Moto del día: Moto Morini 125 KJ Kanguro

Moto del día: Moto Morini 125 KJ Kanguro

La Kanguro de "octavo de litro" de la marca italiana


Tiempo de lectura: 4 min.

A mediados de los 80 las marcas italianas marcaban el ritmo dentro del segmento de las 125 cc en nuestro país. Si bien es cierto que los japoneses venían empujando fuerte con novedades en todos los campos, las motocicletas transalpinas daban continuamente la réplica con modelos muy logrados, en los que destacaba una estética muy atractiva centrada en algunos casos en sus hermanas mayores.

Es como es el caso de nuestra protagonista la Moto Morini 125 KJ Kanguro, junto a unas mecánicas totalmente contrastadas que ayudaban a lograr ganarse un hueco en cualquier mercado dentro del continente europeo.

La que hoy llega hasta nuestra sección es otra de aquellas trail que abordaban nuestro mercado nacional en el verano de 1986. Derivada estéticamente de su hermana mayor, la Morini 501 XE Camel, la 125 KJ montaba el propulsor ya visto en el modelo urbano 125 T, con algunas mejoras en cuanto a entrega de potencia y el rendimiento final de la mecánica. También hubo versión de mayor cilindrada, Moto Morini 350 Kanguro.

Moto Morini 125 KJ Kanguro 04

Para ello la marca italiana incorporaba el bloque monocilíndrico de cuatro tiempos refrigerado por aire y dos válvulas en culata asociado a un cambio de seis relaciones. La alimentación se daba mediante un carburador Dell’Orto de 24 mm de paso, siendo las cotas internas del propulsor de 59×45 mm y quedando sometido a una compresión de 11,7:1.

La Moto Morini 125 KJ era otra de las muchas octavo de litro que llegaban a nuestro mercado desde el mercado transalpino, en este caso en forma de trail con unas buenas cualidades fuera de la tierra

El resultado eran 13,5 CV de potencia entregados a un régimen de 10.000 RPM, suficientes para poder lanzar a la 125 KJ por encima de los 110 km/h, logrando de este modo convertirse en un modelo muy válido tanto para uso en carretera como por pistas, gracias también a la monta de unos neumáticos de tipo mixto.

En cuanto a la parte ciclo, Moto Morini empleaba en este modelo un chasis simple cuna desdoblado en su parte inferior construido en sección tubular de acero. Por su parte el propulsor quedaba cubierto por un cubrecarter en la zona baja, logrando de este modo proteger la mecánica si optábamos por rodar en zona de campo, con lo que ello conlleva.

Tanto suspensiones como frenada seguían la tónica general del conjunto, siendo capaces de dar abasto si se le exigía a la mecánica, aunque conservando la sencillez propia de una motocicleta de este tipo. Para ello una horquilla telescópica y un monoamortiguador se encargaban de la amortiguación en ambos trenes, ambos con 200 mm de recorrido máximo.

La frenada, por su parte, se distribuía en un disco delantero de 230 mm junto a un tambor de 136 mm en la zaga, todo ello firmado por Grimeca. El conjunto al completo quedaba apoyado sobre sendas llantas multiradio en 21 y 18 pulgadas delante y detrás, respectivamente, calzadas con los mencionados neumáticos mixtos, en este caso suministrados por Pirelli.

Sencillez mecánica y en parte ciclo eran las características más reseñables de la Morini 125 KJ, convirtiéndola en una motocicleta polivalente y económica de mantener

El nivel de equipamiento y acabado se mostraba realmente logrado, ya que Moto Morini no escatimaba en este aspecto en sus motocicletas. Para la 125 KJ en particular incluía entre otros componentes los fuelles protectores de horquilla, parrilla trasera portabultos, caja de herramientas, escape superior tipo bufanda o un completo cuadro de instrumentos, donde sendos relojes a modo de cuentavueltas y velocímetro daban la forma a este. Entre ellos testigos luminosos de intermitencia, posición de larga en la iluminación y llave de contacto completaban la información.

Con un precio aproximado de unas 330.000 de las antiguas pesetas, unos 5.500 euros actuales, se posicionaban por debajo de la mayoría de la competencia, siendo entre estas Aprilia y sus RX 125 la más caras del momento. Actualmente no es sencillo encontrar unidades en nuestro mercado a la venta, y en países como Italia las tenemos a partir de unos 1.000 euros, a lo que si decidimos hacernos con una deberíamos de sumar los impuestos de matriculación, transporte, etc.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Moto Morini Kanguro con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!