Moto del día: Suzuki Burgman 125 (2002-2013)

Moto del día: Suzuki Burgman 125 (2002-2013)

Todo un fenómeno de ventas, pero que no supo evolucionar al nivel de la competencia


Tiempo de lectura: 5 min.

En 2002, Suzuki lanzaba un modelo que supondría todo un fenómeno de ventas y una revolución en el segmento de los scooter. Sustituía al conocido Suzuki AN 125, pero rompía completamente con su predecesor. Una línea larga y baja, una capacidad de carga nunca vista hasta ese momento, extremadamente cómodo y apta tanto para circular por ciudad como por los accesos a las mismas, el Suzuki Burgman 125 fue uno de los modelos más vendidos durante un buen número de años.

La primera generación del Suzuki Burgman 125 (código interno UH 125) abarcaba desde 2002 hasta 2013, momento en el cual fue revisado en profundidad (o no tanto). Como decíamos, Suzuki prácticamente acertó a la primera. Consiguió el favor del público, algo que se vio perfectamente refrendado en las ventas. La primera versión copió la estética de la versión ya existente de 250 cc y 400 cc, aparecidas en 1998. Contaban con un frontal muy vertical, una óptica de grandes dimensiones justo sobre el guardabarros y un poco más arriba, los intermitentes.

Esta versión estuvo a la venta hasta 2006, introduciendo un restyling en 2007 en el que se optaba por un frontal ligeramente más picudo, así como una óptica más alargada y en la que se incorporaban en los extremos los intermitentes. En los últimos años, la versión Exclusive (tope en cuanto a equipamiento), coloreaba los intermitentes en un tono azul claro además de añadir otros detalles Premium.

suzuki burgman 125 executive 2013

Suzuki Burgman 125 Exclusive 2013

El tradicional chasis tubular de la mayoría de los scooter fue concebido en el Burgman para que la parte trasera fuese muy ancha, y con ello darle una gran capacidad de carga bajo el asiento. Esto también disparó el peso respecto a sus competidores (156 kg con todos los llenos), pero su enfoque casi GT y un centro de gravedad muy bajo hacía que prácticamente ni se notase en marcha que estaba un poco más “gordito”.

El motor de 125 cc, monocilíndrico y monoárbol, estrenó la inyección electrónica (hasta entonces la AN 125 había sido de carburación). Era un motor de los más potentes en su época, declarando 12 CV. Esto le permitía tener unas prestaciones más que dignas, con una salida suficientemente rápida desde parado y llegando a una velocidad punta de unos 105 km/h reales, que no estaba nada mal. Como curiosidad, la respuesta del acelerador era algo lenta en aperturas rápidas, pero te permitía ir a velocidad de una persona, filtrando entre coches, con un tacto exquisito.

Con una protección más que suficiente (dejaba un poco expuesto los hombros), muy cómoda de asiento (incluía apoyo lumbar), una plataforma que sin ser plana dejaba un buen espacio para los pies, y un asiento extremadamente bajo (705 mm), te permitía ser el rey de la ciudad. Las llantas de 13″ delante y 12″ detrás (en medida 110/90 y 130/70), hacían al Suzuki Burgman 125 muy ratonero a pesar de su tamaño (2.085 mm) y distancia entre ejes (1.450 mm), que eran tirando a larga. Con un disco de 220 mm delante (pinza de dos pistones) y otro de 220 mm detrás, no había quejas en cuanto a los frenos.

suzuki burgman 125 storage

Hueco bajo el asiento en la versión moderna (idéntico a la primera generación)

Un scooter que no destacaba en nada, pero que todo lo hacía bien. No era el más rápido pero si lo suficiente, no era el más potente pero estaba entre los que más caballos tenían, no era el que mejor frenaba pero lo hacía muy bien, su motor fiable gastaba relativamente poco, etc. Ahora bien, donde sí que se imponía era en espacio de carga. Además de una guantera con llave doble tras el escudo (de 5 litros de capacidad. dividida en dos y con toma de 12 V), incluía una segunda guantera portaobjetos un poco más arriba.

Y por si era poco, levantabas el asiento y te encontrabas un hueco de 41 litros, suficiente para dos cascos integrales. Y como no era regular, había también capacidad para pequeños objetos en la parte delantera, como por ejemplo un chubasquero, pantalones de agua, guantes, etc. Era una de las pocas motos en las que podías hacer la compra de la semana sin problemas, y sin necesidad de añadir un baúl posterior. Por si fuera poco, el pasajero iba muy cómodo aunque no contaba con estriberas propias. Tenía que apoyarse en la plataforma, algo que siempre limita un poco la posibilidad de mover los pies a nuestro antojo.

En 2014 sufrió un lavado de cara, tras el cual se actualizó estéticamente pero internamente siguió siendo igual (más allá de superar las normativas de emisiones). Esto hizo que empezase a ser superado por la competencia, sobre todo porque su aspecto conservador hacía que ya no entrase tan fácil por los ojos, y la gente apostase por otros modelos de aspecto más moderno. Su conservadurismo acabó con su liderazgo.

Hoy en día hay Suzuki Burgman 125 de segunda mano a patadas, con precios para todos los bolsillos. Con que haya sido cuidada un poco y pasado las revisiones cuando tocaba, de motor no debería dar ningún problema. Líquidos, comprobar que la horquilla no fuga, que el amortiguador no está reventado, y tienes moto que posiblemente vendas dentro de unos miles de kilómetros casi al mismo precio que la compraste.

Calcula lo que cuesta asegurar una Suzuki Burgman 125 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.