Moto del día: Moriwaki MP101

Moto del día: Moriwaki MP101

Una de las versiones mas exclusivas que se han hecho sobre la base de la RC51, solo hubo 30


Tiempo de lectura: 4 min.

Tan solo unos pocos fueron los clientes que pudieron disfrutar de esta preparación por parte de Moriwaki Engineering Ltd sobre la base de una Honda VTR 1000 SP1. El modelo en cuestión la MP101, fue presentada en el salón de Tokio en los primeros compases del año 2001. En un principio la intención del preparador japonés era la de fabricar un total de 60 unidades a lo largo de ese año y el posterior 2002, pero finalmente la tirada quedó reducida  a la mitad.

Para el proyecto Moriwaki contó con la ayuda y asesoramiento del campeón del mundo en 1987 de la categoría reina de motociclismo, Wayne Gardner, que con su toque afinó al máximo el rendimiento de esta motocicleta tan especial y exclusiva.

Con los colores de guerra del preparador japonés, azul, blanco y amarillo y sin apenas vinilos, esta MP101 contaba con cuatro niveles de acabado donde el cliente a base de pasión, pero sobre todo cartera, daría con su versión deseada y en las que el nivel de equipamiento y preparación aumentaba según las necesidades de este.

De cualquier manera, y partiendo de la versión base de esta deportiva bicilindrica, Moriwaki se centró en la reducción de peso, ya de por sí alto en la RC51 de serie, a base de un carenado de fibra de vidrio incluyendo un colín monoplaza, con el guardabarros delantero en carbono y un depósito de nueva factura y con 24 litros de capacidad fabricado en aluminio.

Además, y dentro de este mismo apartado, en lo que respecta a la bajada de peso el preparador japonés ofrecía dentro de sus opcionales unas llantas Marchesini de aleación ligera que rebajan el peso sustancialmente, al igual que un carenado completo fabricado en fibra de carbono.

Desde un precio que partía de los 25.000 euros, la Moriwaki MP 101 disponía de una amplia lista de opcionales que podrían llegar incluso a doblar la tarifa inicial

Por lo tanto, nos encontrábamos con una tara inicial de 210 kilos con todos los líquidos incluidos salvo el combustible, que podía llegar a los 198 kilogramos si en nuestra MP101 montábamos los ya mencionados opcionales. En cuanto las cotas finales de esta carreras-cliente, quedaban en 2.140 mm de longitud con una altura total de 1.120 mm y una anchura de 700 mm.

Moriwaki MP101 4

Fotografía: @HDhigashiosaka (Twitter)

A nivel mecánico se trabajó en la culata y se incorporó un nuevo equipo de árboles de levas aligerados de fabricación propia, que ayudados con el elemento estrella de la casa, un kit de escape denominado Teardrop y donde los japoneses habían depositado toda su sabiduría y experiencia, conseguía elevar la potencia declarada de los 135 CV hasta los 150 CV reales al cigüeñal. En cuanto a la electrónica también fue retocada y se incorporó una nueva centralita Power Comander, con diferentes niveles de regulación, según la preparación seleccionada por el cliente.

Como opcionales podíamos encontrar desde un equipo completo de suspensiones Showa con diferentes reglajes, con los que poder adaptar la moto a cualquier circunstancia y las mencionadas llantas Marchesini, aunque también se disponían de unas exclusivas Marvic fabricadas en magnesio para las versiones top.

Elementos como estriberas regulables, tubos de entrada de aire en carbono o un equipo de frenada específico eran también compatibles con cualquiera de los niveles de preparación

Con un precio que partía desde los 25.000 euros -aproximadamente- para las unidades que pudieron llegar a Europa, desde el único concesionario Honda que las distribuyo desde Japón, era fácil doblar dicha cantidad si nos decidíamos por mejorar la MP101 de serie hasta llevarla a niveles de motos derivadas directamente del circuito.

Actualmente no hay constancia de ninguna de estas 30 unidades a la venta, ni de las que pudieran quedar circulando que con casi total seguridad serán bastantes menos de las que se fabricaron, ya que algunas fueron destinadas para la pista única y exclusivamente, y no se sabe de la suerte que corrieron. De cualquier manera, es una de esas creaciones que quedará para el recuerdo de todos los que amamos este mundillo de las dos ruedas.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!