Menu

Moto del día: Kawasaki ZRX 1100

Cuando el conjunto enamora sobre todas las cosas

Moto del día: Kawasaki ZRX 1100

Como un homenaje a la moto de competición que utilizó Eddie Dawson comienzos de los años 80, así nació la Kawasaki ZRX 1100, lista para rememorar una época donde la compañía ocupaba el puesto más alto del Campeonato AMA de Superbikes (1981 y 1982). Puede que su estética retro fusionada con algunos rasgos estilísticos de finales de los 90 no encandile al primer golpe de vista, pero la ZRX 1100 puede llegar a enamorarte.

Había sido concebida en 1997 como sustituta de la Zephyr 1100. La intención de Kawasaki con esta moto era aportar un diseño fresco y a la vez clásico. El dinamismo de los últimos compases de siglo con la musculatura y fuerza bruta de los 80. Y sus prestaciones tampoco desmerecían: alcanzaba los 230 km/h de velocidad máxima y podía llegar a los 100 km/h desde parado en apenas 3 segundos. Aspectos como la calidad de sus componentes y la puesta a punto habían sido muy cuidados por la marca.

El corazón de esta máquina tomaba como base un bloque carburado de cuatro cilindros y 1.052 cm3. Podía entregar 97 CV de potencia y 94 Nm a la rueda trasera, conectada a la transmisión mediante cadena y una caja de cambios de cinco relaciones. En 2001 recibió una actualización que incrementó la cilindrada hasta los 1.164 cm3, ampliando la curva de par y ofreciendo algo de fuerza y potencia. El nombre evolucionó a Kawasaki ZRX 1200.

Kawasaki ZRX 1100 (1)

El chasis quedaba conformado por tubos de acero, amortiguadores gemelos y un basculante muy elaborado que tiene escrito “retro” por todas partes. En la parte delantera se alojaba una pareja de discos de freno de 310 milímetros combinados con pinzas de seis pistones, mientras que la zaga se conformaba con un solo disco de 250 mm. Era una buena forma de detener con garantías los 247 kilos de masa.

La calidad de construcción estaba fuera de toda duda, como los japoneses ya nos tenían a tener acostumbrados en motos de alta gama. Sin embargo, nadie está exento de defectos. La Kawasaki ZRX 1100 está bien montada y aguanta bien el paso de los años, pero las bajantes del escape se oxidan bastante rápido y el brazo oscilante y de la pinza de freno en la zaga están expuestos a una vida de mugre.

La posición del asiento estaba a medio camino entre las deportivas más extremas y las naked más urbanas. De todas formas, el manillar tubular atornillado se puede cambiar por uno más bajo. Su manejo, aunque lejos de ser rápida en términos absolutos frente a otros modelos como la Suzuki Bandit 1200, era predecible, y el chasis proporcionaba un gran feedback que hacía incrementar tu confianza… pero hasta cierto punto, porque mordía si te pasabas de listo.

Kawasaki ZRX 1100 (3)

La Kawasaki ZRX 1100 es una moto que puedes amar u odiar estéticamente. Pero, con este modelo, realmente no importa. La ZRX 1100 sigue siendo una excelente propuesta deportiva independiente. Tiene unas características sorprendentes ocultas bajo la piel, diseñadas para el deleite de los aficionados. Es una máquina de la vieja escuela, con un gran chasis, un frenado sólido y de gran velocidad que merece estar en nuestra lista de motos con espíritu RACER.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Javier
Invitado
Javier

Hola ! Una auténtica moto con espíritu racer !! No discuto que esa imagen ochentera sea singular, pero a mí me encanta !! En España se vendieron muy poquitas, no sé si por su estética singular, o si era cara o si en esos años estaban de moda otras categorías….pero estaba muy bien hecha. En Francia y en otros países se llenó, junto con la Xjr, y todavía siguen rodando en un estado inmaculado y las cotizan bastante bien. Es una moto a prueba de bombas !!!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.