Moto del día: Moto Guzzi Audace

Moto del día: Moto Guzzi Audace

Bestialidad a la italiana en formato cruiser


Tiempo de lectura: 3 min.

La Moto Guzzi Audace es una de esas creaciones de nicho dentro de la firma del águila, que de por sí ya podría considerarse una marca de nicho, aunque sí tiene algunos productos bien conocidos como la saga V7, o más recientemente la Moto Guzzi V 85 TT. Sin embargo, nuestra protagonista de hoy, la Moto Guzzi Audace, forma parte de esos modelos estrafalarios, atípicos, raros de ver, que tanto suele frecuentar la casa del Lario.

La Moto Guzzi Audace nace como una variante diferente de la Moto Guzzi California 1400, la moto de turismo de la marca. Sobre la misma base mecánica y el mismo bastidor, los italianos empezaron a cambiar y quitar piezas aquí y allá para crear una cruiser, una muscle bike.

La Moto Guzzi Audace es una moto mucho más limpia, más pura de líneas que su hermana touring. Va a lo importante, y lo importante aquí es transmitir músculo y una imagen masiva, imponente, y vaya si lo consigue.

moto guzzi audace 4

Y es que cuando la tienes delante te das cuenta de que esta moto es enorme en cotas, tanto de ancho como especialmente de largo. Lo mejor es que esta sensación no es puramente visual sino que va en plena sintonía con el tacto de su mecánica.

La Moto Guzzi Audace monta un masivo motor bicilíndrico en V longitudinal (marca de la casa) que en esta ocasión cubica 1.380 cm3 una auténtica barbaridad, ya no solo por la cilindrada, o por su potencia, que son “solo” 96 CV. Aquí el truco y la personalidad está en el par, y en cómo lo entrega esta moto. Estamos hablando de 120 Nm, que son muchos, pero lo mejor es que están disponibles desde solo 2.750 rpm.

Luego la mecánica se acaba “pronto”. La potencia máxima se alcanza a 6.000 vueltas y a partir de ahí cae en picado. Es un poco el mismo tacto de motor que os narraba en la prueba de la Moto Guzzi V9 Bobber Sport, solo que aquí aderezado con una sobredosis de cilindrada.

moto guzzi audace 3

Todo esto se traduce en que la moto responde al puño derecho a la menor insinuación de tu muñeca, independientemente de la marcha que lleves engranada. Esta moto es un parte cuellos, esa primera patada es sencillamente masiva, aunque luego se vaya desinflando.

Por lo demás tenemos una moto que pesa sus buenos 300 kilos, y es que tanto el tamaño del conjunto como del bloque motor se cobran su peaje. A mayores, tenemos el clásico eje cardán de moto Guzzi para llevar el giro a la rueda trasera, un neumático que si cabe es incluso más masivo que el motor gracias a sus 200 mm de ancho. Toda una apisonadora.

El resto de la moto llamaba la atención por una calidad en los detalles y en los materiales muy cuidada, típica de la marca, y un paquete electrónico que hoy en día nos puede parecer habitual, pero que en 2015 cuando comenzó a venderse el modelo era bastante novedoso al incluir acelerador electrónico, mapas de potencia, control de tracción y ABS.

 

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.