Moto del día: KTM 690 Supermoto

Moto del día: KTM 690 Supermoto

Supermotard al alcance de todos


Tiempo de lectura: 4 min.

Si te gustan las curvas y los tramos de montaña ratoneros seguro que alguna vez habrás babeado pensando en nuestra protagonista de hoy: la KTM 690 SM. Esta moto es hermana de la KTM 690 Duke III de la que ya hablamos en su día pero, si cabe, es incluso más radical y especializada.

La KTM 690 Supermoto está concebida para devorar curvas como si no hubiera mañana, especialmente las de baja velocidad y ratoneras. Todo en ella se ha diseñado con esa finalidad sin dar ni la menor concesión a conceptos como la ergonomía, el confort, la polivalencia o la practicidad.

La mayoría de componentes son heredados de la KTM Duke, o en su defecto cuentan con ligeras modificaciones sobre esa base. Todo en esta moto es muy agresivo y está llevado al extremo. Si empezamos por el motor, de la unidad LC4 690 ya hemos hablado más veces en estas líneas. En su día era el monocilíndrico de producción más potente de la historia. En realidad son 650 cm3, cuatro válvulas, refrigeración líquida e inyección electrónica. Eroga 65 caballos y cuenta con seis velocidades.

KTM 690 Supermoto 1

Pese a ser un monocilíndrico de alto cubicaje no resulta tosco ni áspero de utilizar, incluso a bajo régimen. Eso sí, su franja de aprovechamiento es bastante estrecha, ya que no destaca por tener unos grandes bajos o medios y casi toda la potencia se encuentra entre las 6.500 y las 7.500 vueltas. Mantener el motor en ese tramo es todo un juego adictivo y uno de los encantos de esta moto, que gracias a sus relaciones de cambio cerradas y perféctamente escalonadas resulta tarea sencilla.

En cuanto a prestaciones, la velocidad punta se queda en unos destacables 186 km/h. Puede parecer poco, pero las supermotard son motos altas con una aerodinámica más bien pobre, y además las marchas son tirando a cortas, por lo que en sexta llegas muy rápido a tocar el limitador. Se pueden hacer cruceros a velocidades elevadas -por encima de lo legal- con el único inconveniente de la nula protección aerodinámica y que el motor irá algo más revolucionado de lo necesario. A cambio siempre contarás con una buena respuesta a la menor insinuación del gas. En cuanto a consumos, con un uso racional y civilizado se puede bajar sin mucha dificultad de 5 l/100 km.

Como todas las motos de la firma naranja, la KTM 690 Supermoto destaca por tener una parte ciclo de primerísima calidad con componentes pensados en el desempeño y las prestaciones. Las suspensiones están firmadas por WP y cuenta con un robusto a la par que ligero chasis multitubular de tipo trellis. Con 152 kg en seco ya podéis imaginaros que los 65 CV no se quedan cortos y que estamos ante un pequeño cohete.

KTM 690 Supermoto 3

Estéticamente estamos ante una moto… complicada. Las similitudes con las motos de enduro son palpables en numerosas zonas del conjunto como la cintura alta, el asiento estrecho y alargado, o las tapas de plástico laterales; pero la SM tiene una personalidad propia y señas de identidad que la hacen inconfundible. La careta con el pico de pato es peculiar y llamativa cuanto menos, mientras que los dos escapes gemelos en acero inoxidable que rodean al colín, que van de abajo a arriba, son bastante horteras y muy sobredimensionados. ¿Qué pintan dos silenciosos separados en una moto monocilíndrica?

Con todo y con eso tenemos que pensar que la KTM 690 Supermoto es una moto de excesos e irracional a más no poder. No hay que buscarla el sentido. Simplemente hay que entenderla tal y como es e incluso celebrarla, ya que es muy difícil que los fabricantes se desmarquen del rebaño y nos sorprendan con propuestas estrafalarias y originales como esta.

En cuanto a las diferencias con su prima naked, la Duke, ciertamente no son muchas. La SM no cuenta con la bomba de freno radial que sí tiene la duquesa, las llantas son de radios en vez de aluminio, y las relaciones de cambio algo más corta,s por lo que es una moto todavía más enfocada en las carreteras muy reviradas y en los circuitos cortos. La Duke se conduce más como una motocicleta convencional mientras que la SM te permite jugar con el tren trasero con mayor facilidad.

KTM 690 Supermoto 5

De segunda mano no son baratas precisamente; ninguna KTM lo es, a decir verdad. Se pueden encontrar unidades en estados aceptables en el entorno de los 3.000 euros. El monocilíndrico está más apretado que las tuercas de un submarino, y todos sabemos que la fiabilidad no es uno de los fuertes de KTM; por lo que es mejor invertir un poco más e iros a unidades bien conservadas y con kilometrajes no muy elevados. Al final estas motos son para hacer el cabra un poco los fines de semana, no para meterlas grandes viajes de cientos de kilómetros por lo que es difícil que os “acabéis” el motor.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.