Moto del día: Suzuki RT67

Moto del día: Suzuki RT67

Con esta motocicleta y su victoria en el mundial de octavo de litro de 1970 acabó una gran década para la marca


Tiempo de lectura: 3 min.

La Suzuki RT67 es una de las protagonistas más destacadas en los primeros tiempos de la marca en el mundial quizás aún sin pretenderlo. Y es que, cuando en 1970 Dieter Braun se hizo con el título de pilotos en el octavo de litro lo hizo no como piloto oficial, sino como particular. No obstante, gracias a aquello completó una ronda de nueve títulos mundiales para la marca durante nueve años en diversas cilindradas. De aquella manera se daba carpetazo a la que, seguramente, sea la época más exitosa de Suzuki en la competición internacional.

Tras aquello llegarían los años setenta, marcados por la presencia de la Suzuki RG500 en el mundial del medio litro, pasando a la historia por ser una de las motocicletas más escogidas por los equipos privados. Eso sin contar los dos mundiales – 1976 y 1775 – ganados por Barry Sheene. Un grado de competitividad que fue fraguándose desde la década anterior, tanto para la marca como para el propio Barry Sheene, teniendo una historia compartida que tiene a la Suzuki RT67 como protagonista.

Y es que, en 1967 el piloto Stuart Graham comenzó a competir a lomos de una unidad con la que recorrió los circuitos del mundial hasta 1970. Año en el que se la vendió al propio Barry Sheene, quien estaba despuntando ya entre los pilotos de la nueva hornada del octavo de litro. Así las cosas, éste la usó en la temporada de 1971 quedando segundo, sólo superado por un Ángel Nieto en estado de gracia. Actualmente, de la Suzuki RT67 se estima que sólo han sobrevivido unos tres ejemplares. Siendo una verdadera rareza no ya para coleccionistas, sino incluso para el propio museo de la marca.

suzuki rt67 (2)

Durante los años sesenta Suzuki tuvo un excelente desembarco en el mundial, logrando nueve títulos mundiales entre 125 cc, 250 cc y 350 cc

Suzuki RT67, un motor alegre en vueltas

Habiéndose iniciado en el motocross, Dieter Braun llegó a las carreras sobre asfalto en 1967. A partir de ahí su presencia en el mundial se basó en constantes saltos de equipos y monturas pilotando modelos de Suzuki, Aermacchi y MZ en las cilindradas de octavo y cuarto de litro así como 350 centímetros cúbicos.

Más recordado por su Yamaha TZ250 con la que ganó el mundial de cuarto de litro en 1973, Braun tocó por primera vez lo más alto en 1970 gracias a la Suzuki RT67. Una motocicleta fabricada por la empresa nipona en 1967, llegando a tener hasta tres cajas de cambios diferentes con 8, 10 y 12 velocidades.

Todo ello cambiante en función al circuito donde se tuviera que competir, obligando a los mecánicos – en los equipos privados muchas veces eran los propios pilotos – a llevar varios motores y cambiarlos en bloque ya que estos no se solían desmontar respecto a la caja de cambios.

suzuki rt67 (3)

Su motor llegaba a superar las 16.000 vueltas, siendo una moto tan ligera como briosa pero con un rango de potencia estrecho. Había que saber llevarla

En lo referido a la arquitectura del motor, los que se montaban en la Suzuki RT67 eran bicilíndricos refrigerados por aire que, según los ajustes, podían llegar a entregar hasta 42 CV a 16.500 revoluciones por minuto en los casos más apretados. Una pequeña bala que consiguió sobrevivir en los circuitos durante cuatro temporadas dando éxitos rotundos como el de Dieter Braun.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.