Moto del día: Triumph Bonneville T140 LE Royal Wedding

Moto del día: Triumph Bonneville T140 LE Royal Wedding

250 unidades que homenajearon la boda del Príncipe Carlos y Lady Diana


Tiempo de lectura: 3 min.

En 1973 Triumph lanzó la segunda generación de su conocida Bonneville, con un motor crecido hasta los casi 750 cc. Pero fue en 1981 cuando fabricaron una de los modelos más exclusivos. Se trataba de una edición limitada llamada Triumph Bonneville T140 LE Royal Wedding y que conmemoraba el matrimonio entre el Carlos, el Príncipe de Gales, y Lady Diana Spencer, a la postre “Lady Di”.

La base de esta versión limited edition (de ahí su denominación LE) era el mismo motor bicilíndrico en paralelo, culata OHV (válvulas empujadas por varillas), 744 cc y con una potencia máxima de 49 CV a 6.500 vueltas. El calado del cigüeñal era a 360º y la refrigeración por aire. Hay que tener en cuenta que este modelo, en producción entre 1973 y 1983, sufrió cambios importantes a lo largo de década.

Con esta especificación se vendieron las últimas versiones mientras que las primeras, el motor cubicaba solamente 724 cc y se distinguían fácilmente por utilizar frenos de tambor (de la anterior T120) en vez de los frenos de disco que se montaron posteriormente. Durante este proceso de actualización del motor también se cambió la posición de la palanca de cambios, de la derecha a la izquierda, con el fin de cumplir las medidas dictadas en Estados Unidos (uno de los mercados más importantes de Triumph en aquella época), y ya en 1980, incorporaron un arranque eléctrico.

Triumph Bonneville T140 LE Royal Wedding

Triumph Bonneville T140 LE Royal Wedding británica – Fotografía meriden.triumph (Flickr) CC BY 2.0

Un chasis de acero dulce da cabida al motor, con horquilla telescópica delantera y doble amortiguador ajustable trasero. De serie la moto venía con llantas de radios en medida 19″ y 18″ delante y detrás, respectivamente, pero a partir de 1979 se podían solicitar con llantas de aleación. Contaba con un disco de freno delantero y otro trasero -aunque como opción-, y a partir de 1981 fue posible solicitar la Bonnie con un doble disco delantero que mejoraba la frenada. Hubo un gran número de versiones diferentes con distintas configuraciones.

Llegamos así a 1981, momento en el cual Triumph decide lanzar la Triumph Bonneville T140 LE Royal Wedding como homenaje a la moda entre el Príncipe Carlos y Lady Di. En total se fabricaron 250 unidades, la mitad con especificación británica y la otra mitad con especificaciones estadounidenses. Ambas versiones eran fácilmente reconocibles. Para empezar, el chasis era plateado con el motor negro en la inglesa, mientras que en la americana el chasis era negro y también el motor, pero las tapas estaban pulidas.

Otra diferencia importante se encontraba en las llantas. La británica se vendió con llantas de aleación Morris de fabricación americana (WTF!), mientras que los americanos prefirieron las más tradicionales llantas de radios. En depósito era cromado en ambas versiones, pero la del viejo continente contaba con el doble de capacidad y diferentes insignias Triumph. En la unión del tanque con el chasis se podía leer “Royal Wedding 1981”.

Triumph Bonneville T140 LE Royal Wedding

Otro detalle diferenciador estaba en la forma y color del asiento, así como en las tapas laterales. En la de aquí aparecía la palabra “Bonneville” junto a “Royal” y “1981”, todo ello decorado con las plumas del Principe de Gales, que son parte de su escudo. Sin embargo, en la versión del otro lado del charco se eliminó el dato de la fecha.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Triumph Bonneville T140 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!