Menu

Moto del día: Matchless Silver Hawk

Una Premium de los años 30 con motor V4

Moto del día: Matchless Silver Hawk

El 10 de noviembre de 1930 aparecieron dos motocicletas de alta gama con motor de cuatro cilindros en el Motorcycle Show de Olympia (Londres, Reino Unido). Una de ellas fue la Ariel Square Four, la otra fue la Matchless Silver Hawk. No parecía el mejor momento para presentar motos de alta gama, la Gran Depresión había estallado poco antes. La Silver Hawk era el tope de gama de Matchless, empresa fundada por los hermanos Collier.

Las ventas comenzaron en 1931. El nuevo modelo tenía en común algunas piezas con la Silver Arrow, pero con más innovaciones. Ese modelo contaba con un motor bicilíndrico en V estrecha de 397 cc, pero la Silver Hawk elevó la apuesta a 592 centímetros cúbicos (50,8×73 mm) usando un diseño V4 para mejorar las prestaciones y reducir los calentones del V2. Sí, va a ser que Honda no se apuntó el tanto primero.

Una de sus señas de identidad son los tacos de goma en los laterales del depósito, para mimar las rodillas del piloto

Como moto de alta gama que era, tenía varias soluciones para justificar su precio. Además del motor estaba su innovador esquema de suspensión trasera en voladizo y un excepcional confort de marcha en ambos ejes, ajustable al gusto del dueño incluso en marcha. También era razonablemente silenciosa, gracias al escape en forma de cola de pez. Además, evitaba que el gentleman de turno se manchase el traje, los guardabarros cubrían casi por completo las ruedas de 19 pulgadas. Destacan los múltiples cromados y las tapas laterales que la identifican.

Matchless Silver Hawk 1931 Catalogo

El motor entregaba 26 CV (19 kW), que puede no parecer mucho para una moto de alta gama. Lo que sí tenía era reserva de par. La caja de cambios era una Sturmey Archer de cuatro relaciones, por palanca lateral, y en cuarta se podía rodar desde 10 km/h hasta la punta, 137 km/h. Por lo tanto, no era exigente con el cambio, algo a destacar con palanca lateral. Se conformaba con 3,6 l/100 km de gasolina.

«Indudablemente, la moto más fascinante para montar que nunca se haya construido», así rezaba su publicidad

Veamos un poco más sobre sus soluciones técnicas. El árbol de levas en culata (OHC) era accionado por varillas en el lado derecho, y la dinamo Lucas se accionaba por un engranaje oblicuo. Un único carburador Amal (en el lado izquierdo) dotaba de aire a los cuatro cilindros. En chasis integra el depósito de aceite de 2,3 litros, es un sistema de cárter seco. Otra característica interesante es el tensado automático de la cadena de transmisión secundaria mediante ballestas.

También merece la pena mencionar el sistema de frenado, con dos tambores de 203 cm (8 pulgadas). La maneta derecha acciona solo el freno delantero, pero el pedal acciona los dos tambores; un sistema de frenada combinada que hoy día se vende como novedad con las siglas CBS. Pesaba 172 kg, tenía buenas prestaciones pero tampoco era especialmente deportiva. Si se conducía a tope durante un buen rato podía sobrecalentarse.

Matchless Silver Hawk 1934 Catalogo

El diseño del motor es compacto y limpio

Eran opcionales la instrumentación completa, portaequipajes trasero o las bolsas laterales de cuero. Más adelante fue opcional el cambio por pedal

A pesar de todo lo visto, no fue precisamente un éxito comercial, apenas se vendieron 550 ejemplares entre 1931 y 1935. Su rival más directa, la Ariel Square Four, tenía un precio de 67 libras esterlinas en 1933, la Silver Hawk costaba 5 libras más. Puede parecer una chorrada, pero en dinero actual hablamos de 5.110 libras, al cambio 5.964 euros. Es lo que tiene la inflación durante 86 años, que 5 libras se convierten en 414 euros.

Cuando las ventas estaban próximas a su finalización el precio ya era de 79 libras, es decir, 6.502 euros actuales. Demasiado cara para una depresión económica, considerando que había una moto similar y de menor precio, que, además, sí había recibido evoluciones técnicas. En el libro «Classic British Motorcycles Of Over 500cc» de Bob Currie viene una interesante anécdota. En 1935 Arthur «Torrens» Bourne, de la Revista «The Motor Cycle», quiso comprarse una Silver Hawk, y la mismísima Matchless le recomendó comprarse la Ariel Square Four. Siguió el consejo.

Otras tetracilindricas de la epoca fueron la Austin Seven/BS4 de 1931 (10 unidades) y la Golden Dream de 1938 (cinco unidades), ambas de Brough Superior,. Todo eso quedó enterrado comercialmente con el inicio de las hostilidades.

La Ariel Square Four sobrevivió hasta finales de los años 50 -vendiendo casi 10 veces más- y la Silver Hawk se ha convertido en una codiciada pieza de coleccionista. Restauradas pueden alcanzar las 50.000 libras, es decir, más de 58.000 euros, como la más antigua superviviente que subastó Coys en 2015. Incluso si son chatarra oxidada pueden alcanzar precios muy elevados, a precio de Square Four restaurada. A fin de cuentas, es un pedacito de la historia británica del motociclismo de lujo.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.