Moto del día: Norton Manx

Moto del día: Norton Manx

La única moto monocilíndrica que ganó en el mundial de 500


Tiempo de lectura: 4 min.

Posiblemente sea la moto más exitosa del Reino Unido, y una de las más conocidas. Lleva venciendo casi 80 años y su legado llega hasta nuestros días. Las soluciones técnicas aplicadas en ella pusieron en jaque al resto de marcas cuando muchos daban al modelo por jubilado. Esa máxima de menor peso y más agilidad a costa de potencia, le permitió pasar a la historia. Hablamos de la legendaria Norton Manx.

Norton ganaba en el Tourist Trophy con la Norton International. O mejor dicho, con la Manx Grand Prix, que era una versión especial de la International preparada para el TT. Gracias a sus éxitos, fue donde surgió el nombre de Manx por el que luego sería conocido su siguiente modelo. Sería antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial cuando el departamento de carreras de Norton empezó a trabajar en la Manx, pero no estaría lista hasta 1946, momento en el cual debutó en la pequeña isla en la que las carreras se viven de otro modo.

En un principió equipaba el motor monocilíndrico de 490 cc (79×100 mm), un arbol de levas, culata cuadrada y cuatro velocidades, con alimentación mediante un carburador Amal RN. El chasis era el típico de la época de Norton, es decir: caro de fabricar, rígido y quebradizo. Las llantas eran de 21″ delante y 20″ detrás. En 1948 recibió una horquilla nueva y frenos cónicos de magnesio. Pero no sería hasta 1949 cuando recibía el motor de doble árbol y dos válvulas refrigerado por aire. A medida que iba mejorándose el propulsor, la potencia iba en aumento. De los 47 CV iniciales a 6.500 RPM se pasó a unos 54 CV a 7.200 vueltas, gracias a un motor de carrera más corto introducido en 1953. Y seguro que algo más, aunque ya dependía de lo fino que fuese el mecánico trabajando.

Norton Manx JS 10 02

Era una potencia elevada para la época, pero difícil de llevar al asfalto. Sin embargo, en 1950 llegó llegaría la mayor innovación: el chasis Featherbed, o traducido literalmente, lecho de plumas. Rex McCandless llevó los conocimientos de soldadura adquiridos en el conflicto bélico trabajando en Short Aircraft, y conseguiría el chasis definitivo por aquel entonces. Formado solamente por tubos de acero y sin placas de conexión, era muy ligero y flexible pero a la vez, rígido para aguantar los envites del monocilíndrico. Ese año, las Manx coparon las seis primeras posiciones del Tourist Trophy.

Este nuevo chasis, la evolución del motor y las llantas de 19″, mantuvieron a la Norton Manx en lo alto de las carreras. Su bagaje no estuvo nada mal: dos títulos de 500, uno de 350 (la moto era idéntica pero con motor más pequeño y 35 CV), además de otros cinco en la categoría de sidecars. Es además la única motocicleta de un cilindro que ha ganado en 500 cc. Los triunfos en carrera son innumerables, tanto oficiales como amateur. 225 km/h y un peso de solamente 140 kg hacía que, en circuitos revirados, fuese imbatible incluso años después frente a los nuevos motores pluricilíndricos.

Norton se retiró de las carreras de forma oficial en 1954, justo cuando ya tenían listo su nuevo motor montado en horizontal, que conseguía rebajar el centro de gravedad y mejorar las prestaciones. Pero fue entonces cuando entraron en juego los pilotos privados, que confiaban en la Norton Manx a la hora de amarrar algún buen resultado. De ahí que estuviesen a la venta hasta 1963 e incluso Joe Craig, otro de los artífices de este modelo histórico junto a McCandless, siguiese trabajando en la moto y que esta ganara carreras hasta principios de los 70 en pruebas de resistencia.

Hoy en día las Norton Manx se cotizan caras (de 35.000 a 55.000 euros), pero siguen en plena forma. Muchas motos se mantienen en activo y por ello hay una industria floreciente de recambios y mejoras que mantienen a esta octogenaria en plena forma. Algunos sueñan con comprar deportivas actuales, pero si de verdad quieres una moto con pedigrí en tu colección, debería ser una Norton Manx. Podéis aprovechar que dentro de una semana, se subasta un bonito ejemplar de 350 cc en Monterrey 2021.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.