Moto del día: Kawasaki Z 1300

Moto del día: Kawasaki Z 1300

Con un icónico motor de seis cilindros en línea


Tiempo de lectura: 5 min.

Aunque las motocicletas de seis cilindros en línea en la actualidad sigan siendo extraordinariamente escasas, como el caso de modelos como la BMW K 1600 GT, en los locos años 70 se crearon algunos modelos que funcionaron como punta de lanza de los catálogos de varias marcas. Algunos ya los hemos tratado por aquí, como la Benelli 750 Sei, o la Honda CBX 1000, pero nos quedan algunos otros como nuestra protagonista de hoy, la Kawasaki KZ 1300 o Z 1300.

Aunque nació casi a la par que la Honda CBX 1000 en 1978, esta Kawasaki fue lanzada unos meses después, y aunque no podemos decir que fuese creada para rivalizar directamente con la primera, una moto que quería ser un modelo prestacional de aspiraciones deportivas, si que es cierto que se convirtió en una indiscutible rival que intentaba por otro lado acercarse al target de los moteros de larga distancia.

Para ello se creó una moto cómoda, larga, ancha y con capacidad para albergar equipaje gracias a unas maletas opcionales que casi todos los usuarios acababan equipando, lo que acabó derivando en una versión denominada Voyager con maletas y un gran parabrisas de serie, que se empezaría a comercializar en 1983 y que arrasaría en mercados como el estadounidense, que con la ventaja de su propulsor de gran cilindrada y refrigeración líquida la hacía una gran opción para competir con las motos de la marca de Milwaukee.

Kawasaki KZ 1300 1

Si hablamos de esta moto tenemos que centrarnos en su propulsor, que como decía, es un seis cilindros en línea refrigerado por líquido y que llega a cubicar 1.286 cc gracias a un diámetro/carrera de 62×71 mm. La alimentación en un principio corría a cargo de tres carburadores con doble difusor de 32 mm del fabricante Mikuni -modelo BSW-, pero a partir de 1983 -Z 1300-6- se utilizó un sistema de inyección electrónica DFI que mejoraba la entrega de potencia y el par.

Con esta arquitectura de motor se consiguió una respuesta de motor lleno a cualquier régimen con una suavidad de funcionamiento intachable. No era un motor explosivo, sino progresivo y con una banda de funcionamiento muy aprovechable, que era capaz de entregar una potencia de 120 CV a tan sólo 8.000 RPM y generar un par máximo disponible de 116 Nm desde 6.000 RPM.

El cambio, como era habitual en la época, tenía cinco relaciones, bien escalonadas, con buena precisión y buen tacto de embrague según los medios de la época. La transmisión final debido a sus pretensiones ruteras se realizaba a través de un sistema cardán que además de requerir menos intervenciones de mantenimiento se antoja más limpio y acorde al planteamiento de la moto.

Kawasaki Z1300 6 1

Kawasaki Z 1300-6

La estética de moto de líneas clásicas con faro rectangular y silueta alargada se presenta con secciones bastante rectas, en las que se puede apreciar de adelante hacia atrás un gran tanque de combustible para albergar 27 litros, un enorme asiento corrido a doble altura, con generoso mullido para las posaderas de piloto y pasajero, y un colín de forma casi rectangular que alberga un piloto trasero de formas cuadradas de generoso tamaño.

El chasis es de tipo doble viga de acero, con tubos de gran sección para soportar el peso del conjunto y la potencia capaz de desarrollar el propulsor. Aún así, el sencillo esquema de bastidor, unas suspensiones orientadas al confort, y un peso de 322 kg con todos los llenos, no la hacían la mejor opción para divertirse en carreteras reviradas, era una moto pensada por y para largos viajes, en los que poder mantener cruceros elevados sin hacer sufrir su mecánica.

El esquema de suspensión consta de una horquilla telescópica convencional -sin posibilidad de ajustes- con 200 mm de recorrido y un tarado firme y suave, que absorbe perfectamente las irregularidades del terreno, pero al que es fácil encontrar los límites en conducción decidida. En el eje posterior se encuentran dos amortiguadores gemelos, que en este caso son ajustables en precarga de muelle para poder ajustarlos dependiendo del uso y peso de la carga.

El sistema de frenado contaba con un equipo de doble disco de 260 mm en el tren anterior, sobre el que actuaban dos pinzas axiales de doble pistón. En el tren posterior se utiliza un disco algo más pequeño que los delanteros -de 250 mm- y una pinza de un pistón. En general, un equipo decente para la época en la que nació el modelo y capaz de frenar con soltura en el uso al que estaba dirigido, pero que al igual que chasis y suspensión, dejaba notar sus carencias si se era impetuoso con el acelerador.

El ancho de los neumáticos, acostumbrados a las medidas actuales y potencia que generaba el modelo, se antojan estrechos en ambos ejes, siendo el delantero de 110/90 en llanta de 18″ y el posterior de 130/90 en llanta de 17″

Pese a que el modelo no fue excesivamente popular en Europa, donde por entonces estábamos acostumbrados a motos mucho más ligeras y manejables, fue muy popular en mercados como el estadounidense, donde no se asustaban de sus más de 300 kg. Unos kilos que una vez en marcha no se notaban demasiado, y que podían ser llevados sin mucho problema por motoristas de casi cualquier talla gracias a la altura de su asiento, que dejaba descansar las posaderas a 810 mm del suelo.

En definitiva, los de Kawasaki aprovecharon la tendencia o moda del momento de crear una moto con un propulsor de seis cilindros, para crear una moto enfocada a un uso que pudiese estar más acorde que el de crear una moto deportiva como habían hecho sus rivales, creando así una cruiser de estupendas prestaciones, capaz de aguantar en el mercado con número interesante de ventas durante un periodo de tiempo de 10 años.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Kawasaki KZ 1300 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!