Moto del dia: Suzuki Goose 350

Moto del dia: Suzuki Goose 350

Una naked de corte deportivo con motor de trail


Tiempo de lectura: 4 min.

Hoy os traemos hasta espíritu RACER otra de esas motocicletas que por desgracia no pudimos disfrutar en nuestro país en la década de los 90, la Suzuki Goose 350, una preciosa naked con un monocilíndrico derivado de una versión de enduro de la marca nipona y posición de conducción al más puro estilo “Japan-Racing”.

Y es que en la última década del siglo pasado se puso de modo el instalar propulsores de motocicletas de campo en deportivas de carretera, gracias entre otras cosas a las famosas copas monomarca de las que ya te hablamos en artículos anteriores y que dieron como resultado motocicletas tan espectaculares como la Ducati Supermono.

En el caso de la Goose 350, se juntaba esta moda noventera con la adaptación al difícil mercado japonés y las políticas restrictivas en cuanto a potencia que allí se aplicaban y que hacían de este tipo de motocicletas las superventas dentro de los diferentes segmentos de baja y media cilindrada.

Suzuki Goose 350 2

Fotografía: 𝓶𝓸𝓽𝓸𝓰𝓰 (Twitter @motogg2)

La Suzuki Goose fue otra de las alternativas dentro del complicado mercado japonés, donde esta naked con una posición deportiva y un propulsor derivado de la DR 350 hacía las delicias de los nipones

Para esta ocasión, Suzuki cogía prestado el propulsor de su endurera DR 350, un monocilíndrico de cuatro tiempos y refrigeración por aire-aceite, con 348 cc y unas cotas interiores de diámetro por carrera de 79×71,2 mm, capaz de desarrollar una potencia final de 33 CV a 8.000 RPM y un par máximo de 32 Nm a 6.500 RPM.

El motor de la Goose disponía de distribución de tipo SOHC accionada por cadena y cuatro válvulas en culata, sometido a una compresión de 9.5:1 y alimentado por un solo carburador Mikuni BST40. Asociado a un cambio de seis relaciones, este era el único cambio respecto a la DR 350 a nivel mecánico, ya que se modificaban los desarrollos mediante diferente medida de plato y piñón, adaptándolo al nuevo terreno donde funcionaria, la carretera.

Con estos datos técnicos, la pequeña naked de Suzuki declaraba una velocidad máxima de 148 km/h y era capaz de alcanzar los 100 km/h desde parado en tan solo 6,8 segundos. En cuanto a consumos, el pequeño propulsor de la Goose 350 se conformaba con 4,5 litros de combustible de media, consiguiendo autonomías por encima de los 300 kilómetros gracias a los 15 litros de capacidad de su depósito.

Suzuki Goose 350 3

Fotografía: 𝓶𝓸𝓽𝓸𝓰𝓰 (Twitter @motogg2)

Con algo más de 30 CV de potencia, la Goose 350 se colocaba por debajo de las deportivas, como la Suzuki GSX-R 400, destinada a los más quemados y evidentemente más potente gracias a su tetracilindrico

Si nos centramos en la parte ciclo, esta naked contaba con un chasis tubular fabricado en acero del cual colgaba el propulsor por su parte superior, apoyado sobre unas suspensiones compuestas de una horquilla telescópica invertida en el frontal y un monoamortiguador trasero en la zaga, ajustables ambos en la precarga.

Para la frenada Suzuki dotó a la Goose 350 de un disco frontal de 300 mm y pinzas de cuatro pistones en el tren delantero, y un disco de 220 mm y pinza de doble pistón atrás, siendo el equipo completo suministrado por la también japonesa Tokico y suficiente para detener los 145 kilogramos declarados en vacío por la marca nipona.

En cuanto cotas generales, la pequeña naked de Suzuki contaba con una longitud total de 1.995 mm, siendo la distancia entre ejes de tan solo 1.350 mm, confiriéndole una gran agilidad en carretera. La anchura máxima se situaba en 710 mm y la altura total en 1.055 mm, disponiendo de una  distancia libre entre la base del asiento del piloto y el suelo de 770 mm.

Suzuki Goose 350 4

Fotografía: paulcrates (Bikepics.com)

La Suzuki Goose 350 se mantuvo durante casi una década en el mercado japonés sin apenas cambios de ningún tipo, por lo que nos puede dar una idea de su buen hacer y aceptación por parte del público en el país del sol naciente

A nivel de equipamiento y acabado la Goose 350 destacaba por su sobriedad, donde sobresalía su sillón a doble altura o su cuadro de relojes compuesto de velocímetro y cuentavueltas únicamente, este último tarado hasta las 12.000 RPM.

También disponía de una cinta en la base del sillón del pasajero a modo de agarradera, maneta de freno regulable en dureza o mando del starter integrado en su piña izquierda.

Tan solo en algunos países como Reino Unido o Alemania recibieron, mediante importadores paralelos, alguna unidad de esta peculiar naked deportiva, que se mantuvo en venta desde 1991 hasta 1999, sin prácticamente ningún cambio más allá de una oferta diferente en cuanto a decoraciones a lo largo de su vida comercial.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Suzuki Goose 350 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Florio
Invitado
Florio

Negli anni 80-90 la Suzuki Aveva Messo in Vendita Questa Moto con Sella Lunga Biposto e Motore 4 Cilindri, una Rivale della HONDA CB 400 Four !!

Traducción: En los años 80-90 Suzuki había puesto a la venta esta motocicleta de doble asiento largo y motor de 4 cilindros, rival de la HONDA CB 400 Four !!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.