Moto del día: Kawasaki A7 SS Avenger

Moto del día: Kawasaki A7 SS Avenger

Con esta scrambler Kawasaki daba uno de sus primeros pasos en el mundo del motociclismo


Tiempo de lectura: 4 min.

Aunque la Kawasaki A7 Avenger pueda ser una motocicleta más que interesante para los aficionados a las creaciones niponas sobre dos ruedas, lo cierto es que se trata de una gota en el océano industrial de Kawasaki Heavy Industries. Fundada en 1896, su plantilla sumaba más de 30.000 empleados el pasado 2008. De esta manera, es capaz de desarrollar material aeronáutico, aeroespacial, ferroviario, naval y por supuesto motociclista. Una amplísima gama de transportes donde las motocicletas hicieron su aparición en los años sesenta tras haber fabricado barcos de vapor y material de guerra en tiempos anteriores.

Así las cosas, en 1961 Kawasaki mostró la 125 B7 como la pionera en una nueva vía de negocio que empezó dando soluciones de movilidad urbana para acabar en modelos cuya sola mención evoca las páginas más potentes del motociclismo mundial. No obstante, a decir verdad esta senda iniciática en el mundo de las dos ruedas no vino de la nada. Queriendo no dar un paso en falso que comprometiera su prestigio en otros sectores, Kawasaki basó sus primeros diseños en el saber hacer de Meguro. Una histórica marca japonesa fundada en 1937 por un mecánico que años antes había ganado fama haciendo copias del motor V-Twin de Harley-Davidson.

Sólo superada por Honda a finales de los cincuenta, su ingeniería llamó la atención de Kawasaki. Fruto de esta unión entre diseño y logística, Meguro fue finalmente absorbida por el gigante industrial en 1964, momento a partir del cual todos sus diseños se pueden considerar realmente propios. Característica relativa a la Kawasaki A7 Avenger. Un modelo presentado en 1967 con el mercado anglosajón en la mirilla, armándose para ello de una buena versatilidad de usos y un motor bicilíndrico de dos tiempos con 350 cm3 capaz de dar 42CV a 8.000 rpm. Todo ello para entregar una velocidad punta de entre 160 y 170 km / hora.

kawasaki a7 avenger (1)

Cuando en los sesenta Kawasaki decidió lanzarse a la fabricación de motocicletas tras décadas de experiencia en aviones, trenes y barcos confió en una empresa ya existente a la cual acabó absorbiendo en 1964

Kawasaki A7 Avenger, una buena base para variantes deportivas

Dado que la Kawasaki A7 Avenger contó no sólo con un motor potente y alegre en vueltas en relación con las monturas de su mismo estilo, resultaba una buena base para cualquier variante deportiva si además se le sumaba su versatilidad de usos en la que destacaban ciertas cualidades fuera del asfalto. Por ello fue usada ampliamente en los Estados Unidos – aún de origen nipón la Avenger se hizo con ese mercado en mente – como punto de partida para preparaciones scrambler.

Motocicletas con cualidades para su manejo en pistas de tierra, primero popularizadas por las modificaciones hechas por los propios usuarios para luego ser servidas como tal por las marcas. Quienes habían visto el nicho de mercado desde finales de los cincuenta, siendo un público joven con gusto por la deportividad pero también necesidad de usar la moto en el día a día el sujeto más referencial para las scrambler.

De hecho, todo esto ganó una gran popularidad según crecía el número de carreras no profesionales disputadas en el desierto de California. Uno de los lugares donde más y mejor se perfilaron las scrambler, siendo muchas de ellas motocicletas de origen británico como la Triumph TR6 Trophy. En base a todo esto, la Kawasaki A7 Avenger tuvo su propia versión scrambler. Precisamente la que ilustra estas líneas. Conocida como A7SS y actualmente bastante valorada entre los coleccionistas del modelo.

kawasaki a7 avenger (5)

La Avenger contó con la versión A7 SS para satisfacer la demanda de aquellos que veían en ella una interesante scrambler para correr libremente por pistas de tierra con todo tipo de obstáculos

Reconocible por sus modificaciones en los tubos de escape – con salida alta y cubierto por paneles de escudo térmico – la Kawasaki A7 Avenger adaptada a scrambler en su versión A7SS también contó con el sistema de lubricación Injectolube. Desarrollado a partir de la experiencia adquirida en las carreras, dando testimonio del buen nivel tecnológico adquirido por la empresa japonesa desde el primer momento en que decidió aventurarse al mundo del motociclismo. Al fin y al cabo, una marca que había sido capaz de desarrollar cazas de combate no podía permitirse tirar el nivel por los suelos al comenzar con un nuevo negocio.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea