Moto del día: MV Agusta 125 Monoalbero

Moto del día: MV Agusta 125 Monoalbero

Más allá de los éxitos en el medio litro, con este modelo la marca fue ganadora en el octavo de litro durante los cincuenta


Tiempo de lectura: 4 min.

Sin duda MV Agusta es una de las marcas de motocicletas más excitantes de todos los tiempos. Algo avalado por su palmarés en las carreras, especialmente cuando hablamos de la categoría del medio litro, donde fue dominante desde mediados de los cincuenta hasta mediados de los setenta. Dos décadas de éxitos abiertas por el título de John Surtees en 1956 y cerradas por el de Giacomo Agostini en 1972. Sin embargo, la producción de sus modelos pensados para las carreras también abarcó a las cilindradas más modestas, como puede verse en el caso de la MV Agusta 125 Monoalbero de 1953. Una carreras-cliente casi idéntica a la usada por los pilotos oficiales de la marca durante aquel mismo año.

De hecho, el diseño de la MV Agusta 125 permitía a los pilotos enfrentarse con garantías a una categoría en la que el fabricante italiano había ganado su primer título mundial. Concretamente en 1952, con la victoria de Cecil Sandford a lomos de una Motore Lungo. La antecesora de nuestra protagonista, también muy popular en el segmento de las carreras-cliente italianas, las cuales tuvieron que adaptarse a las normativas que, en no pocas carreras, exigían a las monturas con menos de 175 centímetros cúbicos llevar tan sólo un árbol de levas en vez de dos. De esta manera, la principal característica de la MV Agusta 125 fue precisamente ésa, ser una “ monoalbero “.

No obstante, en el mundial del octavo de litro no existía aquella limitación. Por lo que los años de este modelo en la máxima competición a la que podía aspirar no fueron del todo exitosos, siempre por detrás de las motocicletas con dos árboles y un funcionamiento con más y mejor rendimiento. Eso sí, en los campeonatos nacionales donde sí imperó la norma – como el italiano por ejemplo – la MV Agusta 125 fue avasalladora. De hecho, en 1953 también se hizo con el campeonato inglés de octavo de litro, llegando a sumar hasta 66 victorias repartidas por todo el continente. Eso el primer año, porque en general el palmarés de este modelo registra seis campeonatos de Italia, diez de otros países europeos y casi 400 carreras ganadas.

mv agusta monoalbero (6)

Por las regulaciones en carreras ajenas a las del mundial este modelo sólo pudo tener un árbol de levas, teniendo además ciertos problemas de fiabilidad en las válvulas

MV Agusta 125 Monoalbero, quitando el carenado

Como siempre tiene que haber un problema, el de la MV Agusta 125 era la fiabilidad. Cuestionable en lo relativo a los resortes de las válvulas, las cuales no aguantaban ir a un giro muy alto durante mucho tiempo. Un problema cuando estamos hablando de una montura capaz de subir hasta las 10.300 vueltas para entregar 16 CV y llegar hasta los 150 kilómetros por hora de velocidad punta.

Todo ello gracias a su único cilindro colocado en posición vertical, con cuatro tiempos, culata de aleación ligera y alimentación por un carburador Dell’Orto. Respecto a la aerodinámica ocurrió algo curioso, ya que en muchas carreras la MV Agusta 125 Monoalbero aparecía cubierta por el típico carenado responsable de ocultar la mecánica en los laterales y el frontal que daba hacia el eje delantero.

Sin embargo, mientras esto resultaba muy efectivo a altas velocidades en rectas, originaba serios problemas al recibir rachas fuertes de viento en el lateral. Tanto así que no pocas monturas se salían de la pista por ello, dando testimonio de la importancia de la aerodinámica en un tiempo en el que aún ciertos fabricantes no le daban la importancia debida.

mv agusta monoalbero (3)

Durante los años cincuenta esta montura fue dominante en las carreras europeas del octavo de litro gracias al éxito que tuvo entre los numerosos pilotos-clientes de la marca

Con todo ello, a partir de 1957 los pilotos-cliente que la usaron fueron decayendo. No obstante, justo para ese año dejó de producirse la MV Agusta 125 Monoalbero. Una de las motos de octavo de litro más exitosas de todos los tiempos aunque, al tiempo, una montura de la marca eclipsada por la leyenda forjada por sus hermanas de medio litro.

Galería de fotos:

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.