del propulsor que se empleó.

En lo referido a las suspensiones, delante se optó por una horquilla con funcionamiento hidráulico mientras que detrás se montó un sistema con flexibilidad variable estudiado – aquello fue una innovación en el momento – por ordenador al igual que se hizo con la TR1. Además, la forma en la que se instaló la rueda trasera preveía que pudiera ser retirada y sustituida con la mayor brevedad. Todo un detalle para el ámbito de las carreras.

No obstante, su estreno en las 24 Horas de Montjuïc de 1984 contempló el abandono debido a un fallo importante en el novedoso sistema de inyección electrónica. Apenas usado anteriormente en competición, necesitando de una severa puesta a punto para la temporada siguiente contando con el apoyo de la propia BMW.

jj cobas kr100 (2)

Siendo una Cobas el chasis recibió un tratamiento excepcional, evolucionando de cara a nuevas temporadas junto a la puesta a punto de la inyección en el motor

Además, aprovechando la puesta a punto del motor Antonio Cobas rediseña el chasis de la JJ Cobas K100 centrándose en mejorar el sistema de cardán. Algo que se une a una mejor refrigeración pero, sobretodo, al hecho de que la joven JJ Cobas fue capaz de entrar con fuerza en el sector de la competición llegando a contar con el apoyo explícito de la propia BMW. Técnicamente puntera, aunque reticente a entrar en según qué competiciones desde hace décadas. Quizás por ello se fijaron en una posible relación comercial con Honda, lo cual finalmente no acabó por cuajar. Fuera como fuese, lo cierto es que la JJ Cobas K100 fue un estreno espectacular.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.