Menu

Moto del día: Suzuki RG 500 Gamma

El nirvana de las motos de dos tiempos en los 80

Moto del día: Suzuki RG 500 Gamma

A ojos de la ley, se considera a un vehículo como clásico cuando ya ha cumplido 30 años (eran 25 hasta 2018). La moto del día de hoy es una clásica ya, pues nació en 1985 como una de las aspirantes a convertirse en la mejor deportiva de 500 cm3 de dos tiempos del momento. Esta es la historia de la Suzuki RG 500 Gamma.

Barry Sheene ganó dos títulos mundiales de 500 cm3 a bordo de una RG 500, en 1976 y 1977. También lo hicieron Marco Lucchinelli en 1981 y Franco Uncini en 1982. Se puede decir que la denominación RG 500 siempre ha sido sinónimo de tener una motocicleta feroz y formidable. A mediados de los 80, Suzuki presentó una contendiente igual de fascinante que el modelo de competición, pero apta para circular por la vía pública.

Para muchos fabricantes, los años 80 fueron un momento de crítico en una época de mercado cambiante. La mayoría de los países estaban implementando una legislación más estricta respecto al tema de emisiones y ruido, y la consecuencia inevitable fue la desaparición de los motores de 2 tiempos. Pero antes su extinción a gran escala, Suzuki produjo la que sería la última evolución de este tipo de mecánicas.

Suzuki RG 500 Gamma 2

La Suzuki RG 500 Gamma era lo más cerca que un ciudadano podía estar de una moto de competición. Y fue bien recibida, pero se consideró poco práctica y demasiado radical en algunos aspectos, algo que se reflejó en las ventas limitadas. El rendimiento de la Suzuki RG 500 Gamma era excelente, pero su tacto de conducción y sus cuidados no eran aptos para cualquier tipo de público.

La Suzuki RG 500 Gamma tenía una potencia de salida a la rueda trasera similar al modelo de competición

Su motor de cuatro cilindros de 498 cm3 era de refrigeración líquida. Gracias a la ayuda de cuatro carburadores de 28 mm Mikuni VM28SH era capaz de entregar 95 CV y 72 Nm a 9.000 RPM. Con un chasis de acero de doble cuna y un peso en seco de 156 kilos, la Suzuki RG 500 Gamma era capaz de alcanzar una velocidad máxima de 236 km/h y cubrir el cuarto de milla en 11,2 segundos. Eso sí, el consumo no era frugal, con una media de 8,7 l/100 km.

El manejo de la moto estaba acorde con el rendimiento del motor. Utilizaba un amortiguador trasero Full Floater con ajuste en precarga y una horquilla delantera, también regulable, con tubos de 38 mm. Tenía un sofisticado sistema anti-inmersión que reducía el hundimiento en momentos de fuerte apoyo, pero que se desactivaría instantáneamente a través de unas válvulas especiales si la moto golpeara repentinamente.

Suzuki RG 500 Gamma 3

La potencia de frenado es igualmente espectacular, con una pareja de discos de 260 mm y pinzas de cuatro pistones en el eje delantero y un disco individual de 210 mm con pinza de dos pistones en la zaga. El sistema era capaz de detener la moto desde los 60 km/h en tan solo 16 metros, y a 100 km/h en 39,2. Es importante recordar que, en estos tiempos, el ABS todavía estaba lejos de estandarizarse en motos de alto rendimiento.

El trabajo minucioso que los ingenieros nipones hicieron sobre la Suzuki RG 500 Gamma puso el listón tan alto que solo puede explicarse con los años de experiencia de la marca en competición. La RG 500 Gamma es un proyectil extremadamente rápido y potente donde la emoción está garantizada, y cuya mayor rival la podíamos encontrar en Iwata, con la Yamaha RZ 500. Para los que querían emociones a una escala reducida, estaba la Suzuki RG 125 Gamma.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Tremenda, como se echan de menos a día de hoy estas locuras, como no estáis tocando la fibra a los nostálgicos del 2T.

Javier Costas
Editor

Es precisamente lo que pretendemos, hablar de motos y sentirlas smile

Matias
Invitado
Matias

Yo tuve la rg 150 gamma II, entregaba 38 hp con solo 150 cc, y pesaba ademas 128 kg, impresionante maquina


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.