Moto del día: Triumph Speed Triple (T509)

Moto del día: Triumph Speed Triple (T509)

Una máquina evocadora con fantásticas cualidades


Tiempo de lectura: 3 min.

El estilo de las streetfighter y café racer ha vuelto con fuerza durante de los últimos años. Pero fue a mediados de los 90 cuando una marca apostó por revivir algunas características del clásico diseño británico, y así misma también. En 1994, Triumph presentaba la Speed Triple, una moderna moto deportiva sin carenado que, tras 25 años en el mercado, ha inspirado a miles de soñadores de las dos ruedas.

Una máquina con un diseño evocador y fantásticas cualidades dinámicas y estéticas que recibía su nombre en un gesto de honra a la Speed Twin de 1938. Ésta contaba con un motor bicilíndrico en línea de 498 cm3 que ofrecía un rendimiento excepcional para la época. La Speed Triple hacía gala no solo de un diseño que hacía girar la cabeza dos décadas atrás, sino que bajo su estética se escondía un propulsor de tres cilindros en línea basado en los, por entonces nuevos, bloques modulares “Triumph Triple”, que también impulsaron a las Daytona, Trident y Thunderbird.

Los diseñadores John Mockett y Rod Scivyer introdujeron los faros “bug eye” -ojo de insecto-, marca registrada en Triumph desde entonces

Triumph Speed Triple T509 2

Tras el fin de producción de la serie T309, llegó la T509, la primera de las de las Triumph deportivas en equipar inyección de combustible -firmada por la francesa SAGEM-. El propulsor cubicaba los mismos 885 cm3 que su antecesora, pero fue rediseñado al completo. Refrigerado por agua, erogaba 108 CV de potencia a 9.000 RPM y 84 Nm de par motor a 6.500 RPM. Con una masa en seco ligeramente inferior a los 200 kilos, podía cubrir el cuarto de milla en 11,3 segundos a 186 km/h y volar hasta casi rozar los 220 km/h de velocidad punta.

El cuadro también estaba compartido con su hermana carenada, la Daytona. Un bastidor de tubos de aluminio con un solo brazo basculante que permitía mantener el peso a raya manteniendo una gran rigidez torsional y, por ende, repercutiendo en un ágil manejo. En 1997 recibió el sistema de frenado de la Daytona 595 (disco gemelo de 320 mm con pinzas de cuatro pistones delante y disco simple de 220 mm con pinza de dos pistones en la zaga), reduciendo aún más las diferencias técnicas y estéticas entre una y otra. Las suspensiones, totalmente ajustables en ambos ejes, garantizaban un perfecto equilibrio entre prestaciones y comodidad.

El manejo de la Speed Triple es sobresaliente, aunque la aguda geometría de la dirección junto con la corta distancia entre ejes y el potente motor podían dar algún susto en firmes irregulares

Para 1999, la Triumph Speed Triple recibiría un trasplante de corazón, de 955 cm3 y 130 CV. Ese mismo año se abandonó la denominación T509 en beneficio de llamarse simplemente Speed Triple. Un año después adoptaron la denominación 955i, con ligeras mejoras a nivel mecánico y de bastidor -menos peso y más potencia-. En 2005 la cilindrada aumentó hasta los 1.050 cm3 y, aunque la potencia no se vio incrementada, la curva de par era más amplia y plana. Con la última actualización de 2016, Triumph nos vende una moto de 192 kilos, 140 CV, 112 Nm, con ABS y cinco modos distintos para gestionar el control de tracción por 14.150 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Me encantaba y me encanta la T-509, así como su hermana deportiva T-595, para mí dos de las motos más bonitas de gran serie y para “mortales”, en aquella época yo era el niño “raro” cuando mencionaba estos dos modelos entre mis motos favoritas, pero para mi gusto es la más “bruta” en cuanto a estética de todas las Speed.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!