Menu

Moto del día: Royal Enfield Bullet 500

Una balilla que lleva casi 90 años entre nosotros

Moto del día: Royal Enfield Bullet 500

Hablar de la Royal Enfield Bullet es hablar de una institución dentro del mundo de la moto, aunque a nosotros este modelo nos haya pillado un poco de perfil, hasta que el fabricante indio decidió comenzar a venderla en España en 2015, cuando se asentó en la península. Sin embargo, el origen del modelo se remonta a 1932, ahí es nada, y en la India modelos como la Royal Enfield Bullet 350 se venden como churros.

La Royal Enfield Bullet 500 es una moto… de otra época, que cuenta con lo mínimo imprescindible para poder venderse en el viejo continente, a saber: inyección electrónica para cumplir Euro 4, escape con catalizador y un sistema de frenos ABS. Aun así mantiene toda la esencia clásica de Royal Enfield y que es el principal aliciente de esta moto.

La Royal Enfield Bullet 500 es como el modelo genérico de la marca india. Después de tantos años a la venta es el clásico entre los clásicos y el que concentra toda la filosofía de la marca. Estamos ante una naked, pero de otra época. Y a diferencia de otras motos que se apuntan a la moda retro pero solo en apariencia… aquí la estética es retro, pero también la tecnología, la mecánica y la fabricación de la moto, que cuenta con algunos componentes que siguen fabricándose a mano.

Royal enfield Bullet 500 6

Lo más característico de esta balilla es el motor monocilíndrico de 500 cc refrigerado por aire y carrera larga. A excepción de la inyección electrónica, poco ha variado su diseño en relación a lo que podía fabricarse hace 50 o 60 años. La culata es de dos válvulas y el árbol de levas está en un lateral del bloque, por lo que sigue empleando un vetusto sistema de balancines para su accionamiento.

La relación de compresión es de sólo 8,5 a 1, por lo que se puede beber la «peor» gasolina del mundo, incluso es capaz de lidiar con los caldos más selectos de 80 y pico octanos. El resultado de todo esto es una potencia de poco más de 27 caballos, a 5.250 vueltas, eso sí.

La caja es de cinco velocidades y de serie vienen con una relación quizá algo corta que hace que la moto pierda punta y que la mecánica vaya un poco forzada a velocidades de crucero. ¿Y cuál es su velocidad de crucero? Pues entre 100 y 110 km/h esta moto se defiende bien y el rodar general es agradable, el monocilíndrico no da para más. Si querías ir al menos a 120 km/h lo siento, no es tu moto.

Aparte de eso, cuenta con un sencillo chasis tubular construido en acero, horquilla telescópica simple en el tren delantero y una clásica pareja de amortiguadores gemelos en el tren trasero para unir el basculante con el subchasis de la moto.

Sin duda lo mejor de esta moto es que te retrotrae a otra época. Es como subirse en la máquina del tiempo del motociclismo y ver cómo conducían nuestros abuelos, o bisabuelos si sois muy jóvenes. Son sensaciones que si somos objetivos son necesariamente peores, pero que también merece la pena conocer y que habrá a más de un nostálgico que le encanten.

Lo que más llama la atención de estas motos son las vibraciones. Hay quién dice que a más de 90 km/h se te caen los empastes de lo fuertes que son. De todas formas, gente con mucha «mili» en esto del motociclismo, como el maestro José María Alguersuari, comenta que el tema de las vibraciones se puede mitigar en gran medida cambiando los neumáticos de serie por unos más blandos y vigilando de cerca la presión de los mismos, ya que pequeñas variaciones en estos detalles pueden afectar bastante al funcionamiento final.

Royal enfield Bullet 500

Al margen de eso, las prestaciones no son su fuerte, como ya hemos comentado, y por último destacar un tacto algo impreciso de la mayoría de sus mandos. Los frenos no son muy eficaces y a veces te hace un mapa para encontrar donde está la siguiente marcha con el selector del cambio. Vale, lo estoy exagerando un poco.

De todas formas, si estos detallitos te dan un poco igual, al final la Royal Enfield Bullet 500 te premia con una estética inigualable y una personalidad únicas. Es la moto más retro entre las retro y eso se ve en todas y cada una de sus piezas. Aquí no es una fachada de cartón piedra para que parezca antigua, aquí es antigua de verdad.

En lineas generales estamos ante una moto fuerte, robusta y… algo tosca, por qué no decirlo. La calidad de fabricación no es mala en el sentido de que son motos fiables, pero hay que reconocer que algunos detalles son un poco bastos para la refinada sutileza del comprador europeo. Estas motos están pensadas… para la India, donde lo que pide el cliente de allí es que sean baratas y que lo aguanten todo.

Royal enfield Bullet 500 3

Si te gusta este tipo de moto estás de suerte, y es que se venden por 4.675 euros. Vale que sea tecnología antediluviana pero… las motos clásicas de otros fabricantes fácilmente duplican esa cifra, como poco.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Tengo una de estas en mente, simplemente para paseo a ritmo tranquilos y viajes por secundarias a ritmo legal, para los que somos unos apasionados de la «vieja escuela», y vamos de paseo son ideales y auténticas como pocas, simplemente hay que saber lo que se compra y lo que es.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.