Moto del día: Moto Guzzi V7 Sport

Moto del día: Moto Guzzi V7 Sport

Pensada para entrar de lleno en el segmento de las superbikes, con su diseño se llegó a grandes cotas de excelencia


Tiempo de lectura: 3 min.

En la historia del motociclismo suelen ser los pilotos quienes acaparan más nombres propios en el recuerdo de los aficionados. Sin embargo, ninguno de los éxitos en concesionarios o competiciones hubiera sido posible prescindiendo del necesario mérito adquirido por los ingenieros que han planteado las líneas maestras de diversas marcas a lo largo del tiempo. En ese sentido, no se puede entender del todo la historia de Moto Guzzi sin conocer la figura de Lino Tonti. Responsable de la Moto Guzzi V7 Sport de 1971, la cual cosechó numerosos éxitos en la prensa de la época, llegando a ser denominada “ la motocicleta perfecta “.

De hecho, rescatando la memoria de aquella el pasado 2007 se presentó una nueva versión que intenta conectarse con lo que fue la original. Pero vayamos al comienzo, concretamente a los años sesenta y la aparición de la V7 Ambassador. Dotada de un motor de gran cilindrada con casi 750 centímetros cúbicos repartidos en dos cilindros, esta montura salió al mercado con el ánimo de poder competir en los propios Estados Unidos con las Harley-Davidson de la época. Y lo consiguió.

Llegados a este punto, cuando Lino Tonti entró a Moto Guzzi en 1970 después de haber pasado por Benelli, Bianchi o Gilera vio rápidamente las posibilidades deportivas de aquel gran motor de cara a construir una superbike. Justo uno de los tipos de motocicleta que más estaban creciendo dentro del mercado americano, especialmente tras la aparición de las grandes motos japonesas capaces de llevar a la carretera las sensaciones de los circuitos de asfalto. Bajo este contexto, Tonti se dispuso en primer lugar a diseñar un nuevo chasis con el que bajar el centro de gravedad y hacer más manejable a la que iba a ser la Moto Guzzi V7 Sport.

moto guzzi v7 (3)

Su diseño fue tan excelente que muchas revistas de la época la calificaban como la superbike “perfecta”, aunque su precio excesivo la hizo poco competitiva ante las Honda

Moto Guzzi V7, una motocicleta superlativa

Una de las características más importantes de la Moto Guzzi V7 Sport es que utiliza al propio moto como elemento estructural. Es decir, lejos de quedar abrazado por un chasis de cuna, el propulsor se fija a dos barras que van junto a él y no por debajo. De esta manera se iban tejiendo los mimbres para hacer la primera “ café racer “ de Moto Guzzi elaborada en la propia fábrica, sacando cualidades deportivas a un modelo de serie ya existente.

En este caso derivando de la antigua V7, incluyendo además de aquel original y liviano chasis un nuevo manillar y unos frenos más potentes aunque seguían sin ser de disco. Todo ello con un comportamiento más agresivo en mente, acentuado gracias a una posición de conducción donde el piloto iba más cerca del suelo. De hecho, el centro de gravedad y la altura general de esta Moto Guzzi V7 eran tan bajos que un conductor de estatura media podía llegar con los dos pies al suelo al mismo tiempo. Algo extraño de ver en las superbikes de aquella época.

Respecto a la potencia, su bicilíndrico con un árbol de levas en cabeza entregaba hasta 70 CV. De esta manera, la única razón para no entender un mayor éxito de la Moto Guzzi V7 Sport en el segmento más prestacional de las motocicletas en los Estados Unidos fue su precio. Muy superior al de las Honda CB750.

moto guzzi v7 (1)

Gracias a su chasis y bajo centro de gravedad esta moto obtuvo muy buen comportamiento al ser llevada incluso a altas velocidades

En general, la suma de excelente diseño mecánico y visual además de un comportamiento sobresaliente le valieron a esta montura convertirse en todo un canon para la marca. Algo que muchos aficionados a la misma reconocen, sabiendo que gran parte de lo que significa Moto Guzzi desde los años setenta a esta parte hunde sus raíces en este modelo. Un hecho que, sin duda, merece recordar a Lino Tonti como uno de los ingenieros clave en el motociclismo italiano.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
CARLOS
Invitado
CARLOS

¿Árbol de levas en cabeza?


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.