Moto del día: Suzuki GSX-R 400 (GK71B)

Moto del día: Suzuki GSX-R 400 (GK71B)

La primera moto de producción con chasis de aluminio, motor de cuatro cilindros y 16 válvulas


Tiempo de lectura: 4 min.

Se suele recordar a la Suzuki GSX-R 750 de 1985 como la primera deportiva derivada de competición (y no al revés). Pero realmente hubo otro modelo de Suzuki que pisó las calles unos meses antes, lo que la convierte realmente en la pionera. Pionera por usar un chasis de aluminio, y además en combinación con un motor de cuatro cilindros y 16 válvulas, algo insólito hasta entonces en una moto de producción. Llegó en marzo de 1984 e inicialmente se llamó simplemente GSX-R, aunque después de aparecer su hermana mayor pasó a ser conocida como Suzuki GSX-R 400 (GK71B).

La idea a la hora de desarrollar este modelo partió de la Yoshimura GS 1000 R de las 8 Horas de Suzuka. Fue usada en 1980 por Wes Cooley y Graeme Crosby, y con ella consiguieron la victoria en la mítica carrera. Sobre ese concepto desarrollaron un chasis de aluminio de doble cuna, y sobre él instalaron el motor que habían concebido un año antes para la Suzuki GSX 400 FW. Sin embargo, no optaron por trasplantar el motor de una moto a otra, sino que trabajaron en él para adaptarlo a un uso más deportivo, siendo más potente y menos pesado.

Consiguieron rebajar su peso en 10 kg, hasta dejarlo en solamente 66 kg. Del mismo modo, el cuatro cilindros de 398 cc (53×45,2 mm) era capaz de desarrollar 10 CV más de potencia. De esta forma sus cifras se situaban en los 59 CV a 11.000 vueltas y un par motor máximo de 39,2 Nm a 9.000 RPM. El peso en seco era de solamente 152 kg, 13 kg menos que la Yamaha FZ 400 R y 31 kg menos que la Honda CBR 400 R. Su relación peso/potencia era incluso mejor que la de la Suzuki RG 250 Gamma de dos tiempos.

Suzuki GSX R 400 1984 01

Suzuki GSX R 400 (1984)

Con un precio de venta en 1984 de 62.900 yenes (500 euros de aquel entonces), se convirtió rápidamente en la mejor moto de hasta 400 cc que los japoneses podían comprar. Se acompañaba de una horquilla telescópica, doble disco de freno delante con pinzas de cuatro pistones, un disco trasero con pinza de dos pistones y neumáticos en medida 110/90 R16 y 140/90 R18. La caja de cambios era de seis velocidades, pudiendo alcanzar una punta de 175 km/h.

Para 1985 la Suzuki GSX-R 400 se mantuvo prácticamente sin cambios. Únicamente se retocó levemente la carburación para darle un poco más de empuje en medios. Se añadió un indicador del nivel de combustible, compartido con el de temperatura. Había también nuevas combinaciones de colores en su carenado, que seguía mostrando su característico aspecto sin quilla, a imagen y semejanza de la Yoshimura de resistencia.

Para 1986 llegaría un modelo completamente nuevo. Nuevo chasis, una distancia entre ejes más corta (pasaba de 1.425 mm a 1.405 mm), horquilla sin anti-dive, así como un nuevo motor. Este era el mismo del que hablamos hace unos días en la Suzuki GSX 400 X Impulse de 1986.

Su principal diferencia es que en vez de refrigeración líquida, ahora contaba con una refrigeración denominada SATCS (Suzuki advanced three-way cooling system) que añadía aire y aceite. La culata estaba refrigerada por agua, los cilindros por aire y el aceite, enfriado en el correspondiente radiador, se inyectaba en la parte posterior del pistón para mejorar su enfriamiento. Mantenía los 59 CV, perdía un poco de par máximo (aunque estaba más lleno en medios) y ganaba un kilo más, hasta ponerse en 153 kg.

Este modelo de 1986, de código GK71F, es el más cotizado pues es el más extraño. En vez de la doble óptica frontal, se optó por un faro cuadrado con una toma de aire justo debajo. Como no fue del agrado del público, en 1987 se optó por volver al bifaro. Las pinzas eran doradas. Estas versiones ya contaba con carenado completo y la segunda fue incluso importada en Suecia (MY1987). Para 1988, llevaría una nueva versión (GK73A) con una estética idéntica a la versión de 750 cc. Pero esa es otra historia.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.