Moto del día: Yamaha XT 600 Ténéré

Moto del día: Yamaha XT 600 Ténéré

Una referencia histórica en las motocicletas de trail


Tiempo de lectura: 3 min.

Eran principios años ochenta, cuando aún se disputaba el Rally Dakar en el continente africano. Las BMW se prestaban como las más ambiciosas, y así lo demostraron los resultados posteriormente. La XT 500 se actualizó a la XT 550, pero a medida que las velocidades promedio de la prueba aumentaban exponencialmente se necesitaba una moto nueva. El resultado fue presentado en el Salón de la Motocicleta de París de 1982, lanzado al mercado en 1984 y, un año después, hizo su debut en el París-Dakar. Así es la Yamaha XT 600 Ténéré.

Bajo un gran tanque de combustible de 30 litros se alojaba un motor de un cilindro de 595 cm3 con el mismo sistema YDIS (Yahama Dual Intake System) de su predecesora. El freno de tambor se mantuvo en la rueda trasera; la delantera recibió uno de disco de 260 mm -el primero en un modelo todoterreno de la casa-. No solo se convirtió en la moto preferida de los corredores del París-Dakar, sino también en la elección de muchos aventureros de a pie que admiraban sus capacidades. Al décimo año de producción, la Ténéré había vendido 61.000 unidades en toda Europa.

Su primer esquema de color se convirtió en una seña legendaria: blanco y rojo o azul y negro, inspirado en el diseño del equipo de competición Yamaha Motor France

Yamaha Xt 600 2

La horquilla de 41 mm de diámetro estaba asistida por aire, con una carrera de 255 mm. En el eje posteriorun brazo basculante monoamortiguador de aluminio daba un juego de 235 mm. Debido al enorme depósito de gasolina, el asiento se montó en una posición más retrasada a 890 mm del suelo, con protectores de barro remachados y decorados con una calcomanía a los lados que protegían al piloto de la suciedad. Su chasis, básicamente el mismo que el empleado en los modelos XT estadounidenses, mantenía todo en un solo conjunto de 163 kilos.

El motor derivaba del que utilizaba la XT 550. Un propulsor de cuatro tiempos refrigerado por aire que vio aumentada su cilindrada y revisados sus componentes. Entregaba 43 CV a 6.000 RPM y 51 Nm de par máximo a 5.750 RPM. Su caja de cambios de cinco velocidades y una curva donde potencia y fuerza coinciden prácticamente en el mismo punto, permitían extraer siempre cada caballo de vapor hasta alcanzar los 160 km/h de velocidad punta. Rendimiento flexible con empuje desde abajo, y con un consumo razonable: 4 l/100 km.

En 1985 Yamaha se decidió a competir en el raid más duro del mundo con una XT 600 Ténéré preparada. Entre otras modificaciones, destacaba la capacidad de almacenamiento de combustible, 51 litros (dos depósitos atrás y uno delante). Acabó llevándose la plata bajo las manos del francés Jean Claude Oliver. Un año después nació la segunda generación, con un depósito de 23 litros, un poco más de potencia (46 CV) y arranque eléctrico -hasta el momento había que iniciar la marcha hundiendo el pedal de arranque con el pie-. Desafortunadamente, no tuvo el mismo éxito ante la feroz competencia de motores bicilíndricos.

Yamaha Xt 600 4
COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.